Foto: Quim Cabeza. Hoy tenemos a Gemma Abrié, una de las componentes junto a Laia Fortià y Clara Luna del trío WOM. El conjunto de féminas será protagonista en la IV Semana Internacional de Jazz Ciudad de La Laguna que desde el pasado fin de semana ha empezado a ser protagonista en el panorama musical isleño, en la Ciudad de los Adelantados. Además de su participación en este proyecto hemos tenido oportunidad de cuestionarle sobre su disco con Miguel Ángel Cordero, ‘Doublebassing’, sobre su último álbum, ‘Amalgama’ (Temps Record, 2016) y sobre contrabajistas y cantantes. En definitiva, la cita con el público lagunero será el próximo día 3 de junio, en la plaza del Ex-Convento de Santo Domingo, a las 21.00 horas, como previa a la actuación de Cosmosoul.

¿Cómo empezó usted en la música, Gemma? ¿Fue antes contrabajista o cantante?  

– G.A.: Mi pasión por la música, y en especial por cantar, la tengo desde pequeñita, diría que desde que tengo uso de razón. Y la empecé a alimentar a los 7 u 8 años, cuando con mi hermana nos aprendíamos las canciones que sonaban en la radio y las cantábamos a todas horas en casa o en el coche con mis padres. Mi extrema timidez en aquella edad no hizo salir esa pasión fuera de casa hasta la adolescencia, cuando en el instituto una amiga me animó a tomar clases de canto en una escuela de música. Núria Tomás fue mi primera profesora de canto y fue ella quién me animó a estudiar música. Al cabo de 2 años de tomar clases de canto, a los 15 o 16 años, empecé a cantar en un combo de jazz que con el tiempo y los ensayos se convertiría en el grupo que me ha formado más como cantante, Ivanow Jazz Group, y con el que actuamos cada semana durante 8 años en el Jazz Sí Club de Barcelona.

De ahí en adelante, mi relación con la música se fue profesionalizando hasta llegar a participar en un sinfín de grupos y formaciones de jazz, gospel, soul, de voces y de música moderna en sus múltiples matices. Pero siempre como cantante o corista. No fue hasta hace unos 6 años, durante mis paso como estudiante en la Escuela Superior de Música de Catalunya (ESMuC), cuando la “casualidad” quisó que el contrabajo tomara presencia en mi vida y yo decidiera empezar a aprender a tocar este instrumento maravilloso, cosa que nunca hubiera imaginado. Así, desde hace 5 años intento compaginar mi papel de cantante con el de contrabajista, aunque no me considero contrabajista (tengo demasiado respeto a mis amigos contrabajistas), me considero una cantante que a menudo se acompaña con el contrabajo.

– Viene con la formación WOM a la Semana Internacional de Jazz Ciudad de La Laguna, el próximo 3 de junio ¿Tiene referencias sobre esta cita anual que ya está en la cuarta edición? 

– G.A.:  Pues tengo pocas referencias, pero esas pocas las tengo por el paso de algunos amigos y compañeros, como Clara Luna, integrante también de WOM, o Munir Hossn, bajista y guitarrista brasileño quien ha producido mi último disco, Amalgama, recién salido del horno el pasado Febrero. Ambos pasaron el año pasado por la isla a presentar sus respectivos trabajos, y me hace ilusión poder estar en la edición de este año a presentar el proyecto WOM.

– Qué nos cuenta del proyecto con el que viene a Tenerife ¿Qué es WOM?  

– G.A.:  WOM es actualmente uno de los proyectos en los que estoy participando de una forma muy activa. Es el trío musical que formé ya hace 4 años junto a mis amigas y compañeras Clara Luna y Laia Fortià, con quienes quisimos unir inquietudes musicales y buena compenetración para hacer música juntas en un grupo. Hacía muchos años que las tres trabajabamos en grupos donde la presencia de chicas músicos era casi inexistente o se reservaba sólo al papel de cantante. Así que tuvimos ganas de empezar nuestra andadura musical conjunta como cantantes-instrumentistas.

– ¿WOM son unas siglas o sencillamente un nombre que recuerda a la palabra Woman, mujer en inglés? 

