Foto: Mara Saiz. Con nosotros desde Noruega, Ángela Cervantes. Cantante ibicenca, Cervantes ha realizado un viaje al centro de la Vieja Trova Cubana, resultado de lo cual: ‘Camino a Santa Clara’. Para este paseo por las raíces de la localidad del país caribeño, ha tenido a los mejores anfitriones: Los Fakires. Es, también, una declaración de amor por la isla de Cuba y su folklore. Hubiera sido relativamente más fácil, realizar este proyecto de manera remota, desde Madrid. Sin embargo, la banda se ha fundido de manera natural con el paisaje al que canta, ha grabado de manera tradicional y no faltan todos los clásicos de éste estilo. El CD ha sido grabado en Cienfuegos.

No hemos podido obviar la participación de Ángela Cervantes como miembro de ‘Brit Floyd’, tributo oficial de la banda de rock progresivo Pink Floyd. En él, Cervantes realiza el mítico solo de voz de ‘A great gig in the sky’, momento estelar. Brit Floyd tocará esta semana en España, mañana día 5 en el Barclaycard Center Ring de Madrid -antiguo Palacio de los Deportes- y en Barcelona, el día siguiente en el Palau Sant Jordi.

– ¿Cómo comenzó Ángela Cervantes en la música? ¿Tuvo claro siempre dedicarse a la canción y específicamente a cantar?

Ángela Cervantes: Mi amor por la música comienza de muy pequeña, aunque hasta los 16 ó 17 años no me di cuenta de que podría dedicarme a ella, ya que para mí, era una forma de expresarme muy íntima, de evadirme o desahogarme encerrada en mi cuarto, como todo adolescente.

Me crié en un hotel frente al mar, y mi sueño de niña era recorrer los océanos salvando ballenas y delfines, no me podía imaginar fuera del agua.

Pero a los 15 años, entré a formar parte del Coro Ciutat d’Eivissa, dirigido por Miguel San Miguel, y comencé clases particulares de canto y piano con muy buenos maestros en la isla (Shamanka Phoenix, Pepita Escandell y Federico Rey) y todo dio un giro de 180 grados en mi interior… La música y su magia oculta me atraparon por completo.

Formé mi primer grupo junto a Susana Serra y Claudia Blanco, más que amiga, una hermana del alma, e inmensa fuente de inspiración en esos años y aún hoy, en los que íbamos descubriendo nuestras voces y lo que podíamos sentir y entregar a través de ella. Los pocos discos vocales que teníamos los exprimíamos, sacando sus armonías vocales y cantándolos un millón de veces… Conseguir un disco fuera del mercado comercial en Ibiza, era muy complicado, por no decir casi imposible.

Mi maestro de canto, piano y gran amigo Federico Rey, fue quien puso todo su empeño y me impulsó para que saliese de la isla, para continuar mi aprendizaje en la Península. Y así hice, mudándome a Barcelona, donde pude compartir durante seis años con grandísimos músicos y vivir, en mis primeros años como cantante profesional, cientos de experiencias que afianzaban mis ganas musicales, recibiendo lecciones diarias de música y de vida, tanto de compañeros como de músicos y profesores con sus clases, workshops y talleres… Tengo muy presentes los maravillosos consejos vocales de Raquel Lojendio, Carme Canela, Deborah J. Carter, Ivana Kotov, Emmanuel Djob, Mireia Lara, Paul Farrington…

– Cuente, ¿Cómo fue este ‘Camino a Santa Clara’? ¿Fue tortuoso y largo o fue como la seda?

– A.C.: Probablemente nunca he estado más feliz, ilusionada y asombrada con un trabajo que he tenido entre manos.

Valoro muchísimo a los músicos y artistas que dedican su vida entera a mantener su herencia cultural, y Los Fakires son un ejemplo increíble de ello. El hecho de haberme podido meter en la pecera a grabar junto a ellos, a empaparme de su musicalidad, a escuchar tantas historias y anécdotas, a sentir de cerca cómo sienten ellos cada una de las notas que tocan… Eso es un regalo de la vida y del que estaré agradecida siempre.

AC: Grabar y producir en Cuba, con los métodos y los tiempos de Cuba, es todo un reto para quienes llegamos de fuera, pero una vez te sumerjes y te dejas llevar, es mucho más gustoso y enriquecedor, pues todo se saborea mucho mejor, más despacito… El apoyo y el cariño que te brinda su gente, es infinito, y más, si sumas su ilusión por el hecho de que hagas un trabajo con su música.

