Foto: Noemi Elias. ‘Boogie wins again’ (Swing Alley y Fresh Sound Records, 2016) es el nombre del último disco del pianista Lluís Coloma (Barcelona, 1973), grabado a trío. La banda se completa con Marc Ruiz a la batería y Manolo Germán al contrabajo. En el álbum se ocupa de canciones propias y de algunas interpretaciones contemporáneas especiales como las versiones de temas de Michael Jackson, Bob Dylan o The Beatles. Siempre con el boogie como bandera. Lluís destaca por el virtuosismo, la energía y la originalidad.

A esta formación, que no presenta ningún tipo de fisuras, le acompaña también algunas colaboraciones como las de Mario Cobo (Loquillo), Francisco Simón, Miguel Ángel Pozo y Roger Blàvia (Carles Benavent). A ritmo de blues y del boogie woogie, Coloma se corona como uno de los reyes del estilo ¿Por qué será? ¿Por qué será que el boogie ganó otra vez? ¿Por qué será que siempre gana? Más información y conciertos, en la página oficial de Lluís Coloma.

– ¿Cómo comenzó usted en la música? ¿Fue pianista desde la primera vez?

– Lluís Coloma: En casa de mi abuela, tenían un piano y cuando tenía 9 años captó mi atención. Siempre que visitaba a mis abuelos iba directo al piano para inventarme melodías y pasaba todo el rato tocándolo. Era un juego para mi.

– ¿Qué tiene el boogie que gana y gana, una y otra vez?

– L.C.: Como dice mi amigo y leyenda del boogie woogie Bob Seeley, el boogie woogie es el “Happy Blues”. Transmite fuerza, energía, alegría y eso siempre gusta.

– ¿Cómo llegó usted al boogie? ¿Qué instrumentistas hay que conocer para profundizar en el estilo?

– L.C.: Cuando iba al instituto, hicimos un viaje de fin de curso a Madrid. Una de las noches fuimos a ver la película sobre la vida de Jerry Lee Lewis y quedé muy impactado de su forma de tocar. Con el tiempo descubrí que lo que tocaba Jerry Lee Lewis venía del boogie woogie. Entonces empecé a los maestros creadores del estilo, como Albert Ammons, Meade Lux Lewis y Pete Johnson. Más tarde contacté con pianistas como Axel Zwingenberger, Bob Seeley, Carl Sonny Leyland…

– En ‘Boogie wins again’ actúa con Manolo Germán, al bajo y Marc Ruiz a la batería ¿Cómo los conoció? ¿Es un trío nuevo o llevan mucho tiempo tocando?

– L.C.: Con Manolo y Marc llevamos unos 15 años tocando juntos. Haciendo conciertos regularmente, acompañando a muchos artistas internacionales y viajando por Europa sobretodo y a Asia ocasionalmente. A Marc lo conocí en una banda de Blues en la que tocábamos juntos y a Manolo gracias a mi mujer que también es cantante y me habló de él.

– Ha sido muy ecléctico a la hora de elegir canciones para hacer ‘covers’ en el disco, de Bob Dylan a Michael Jackson, pasando por Ernesto Lecuona ¿Se puede pasar cualquier canción a boogie?

– L.C.: Casi todo se puede tocar con ritmo de boogie woogie pero no siempre queda bien. No todas las versiones del disco están tocadas al estilo boogie woogie, aunque si que está presente en todas el bajo ostinato tan característico de ese estilo. Siempre intento incluir algo personal en las versiones que toco. Eso hace más especial cada una de ellas.

– ¿Sabía que Lecuona murió en Tenerife?

– L.C.: No.

– Nos ha llamado la atención especialmente la canción ‘Flamenco Boogie’ ¿Hay conexión entre el flamenco y el boogie? ¿Fue un experimento?

– L.C.: Fue un pequeño divertimento, donde intentamos tocar boogie woogie a ritmo de bulería. No hay una conexión real entre los dos estilos, simplemente, como bien dices experimentamos para hacer posible la idea. El tema no lo hubiese podido grabar y crear sin la colaboración especial de Miguel Ángel Pozo, gran músico y amigo que puso la guitarra flamenca, así como de Roger Blàvia, percusionista habitual de Carles Benavent.

