Foto: Carmen Hache. Se hizo esperar pero ya está aquí, ‘Trouble Maker’, el nuevo retoño de Noa Lur (Warner Music, 2016). Con una casa discográfica nueva, y con la presentación del nuevo material a la vista, en concreto el próximo 10 de octubre en el Teatro Lara de Madrid. ¿Trouble Maker? Lur se define como una “lianta”, y después de luchar mucho ha conseguido tener un hueco en el mercado y su fama la precede con respecto a sus actuaciones musicales en directo.

En este nuevo álbum se ha sabido “armar” de músicos para crear un frente inquebrantable. Sólo debemos nombrar a su banda base, gente curtida en mil batallas, como Moisés P. Sánchez, Antonio Miguel, Michael Olivera para saber que musicalmente este álbum tiene buenas raíces. Por si todo ello no fuera suficiente, además hay unas colaboraciones de renombre como la del trompetista americano Christian Scott o Antonio Lizana ¿Qué más se puede pedir? ¡Qué lo disfruten! TroubleMaker! ¡Lianta!

– ¿Cómo empezó en la música? ¿Cantar fue para usted siempre una necesidad? ¿Cómo fueron sus comienzos?

– Noa Lur: Cantar ha sido siempre algo inherente a mí. No una decisión sino algo que me ha acompañado desde que tengo uso de razón. Empecé de manera más profesional a los 13 años actuando en las televisiones locales del País Vasco y a los 19 tomé la decisión de trasladarme a Madrid para continuar con mis estudios de Comunicación y desarrollarme en la música.

– ¿Es usted una “busca ruidos”? ¿Por qué decidió usted llamar al disco ‘Trouble Maker’?

– N.L.: Pues porque soy una “lianta” (risas). Hay que estar siempre escuchando al corazón y fluyendo, en constante evolución y revolución para ser felices. Troublemaker está a la venta el 7 de octubre en plataformas digitales y en tiendas, y espero poder contagiar este espíritu a diestro y siniestro.

– Ha “fichado” recientemente por Warner Music ¿Cómo fueron los acercamientos? ¿En qué se va a notar estar en una discográfica de estas características?

N.L.: Summum Music ha apostado por mí y es mi agencia de Management y Booking ahora. Me siento muy afortunada de por fin, poderme dedicar a cantar, ya que hasta ahora he llevado yo la gestión de mi proyecto al 100%, y gran parte de mi tiempo se iba en trabajo de oficina. Es bonito, pero llega un punto que una no puede hacerlo todo sola. Y fue Summum quien se acercó a Warner y presentó Troublemaker. Warner ha decidido apostar por mí y ¡estoy feliz! Estar en un sello tan grande con un catálogo internacional tan importante es un puntazo. Solo a nivel de visibilidad, ya es un paso cualitativo muy importante.

” ¿Christian Scott? Nos conocíamos de mi época como jefe de producto de jazz en Universal y decidí llamarle y mandarle “Wind Blow”, una canción que ya mientras escribía sonaba en mi cabeza con su trompeta. Le encantó y me dijo que sí. Estoy feliz con el resultado, es una canción de lucha y el carácter de Christian aporta ese punch que requería el tema y que le pedí.”

– Contó usted con una banda de lujo con gente como Moisés Sánchez, Antonio “Toño” Miguel, Michael Olivera o Enriquito ¿Cómo los conoció?

– N.L.: Llevamos ya muchos años tocando juntos, nos conocimos en Madrid y somos habituales de la escena madrileña. A Enriquito sin embargo lo llamé expresamente para este disco ya que no nos conocíamos personalmente de antes. Me lo recomendó Moisés y fue un enorme acierto, es una maravilla de músico.

– Las colaboraciones también han sido curiosas, ¿Cómo consiguió que Christian Scott participase en su álbum? ¿Cómo coincidió con él?

– N.L.: Nos conocíamos de mi época como jefe de producto de jazz en Universal y decidí llamarle y mandarle “Wind Blow”, una canción que ya mientras escribía sonaba en mi cabeza con su trompeta. Le encantó y me dijo que sí. Estoy feliz con el resultado, es una canción de lucha y el carácter de Christian aporta ese punch que requería el tema y que le pedí.

– ¿Y en el caso de Antonio Lizana?