– G.A.: Son un poco ambas cosas. Y te diría alguna más. WOM es un nombre compuesto por tres letras, que representa la unidad del trío como formación; es el principio de la palabra “mujer” en inglés; y más tarde, le quisimos dar una correspondencia con las siglas Women Original Music, pensando en la idea en que queríamos hacer una música que sonara original, diferente, que fuera un sello identificador de lo que las tres hacemos juntas.
– ¿Cómo conoció a sus compañeras Laia Fortià y Clara Luna?  

– G.A.:  Pues hace años, por allá el año 2007, cuando entré a estudiar en la ESMuC, conocí a un contrabajista canario entonces residente en Barcelona, Paco Perera (que más tarde sería un gran amigo y compañero de proyectos), quién formaba parte de un grupo muy interesante, Lunar Project, con una cantante excepcional, Clara Luna. Cuando los fui a ver me fascinó el proyecto y Clara me encantó! Nos hicimos colegas y más tarde coincidimos en algunos proyectos cantando. Hasta que un día, cuando yo empezaba a tocar el contrabajo, le propuse actuar en una boda con ella como teclista y cantante, y ella aceptó! Todo empezó como un juego, pues Clara y yo habíamos trabajado ya juntas como cantantes pero queríamos hacerlo de una forma distinta, tocando y cantando. Así que hicimos algunos primeros conciertos, pero enseguida vimos que para sonar mejor necesitábamos un tercer elemento, una baterista! Clara había trabajado con Laia Fortià y se conocían bastante bien, y aunque yo no la conocía mucho, sabía que tocaba muy bien. Así que le propusimos a Laia de juntarse al grupo ¡Y ella también aceptó! Teníamos el trio.

– A la hora de seleccionar los temas de este proyecto ¿Quién tuvo la voz cantante? ¿Lo hicieron entre las tres?  

– G.A.:  Al principio propusimos los temas Clara y yo por ser quién principalmente cantábamos los temas, pero en cuánto a los arreglos siempre hemos decidido entre las tres. En los últimos tiempos Laia también se ha unido a hacer voces y a proponer también ideas para los temas. Ahora lo hacemos siempre las tres, compartiendo opiniones y aportando cada una lo que podemos.

– Hemos escuchado temas hasta de Lenny Kravitz en youtube ¿Cree que en el mundo del jazz hay demasiado encorsetamiento en relación a los standards? Hay algunas pruebas de versionar canciones populares ¿Cree que hay buenos resultados al respecto?  

– G.A.: Creo que todo depende de cómo concibes el jazz. Para nosotras, el jazz es un estilo muy dúctil, y de hecho, creo que a no ser que quieras ser muy purista y tradicional, que también es una elección, hoy en día todas las músicas son de fusión, o de crossover, o de mestizaje si lo quieres llamar así. Es nuestra aportación a la música como generación del presente, y como ser humano que evoluciona en relación a su entorno, la música también puede o debe evolucionar así. Pero esa es mi opinión. Cada uno hace elige. Y por supuesto, se puede tratar de fusionar el jazz con canciones populares, quizás para algunos no sea jazz, pero se pueden conseguir buenos resultados.

 
– Alúmbrenos ¿Hay canciones propias, es decir de autoria de las integrantes en el trío, en el repertorio? 

– G.A.: De momento hemos trabajado en las versiones, porque como hemos trabajado mucho en ese material nos apetecía darle unas cuantas vueltas más, jugar y buscar nuestro sonido desde los temas de otros. Actualmente estamos trabajando en material propio, pero aún tenemos que darle unas cuántas vueltas.

– ¿Cómo está el panorama de la música en Barcelona y en Cataluña? ¿Sigue habiendo presión de las instituciones contra los clubs o la cosa ha mejorado mucho?  

– G.A.: El panorama está más o menos igual, aunque ha habido algunos cambios últimamente respecto a la normativa de música en directo en bares y locales, lo cual se ha vuelto un poco más permisiva. Pero creo que la responsablidad del panorama musical no recae únicamente en las instituciones. Creo firmemente en que es el valor que la gente le da a la música en directo lo que puede realmente hacer cambiar la situación, y te parecerá mentira, pero a menudo es la infravaloración de la profesión por parte del propio músico lo que hace que las cosas no avancen. Es una reclamación eterna por parte del mismo sector, pero si los mismos músicos no luchamos en esa dirección las cosas nunca podrán cambiar.