No paro de darles las gracias a ellos y a todas las personas que forman parte de este disco, que son muchas, empezando por la ayuda y el amor incondicional de la familia Bringuez-Ruiz, que facilitó toda la logística, no tan fácil como pueda ser para nosotros europeos, a los músicos, que entregaron todo su cariño y su talento al proyecto, a los ingenieros de mezcla y mastering, Juan Berbin (Venezuela) y Carlos Freitas (Brazil) que han puesto todo su mimo y maravilloso punto de vista, para que todo suene mejor aún que en mis propios sueños, a Javier Monteverde de Cezanne Producciones, que ha incluido el disco en su catálogo discográfico…

No voy a decir que el “camino” haya sido fácil, pero veo cada paso dado, como un aprendizaje necesario que, como en la vida, hay que ir dando para evolucionar e integrar lo vivido.

– ¿Conocía la música de Los Fakires antes de este viaje musical?

– A.C.: Así es. Ariel Bringuez, nieto del saxofonista y director musical de Los Fakires, Juan José Bringuez, me los hizo conocer hace años, antes de nuestro primer viaje juntos a Cuba. En uno de esos viajes, los pude ver en directo en el Parque Vidal de Santa Clara, donde siguen tocando cada domingo desde hace 17 años, y allí mismo me invitaron a cantar con ellos. Así surgieron sueño e idea de materializar y celebrar con un disco, los 50 años de vida de esta banda que lleva repartiendo con tanto sabor, la tradición musical de la isla de Cuba, impregnada de ese sonido único que solo ellos tienen, al interpretar las maravillosas canciones de la Vieja Trova Cubana.

– ¿Quién ha elegido el repertorio en este disco? ¿Tuvo claro que tenían que estar algunos temas o fue preguntando a algunos estudiosos de la música cubana?

– A.C.: El repertorio está compuesto por temas del repertorio de los mismos Fakires, que conocen a la perfección, y de una selección que fui elaborando a base de escuchar, preguntar e investigar.

– ¿Se avecina alguna gira de presentación de este álbum?

– A.C.: Con la banda que formamos en Madrid, junto a Ariel Brínguez, como saxofonista y director musical, el Maestro Pepe Rivero al piano, Hernan Hock al tres cubano y la guitarra, Reinier Elizarde “El Negrón” al contrabajo y Michael Olivera a la percusión, hemos realizado conciertos en la sala Bogui Jazz y el Café Berlín de Madrid; en el X aniversario del Festival de Vitoria “Ondas de Jazz”, donde tantas veces y junto a grandes músicos y amigos he podido participar, y también en el precioso Festival de Melilla “Música a La Luna”. Las próximas fechas confirmadas son; el 30 de noviembre por primera vez en Ibiza, pronto anunciaremos el lugar exacto; el 29 de diciembre en el Bogui Jazz y el 30 de diciembre lo llevaremos a la Sala BBK de Bilbao. Y esperamos anunciar más citas pronto.

– Ha contado con un trío base compuesto por Maikel Elizarde, al tres, Gastón Joya, contrabajo y guitarra y Ariel Bringuez, al saxo y coros ¿Cómo los conoció?

– A.C.: Empezaré por Ariel Brínguez, pues es parte fundamental del proyecto, y sin su apoyo no existiría este disco. Él me llenó de pies a cabeza de amor por la isla de Cuba, desde hace ya unos cuantos años, por su cultura y su familia… El resto es pura música. Lo conocí en Madrid en uno de esos eventos en los que amenizábamos la cena de algunos empresarios, tocando jazz. Esa noche dejó el saxo para sentarse al piano. Desde entonces, es conocido entre los cercanos como “Herbie “el Manco”… Bromas aparte, hemos formado parte de muchísimos proyectos juntos, como el quinteto Ánama, con música original, que teníamos con nuestra querida amiga pianista Marta Sánchez, Reinier Elizarde y con el magnífico baterista, Andrés Litwin.

Ahora he tenido el privilegio de formar parte de su precioso nuevo disco, “Nostalgia Cubana”, donde recupera la mirada intimista de los años dorados de Cuba, grabando en un estricto directo junto al sólido trío formado por Javier Colina, Pepe Rivero y Michael Olivera, y con invitados como Chema Saiz, Borja Barrueta o el poema maravilloso de Isamara Hernandez Pino. En él, interpreto el bolero desgarrador de Juan Pablo Miranda, “Mil Congojas”. Otro regalo de la vida cantar con ellos en el disco y en cada directo.