Este año celebramos la décimotercera edición y cada año hay más público. Pero todo es más bien lento, en países como Alemania, Francia, Austria hay mucha más tradición. Lo que sucede con el boogie woogie en general, lo define muy bien Bob Seeley. “El boogie woogie no le gusta a nadie, sólo al público”

– ¿Recuerda un momento especial? ¿Alguna actuación en directo que se le haya quedado en la retina?

– L.C.: Hay muchas actuaciones bonitas, pero una de las que recuerdo más. Fue la primera vez que tocamos en Malasia. Un lugar donde nunca habían oído boogie woogie y se volvieron locos. a” por su difusión de la música,pularizados por los tres grandes maestros Albert Ammons, Pete Johnson y Meade Luz Lewis. patron

– Sobre sus canciones propias ¿Cómo las compuso?

– L.C.: Cada tema, cada composición surge de manera diferente, pero la mayoría de veces practicando y probando cosas en el piano. A veces surge primero la melodía, a veces es una idea rítmica, depende.

– ¿Qué diferencias hay entre este disco nuevo y otros como ‘7 Nights at Central’ del 2006?

– L.C.: Este disco está grabado en estudio y refleja el momento musical del trío. Con temas que hace tiempo que tocamos en directo junto a temas nuevos y versiones. Era una manera de recopilar todo el material que tenía hasta el momento. El disco ‘7 Nights At Central’ refleja la fuerza de nuestros conciertos, el disco fue grabado durante una semana de conciertos en el prestigioso Café Central de Madrid.

– ¿Cómo es el panorama de la música boogie en España? ¿Cree que hay suficiente interés por el estilo en el Estado?

– L.C.: Poco a poco va mejorando y hay más músicos y público. Yo llevo muchos años promocionando esta música, organizando conciertos como la Blues & Boogie Reunion en la Nova Jazz Cava de Terrassa. Este año celebramos la décimotercera edición y cada año hay más público. Pero todo es más bien lento, en países como Alemania, Francia, Austria hay mucha más tradición. Lo que sucede con el boogie woogie en general, lo define muy bien Bob Seeley. “El boogie woogie no le gusta a nadie, sólo al público”

– Hemos escuchado algunos conciertos de usted a dúo de pianos ¿Es muy diferente un concierto a trío o a dúo? Además de las obvias.

– L.C.: El boogie woogie es un estilo que favorece tocar a dos pianos. Los dos pianistas sostienen el ritmo y la fuerza con su mano izquierda tocando los patrones de 8 notas por compás (Eight-to-the-bar). Con la mano derecha crean los diálogos y se consiguen momentos y atmosferas musicales con mucha potencia. De hecho estos duetos fueron popularizados por los tres grandes maestros Albert Ammons, Pete Johnson y Meade Luz Lewis. Por otro lado, el trío es un formato que te permite tocar boogie woogie pero también otros estilos, descansando a veces de la mano izquierda. Yo disfruto ambos formatos.

– Además del boogie tiene otros intereses ¿Qué músicos le interesa fuera de ese estilo que lleva tan a gala?

– L.C.: A mi me gusta todo tipo de música y músicos tan diversos como: Beethoven, Mozart, Wagner, Jim Steinman, Michel Camilo, Jimmy Smith, Steve Winwood, Little Brother Montgomery, Doc Watson, Paco de Lucía, Bob Dylan,…

– Muchas gracias por su tiempo, ¿Dónde se puede conseguir ‘Boogie wins again’? ¿Quiere mandar un saludo a nuestros lectores de Canción a quemarropa?

– L.C.:  A través de Internet en la página de mi compañía de discos, Fresh Sound Records y en todos mis conciertos.

Muchas gracias a “Canción a quemarropa” por su difusión de la música jazz, blues y estilos afines. ¡Un saludo a todos!

Banner Canción a quemarropa