Foto: Rogelio Botanz con la ayuda de Raúl Cabrera y Levis Aliaga (de Trío Enserie, Cuba).

11 DE MAYO. ELISEO PARRA + ROGELIO BOTANZ. PLAZA DEL CRISTO. LA LAGUNA. TENERIFE. ISLAS CANARIAS. ESPAÑA

Pasadas las diez de la noche, hora local, el escenario instalado en la Plaza del Cristo acogía el concierto del folclorista Eliseo Parra. Poco a poco las sillas instaladas en la plaza iban poblándose de espectadores. Eliseo, natural de Valladolid, ha pasado gran parte de su vida investigando el folclore y la tradición de todo el estado español. La actuación sirvió para que repasara sus discos, “Viva quien sabe querer” (2002), “Tribus hispanas” (1998), y por supuesto el último “De ayer mañana” (2005). Los músicos de Eliseo saben muy bien como llenar una hora de arte. Lo que propone Eliseo es un recorrido musical por toda España, pasando por las Islas Canarias y lugares como la isla de “El Hierro”. Es de destacar la colaboración del timplista, José Antonio Ramos en “Fulgida luna”, canción tradicional de las islas.

La mayoría de los espectadores que acudieron al evento estaban deseando ver al vasco-canario Rogelio Botanz. El último disco del vasco cubre todas las importantes expectativas que teníamos. En la presentación del disco, el cofundador de Taller Canario (con Pedro Guerra y Andrés Molina) combina canciones clásicas, como ‘Gente que sí’, con las nuevas. Poco a poco la tremenda banda que el vasco aunó iba tocando “Niño Feroz”, “Hansel y Grettel”, la canción en euskera y castellano “Arre Mandako” (con la colaboración del gran José Antonio Ramos), y “Dejar Partir”. A mitad de la cita se hizo palpable la especial relación entre los músicos y el público. Un grupo de tambores, chácaras y pitos herreños, capitaneado por el compositor, fue recorriendo la plaza mientras la gente decidía acompañar con palmas y seguir con alborozo el ritmo de los instrumentos.

Merece mención especial la interpretación de “Frida Kahlo”. Rogelio presentó el tema diciendo que se encontraba identificado con la biografía de la mexicana, y contó con la voz impresionante de Fabiola Socas, una mujer que sufre una discapacidad visual y que tiene una forma de cantar verdaderamente privilegiada. Entre las canciones habituales del trovador, reseñar la colaboración de Luisa Machado en un “Sirinoque al sol” para el recuerdo. La banda sonaba totalmente compacta con dos violinistas cubanos, Ismael y José, la percusión tradicional por Aarón González y Azuquahe Pérez (también pitos herreños), Miriam Botanz, Yurena Ferrera, Irene y Esther Sosa; a todo esto se sumaban los guitarristas Javier Botanz (ocasionalmente con la armónica), Koldo Lizarralde (guitarra acústica y dobro), que vinieron expresamente desde la península ibérica, Horacio Martell (guitarra eléctrica), colaboraciones de Levis Aliaga y Raúl Cabrera (de Trío Enserie), Toni (batería) y el mítico bajista Alberto Méndez, ‘el naranjita’ ex componente de la formación de la isla de La Palma, “Taburiente”.

El fin de fiesta fue impresionante con la ejecución de “Amistades particulares” (también con Fabiola Socas), “Garaldea” (una de las canciones más emblemáticas de Taller), y el cierre con “La Maleta”, el poema de Pedro Lezcano musicalizado por Rogelio, e importante seña de identidad de la música antibelicista canaria.

Más información;
www.rogeliobotanz.com
www.myspace.com/rogeliobotanz

FRIDA KAHLO

Letra y música Rogelio Botanz
Cantada con Fabiola Socas.

Méjico es una mujer
que te mira en dos ojos
tan negros que ven
cara y cruz de la noche
y sangrando un amor
te escupe su fe y escapa al dolor.

Méjico es esa mujer,
y es la América toda que cruje en su piel
de venadito herido, ofrenda ante un Dios
que, oscuro, reclama su cuota de horror.

Frida “pata palo”, flor de Coyoacán
“¿para qué quiero pies, sólo sirven p’ andar?”
En tus ojos dos alas y echaste a volar,
Tu perro Izkuintly y un mono te dan
abrazo de adiós y …nunca jamás”

Frida, catxutxa, mine liebe.
Arde en tus labios abril
ven a este nido que voy
tejiendo en esta canción.