– En sus diversas modalidades de cantante y de contrabajo ¿A qué músicos admira más? Nombre a algunos 

– G.A.:  Por separado, siempre he tenido la referencia de grandes cantantes históricos como Stevie Wonder, Ella Fitzgerald o Dianne Reeves, por nombrar algunos de los cuales he aprendido más. En el campo del contrabajo, al haberme fijado mucho en el jazz, contrabajistas como Ray Brown o Charles Mingus han sido algunas referencias también históricas pero más tarde músicos como Avishai Cohen me han cautivado más. En la doble faceta de cantante – contrabajista,  sin duda la primera referencia que tuve fue Esperanza Spalding.

 

– ¿Cómo surgió el trabajo con Munir Hossn, un músico que estuvo en pasadas ediciones de la “Semana” en La Laguna? ¿En qué consiste? ¿Hay o habrá planes de entrar en estudio? 

– G.A.:   Es una historia larga, pero con Munir nos conocimos hace muchos años en una de las WTF Jam Sessions que organiza Aurelio Santos en el Jamboree de Barcelona desde hace más de 10 años. Ahí establimos una conexión musical importante y a pesar de que él se trasladó a Paris al cabo de poco tiempo, yo quise trabajar con él años más tarde, en 2010, cuando yo me trasladé a esa ciudad. Entonces, le propuse producir mi próximo disco con temas propios y algunas versiones, en un clave de jazz pero con influencias de la música afro-brasileña, de la música pop y de la música mediterránea y Munir aceptó. El disco, titulado Amalgama, ha tenido un proceso de producción largo pero finalmente en Febrero lo pudimos sacar a la luz, bajo el sello Temps Record. De momento, lo hemos podido presentar en Barcelona, pero estamos trabajando para poderlo presentar en Madrid y París, y por qué no en Canarias.

– En el 2014 nos sorprendió con ‘Doublebassing’, el disco publicado con el también contrabajista Miguel Ángel Cordero ¿Habrá repetición del “experimento” de un disco a dos bajos y voz? ¿Cómo funcionó el disco? 

– G.A.:  El proyecto sigue vivo y coleando. El disco DoubleBasSing no fue concebido como un experimento en sí, sinó como un recuerdo emocional del concierto en directo, y ése sí que es el experimento. No conocemos ninguna otra formación parecida de dos bajos y voces, por lo que nos interesa seguir explorando en esa sonoridad. Estamos trabajando en un nuevo repertorio basado en la literatura de montaña y lo vamos a estrenar este verano en Cataluña. El espectáculo se titulará Alp, del Pirineo al Himalaya.

– Cuéntenos sus próximos planes para este año 2016 y para 2017, en lo que se pueda saber. 

– G.A.:  Pues en este 2016 seguiré trabajando para poder llevar mi disco Amalgama por España y algunas ciudades europeas; con WOM tenemos un verano movidito y tenemos pensado seguir trabajando en la línea del repertorio propio; con el duo con Miquel Ángel Cordero tenemos previsto hacer también gira de presentación del nuevo espectáculo y cuando esté rodado grabar disco. De momento me concentro en eso, aunque para más adelante, me gustaría trabajar en un siguiente disco mío de temas propios.

– ¿Qué le diría a alguien que esté dudando entre ir o no al concierto de WOM?  

– G.A.: Pues a esa persona le diría que WOM no le dejará indiferente, porque es una receta especial de sensibilidad, fuerza, alegría y ante todo frescura, que seguro que atraerá al público en algún sentido.
– ¿Será la primera vez que toque en Tenerife este 3 de junio o ya ha estado alguna que otra vez entre nosotros?  

– G.A.: En Tenerife he estado otras veces cantando como corista de mi amiga y compañera Esther Ovejero, y siempre he recibido mucho calor de la gente tinerfeña ¡Tengo muchas ganas de volver!

– ¿Quiere añadir algo más? ¿Quizás un saludo a los lectores de Cancionaquemarropa.es?  

– G.A.: Pues les mando un saludo a todos los lectores de canciónaquemarropa, que sigan cultivando esa bonita pasión por la música, un grande alimento para el alma. Gracias Héctor por tu entrevista ¡Saludos y hasta pronto!

Banner_Cancionaquemarropa