A Gastón y Maikel, los conocí gracias a Ariel, ya que Gastón y él se conocen desde la adolescencia y grabaron juntos el primero disco de Ariel, “Raices en Colores”. Maikel es primo de nuestro adorado y admirado contrabajista, Reinier Elizarde “El Negrón”. Maikel y Gastón, además de ser unos de los músicos más asombrosos que he conocido, son dos seres con una generosidad que no les cabe en el cuerpo, y se entregaron en el proyecto grabando y poniendo en cada nota, toneladas de musicalidad, alegría, humildad y creatividad.

– Grabar en Cienfuegos (Cuba) ¿Es una aventura tan interesante cómo suena?

– A.C.: Lo es, sin duda alguna. Cienfuegos, “La Perla del Sur”, es una ciudad costera preciosa, tierra además del Maestro de la Música y los escenarios, querido infinitamente por todos los cubanos y amantes de la música cubana, Benny Moré. Grabamos allí en varios días, en los estudios Jagua de Gonzalo Bermudez, conviviendo con Los Fakires intensamente, respirando sus formas musicales, riendo cada uno de los chistes de Gilberto Abreu, percusionista de la formación, vibrando con la guitarra y la voz profunda de José Remié, y experimentando las maneras profesionalísimas y la creatividad de su director musical, Juan José, que como en antaño, la música se grababa una vez, o como mucho dos, pero no hay ediciones posibles, no hay cortes en la sesión para “mejorar” lo que se ha grabado. Ellos tocan y todo “suena” a la primera. Están conectados y concentrados en la música todo el tiempo. Y no entienden de retoques que solo artificializan lo que sale de dentro mientras crean en conjunto. Escuchar el disco y recordar esos días, esas experiencias, vividas en primera persona con todos ellos, aún me eriza la piel.

– Los invitados también son destacados, Gladston Galliza, Danays Bautista, Chema Saiz, Sergio Bienzobas, Sara Águeda ¿Quién es quién? ¿Qué ha hecho cada uno?

– A.C.: Son todos aristas increíbles que aceptaron colaborar en la postproducción del disco. Gladston Galliza es un ser musical de los pies a la cabeza, compositor, guitarrista, cantante y amigo del alma… y no podía faltar en el álbum, pues con él formé el primer repertorio en Madrid, integramente de boleros, danzones y chachachas, y gracias a la tecnología, me pudo mandar desde Brazil, donde reside de nuevo, la grabación vocal/celestial de su intervención en “Tres Palabras” de Osvaldo Farrés, y de guitarras que colorean preciosamente el disco en varios temas.

Danays es uno de los seres que más admiro en este mundo, además de un músico y cantante de una sensibilidad única. Es amiga del alma, y como siempre se nos complican las agendas para colaborar en nuestros conciertos, quise que quedase plasmado en el disco, en “Vieja Luna” de Orlando de la Rosa, nuestra amistad y la gratitud y admiración que siento por tenerla cerca del corazón.

Chema Saiz es otro gran amigo, con el que además tengo un disco a dúo rindiendo tributo a Ella Fitzgerald y Joe Pass, dentro del ciclo “Recordando” de Blue Music y que editó Youkali, al que tenemos mucho cariño y que todavía seguimos llevando por diferentes escenarios. Él es uno de los guitarristas más genuinos que conozco, con un lenguaje y una riqueza musical de la que creo, ni él es consciente aún… Tiene un sonido sumamente especial, que eleva el tono jazzístico de nuestro disco en diversas canciones del disco.

Sergio Bienzobas es otro gran amigo que grabó elegantísimamente, dos flautas y dos clarinetes, en un arreglo precioso que hizo Rafael Águila, del acompañamiento con el saxofón que había grabado Juan José Bringuez, durante las estrofas de “Tres Palabras”.

Sara Águeda es una fantástica arpista, que descubrimos casi en el momento de la invitarla a tocar, pues una muy buena amiga nos la recomendó. Grabó un arpa barroca en “Aquellos Ojos Verdes” de Nilo Menéndez y Adolfo Utrera, que nos catapultó a Júpiter… sumado a los efectos preciosos que conseguimos en la mezcla con Juan Berbin.

– Una de las canciones es de Ernesto Lecuona ¿Sabía que murió en el año 63 en Santa Cruz de Tenerife? ¿Qué le atrajo de ‘La comparsa’ para que fuera el “intro” del disco?

