El pasado jueves 11 de agosto se reunieron en el espacio abierto del Castillo Negro de Santa Cruz de Tenerife tres trovadores para deleite de los fans. La jornada empezó con una puntualidad impropia de los conciertos de nuestra isla. Walter González hizo estrenar sus nuevas canciones en un concierto muy especial para él. «Es el primer ‘macroconcierto’ al que asisto». De hecho de sus habituales canciones solo tocó “Le doy permiso”. Alberto de Paz también llenó sus 40 minutos de show con canciones en su mayoría nuevas aunque no faltó un cierre con su gran clásico “El último árbol”. Ésta es una canción fu-turista (como él mismo señala), en la que se intenta criticar la poca sensibilidad que tienen nuestros políticos canarios por el medio ambiente. A destacar la gran labor a la guitarra de Miguel Manescau que poco a poco va cimentando su nombre como una de las realidades guitarreras de la isla.

El largo tiempo que habían esperado muchos de los amantes de la música de autor para ver a Carlos Chaouen en Tenerife había llegado a su fin. Hay que decir que el gaditano no defraudó para nada las expectativas que habían puesto los mismos en la cita. Una hora de concierto en la que Carlos desgranó temas de todos sus discos, canciones como “Me como el mundo aliñao”, “No me canso” o la preciosa “Semilla en la tierra”. Obviamente, no faltaron canciones de la última edición “Tótem” como “Corazón” o “Te quiero a bocajarro”. El trovador se hizo acompañar de un guitarrista vallisoletano llamado David de la Plaza que dio buena talla.

Un capitulo altamente desagradable surgió al final de la fecha. El concierto precipitó su final dada la presencia de la policía local. El enclave especial de los conciertos al aire libre en Castillo Negro lo hace bastante alejado de los edificios, por lo tanto, el que suscribe no entiende bien esta precipitación para acabar con la cita que tan plácidamente estaba propinando el de Cádiz. En declaraciones al final del evento Carlos nos señaló que quería seguir el concierto pero que el organizador (representantes del mismo Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife) le había mandado a finiquitar su trabajo. Se quedaron en el tintero canciones coreadas por los asistentes como «Vente».Una lástima.

Recomendamos los conciertos en el Castillo Negro, especialmente las citas del próximo día 1 de agosto, Toquinho, y la del día 3, Habana Blues Band.