– N.L.: A Antonio había ido a verle actuar en Bogui varias veces y me encanta. Así que ¿quién mejor que él para el tema “Sombras”? Me encanta su alma en la voz y el desgarro de su saxo. La canción es un diálogo entre un hombre y una mujer que pasan por un momento difícil; fue una grabación muy emocionante.

– ¿La mezcla de Pete Karam que ha trabajado con Chick Corea, Pat Metheny o Ray Charles fue fundamental para el sonido del disco?

– N.L.: Desde luego, el trabajo de mezcla y máster es espectacular. Pete, que es uno de los mejores del mundo, le ha puesto el lacito al proyecto.

– ¿Qué diferencias hay entre su primer álbum ‘Badakit’ y éste último?

– N.L.: Badakit es un disco de dúos, en directo de estudio, muy intimista y minimalista. Recoge standards y composiciones propias. Esta recubierto de un halo más nostálgico y romántico y Troublemaker es un disco de energía luchadora, muy fresco, una producción mucho más grande con un mensaje positivo que se transmite a través de temas originales. Cada uno refleja un momento vital mío muy diferente.

– Vuelve a cantar en vasco ¿Va a acabar siendo un sello personal? Suponemos que no se pueden olvidar las raíces.

– N.L.: El euskera es mi lengua y por ello está dentro de mí. Soy sincera en mis composiciones, con lo que inevitablemente salen cosas en Euskera, ya que está en mi corazón.

– ¿Tiene previsto alguna gira de presentación de este ‘Trouble Maker’?

– N.L.: Sí, el 10 de octubre estoy en el Teatro Lara de Madrid, el 21 de octubre en Mirajazz – Miranda de Ebro-, el 27 en el Festival de la Ciudad Universitaria de París, el 18 de noviembre en el Festival de Jazz de Barcelona…

– ¿Cuándo ha sido más feliz encima de un escenario? ¿Recuerda una fecha exacta?

– N.L.: La felicidad son momentos esporádicos que llegan, te saludan y se van. La clave está en que vengan muchas veces (risas). Siempre soy feliz en el escenario, cuando conecto con mis emociones y la energía de la banda y el público, actuando como un canal de algo que está sucediendo.

– ¿Hay mucha diferencia entre el sonido del disco y una fecha en directo de Noa Lur?

– N.L.: En el directo siempre pasan cosas, hay un juego que pertenece a ese día y a esa hora. En cuanto a la formación puede haber diferencias también ya que a veces actúo con la banda del disco al completo y otras con una formación más reducida de quinteto o trío, por ejemplo. Pero siempre vas a encontrarte esa energía bonita y de ganas, sea como sea.

– Hablando de “tablas” y de “escenarios” ¿Tiene algún club predilecto?

– N.L.: Desde luego, Bogui Jazz. Es como mi casa, mi rincón favorito de la capital.

– ¿Cuán necesario es un club como el Bogui Jazz en Madrid o Jamboree en Barcelona?

– N.L.: Son un reflejo de la realidad del jazz. De lo que está sucediendo en el momento en Madrid, Barcelona y a nivel nacional. Apuestan por la vanguardia y las propuestas jóvenes.

– Ha tenido la posibilidad de actuar varias veces en Tenerife ¿Qué sensación ha tenido con respecto al público canario?

– N.L.: Las dos veces que he estado me he encontrado con un público que escucha. Tanto en Be Flat como en el Teatro de La Laguna el silencio era maravilloso. Te permite estar concentrada en la música y jugar al máximo con las dinámicas. Ese silencio además te dice algo así como “estamos escuchándote y queremos conocer lo que tienes para nosotros”, es una sensación muy bonita, de conexión.

– Dé una palabra por cada canción del disco:

-N.L.: La palabra que define a cada canción es precisamente el título (sonríe).

– ¿Tiene previsto volver por las Islas Canarias? ¿Quiere mandar un saludo a los lectores de Cancionaquemarropa.es?

– N.L.: Estoy deseando volver a Tenerife, aún no hay fecha cerrada, tengo grandes amigos allí y siempre me encuentro en la gloria. Ayyyy… un buen gofio unas papitas con mojo rojo… (risas). El nuevo Be Flat está al caer ¡qué ganas de volver! De momento os espero el 10 de octubre en el Teatro Lara de Madrid para disfrutar de la presentación.

Banner_Cancionaquemarropa