– A.C.: He leído bastante acerca de las vidas de los compositores de las canciones e intérpretes que popularizaron las canciones del disco. Lecuona pasó a conocer la tierra natal de su padre y eligió ese paraíso para pasar a otro. Yo haría lo mismo, sobre todo si me dan gofio, papas y mojo verde…

 

– Participa usted como cantante en el tributo a la banda Pink Floyd ‘Brit Floyd’ ¿Le ha servido para introducirse mejor en la música de la mítica banda de David Gilmour y Roger Waters?

– A.C.: Llevo tres años girando con ellos y hemos pasado por gran parte de su repertorio. Mi hermano mayor ya escuchaba esa música en casa, pero fue a raiz de cantar con mis queridos Pink Tones, el tributo con sede en Madrid, con el que comencé a cantar en 2009, con quienes descubrí de verdad el mensaje profundo de estos músicos británicos, que tienen todavía, después de varias décadas de haberse disuelto como banda, a tres generaciones llenando estadios y teatros en todo el mundo, con decenas de formaciones que llevan su repertorio a unos fans que más que como música, lo sienten como una filosofía de vida. Me siento muy agradecida por estar viviendo esta experiencia musical internacional, que además me conecta mucho con la Ibiza de los ’70 y de los muchos amigos cercanos hippies o rockeros, que fluyen intensamente con el mensaje de vida que los Floyd dejaron.

– ¿Es tan difícil el solo vocal en ‘A great gig in the sky’ como cuentan?

A.C.: Clare Torri dejó el listón altísimo, convirtiendo la improvisación sobre el tema que hizo en el estudio en el año 72, en una absoluta leyenda del rock universal.

Es verdaderamente lo más difícil que he tenido que cantar. No solo a nivel técnico si no también emocional… Para mí está en el límite de la voz y de la emoción. Cantarla de 5 a 6 noches por semana en giras de varios meses seguidos es algo increíble… El público se vuelca en cada show y merece que lo demos todo sobre el escenario. Eso hace que mi garganta tenga que estar bien preparada y mimada, para mantenerme a la altura del nivel profesional de Brit Floyd y de los infinitos aplausos que recibo de su público.

– Ha repasado en este disco la denominada vieja trova cubana, pero conociendo como ha estado cercana a los nuevos cantautores como Jorge Drexler – nuevo en comparación con los otros- ¿Se animaría a versionar a la nueva trova cubana?

– A.C.: ¡Ánimo no me falta!… (risas) Soy amante de la Nueva Trova también, de Pablo Milanés, Gema Corredera y Pavel Urquiza, Pedro Luis Ferrer, Ruben Aguilar… con quien también he tenido el orgullo de cantar mi repertorio de boleros en Madrid. Es muy tentador, la verdad… Hay tantísima música que me encantaría versionar que probablemente no acabaría nunca…

– Hablando de cantautores cubanos, ¿Le gusta Silvio Rodríguez? Si hubiese estado en Madrid, ¿hubiese ido a su último concierto en Vallecas?

– A.C.: Maikel Elizarde, tresero de “Camino a Santa Clara … Por 50 años más con Los Fakires” forma parte de su banda desde hace años, y estuve, orgullosa, en el concierto de Silvio en Vallecas, aunque no pude verlo entero. Su poesía ha trascendido tanto que deja de ser suya para convertirse en una de las voces fundamentales de Latinoamérica. Inmenso poeta y comunicador.

– Alterna en su carrera discos variados de autores y de jazz, como ya hemos señalado, (tributo a Ella y JoePass, incluido) ¿Cuál es el próximo paso?

– A.C.: Estoy comenzando a gestar mi nuevo trabajo, donde me sumerjo en mis raíces con música original.

– Diga la primera palabra que le pase por la cabeza cuando oye los nombres de César Portillo de la Luz o María Teresa Vera.

– A.C.: Malecón… Dulzura.

– ¿Quiere rematar la entrevista con un saludo a nuestros lectores en cancionaquemarropa.es? ¿Algo que añadir?

– A.C.: Agradecer a Héctor Martín y Canción a quemarropa su labor cultural inestimable, y por la difusión magnífica que hace de todo lo que se cocina con tanto amor por la música en tantos rincones. ¡¡Gracias a todos los seguidores del programa por el apoyo a la música!!

Banner_Cancionaquemarropa