Foto: Larisa López. ‘Heart Landscapes’ (Unquiet Records, 2016) es el nombre del último disco de Cristina Mora, nuestra invitada de hoy. Un total de 10 canciones, la mayoría de ellas propias. En este álbum se puede saborear el extraordinario momento de forma de la cantante madrileña. Desde ‘I wanna dance’ a ‘Lonely Grizzly Bear’, este nuevo trabajo constituye una buena ventana a su capacidad de composición, vocal y a la tremenda conexión que tiene con Moisés P. Sánchez, pianista.

Precisamente, otro de los fuertes del disco es la gran cantidad de músicos con los que cuenta. A saber, Toño Miguel, Ander García, Michael Olivera y el mismo Moisés Sánchez, así como la “ayuda” vocal de Miryam Latrece, Ere Serrano y Verónica Ferreiro. Una oportunidad para sumergirnos en la el momento que vive la música en Madrid. Viajamos a través de un tren cuyas vistas dan a ciertos paisajes del corazón, no se lo pierdan.

– ¿Cómo empieza Cristina Mora en la música? ¿Tuvo claro desde el comienzo que se iba a dedicar al micrófono y a cantar?

– Cristina Mora: Sí, excepto algún pequeño paréntesis, siempre canté y siempre quise cantar. En mis comienzos estudié con músicos de jazz como Francine Luce, Joaquín Chacón o Mariano Díaz y mis primeras actuaciones fueron con la pianista Raquel Vega.

– Cuéntenos ¿Por qué llamó a su último disco ‘Heart Landscapes’? ¿Qué le dicta el corazón?

– C.M.: Lleva como título Heart Landscapes porque cada canción parte de un estado emocional concreto, de un sentimiento o de un sueño, que de alguna manera también están conectados con estados emocionales.

El corazón es caprichoso y puede cambiar de un día para otro, aunque en el fondo me dicta que hay que disfrutar de las pequeñas cosas, que no vivimos eternamente y que hay que luchar por no perder la sonrisa a pesar de todas las dificultades.

– Hay algo que sorprende y es la cantidad de canciones en inglés ¿Cree que definitivamente es el lenguaje del jazz?

– C.M.: Sí, de hecho son todas en inglés, pero esa es mi opción personal no creo que tenga que ser necesariamente el idioma del jazz. Creo que el jazz se puede cantar en otras lenguas y no sólo en inglés, eso le da riqueza y variedad, el jazz no debería ser un estilo anclado en lo que ya se tocaba hace 60 años.

En este caso elegí el inglés porque los referentes estilísticos para Heart Landscapes han sido músicas escritas en inglés y el tipo de música que estaba surgiendo me pedía esa lengua.

– En ‘Free your mind’, ‘Beat by beat’ o ‘Over your lies’ compone con Moisés P. Sánchez ¿Es más fácil tenerlo al lado o componer sola?

– Cristina Mora: Aunque pueda parecer que es más fácil, no estoy tan segura de ello. Son dos personas las que tienen que ponerse de acuerdo y musicalmente somos muy diferentes. De hecho intentamos hacer el trabajo de componer empezando juntos desde la primera nota de las canciones y no funcionó. No funcionó porque Moisés tiene una personalidad musical muy fuerte y sonaba demasiado a él (risas), y no era ese el objetivo. De manera que, en las canciones compuestas entre los dos, tomamos la decisión de empezarlas yo y que la aportación de Moisés viniese después de tener algo de material escrito. Esto que digo no vale para Beat by beat, ya que en este caso la música es de Moisés –mi aportación: la letra-. Es una canción increíble en la que él creó una melodía totalmente en la línea de lo que estábamos componiendo.

– ¿Cómo es el proceso compositivo de Cristina Mora? ¿Tiene primero la letra y después le pone la música? ¿Al contrario?

– C.M.: Depende, el proceso no siempre es igual. En este disco ha surgido primero la música y después las letras. Las composiciones son diferentes que en discos anteriores y comprobé que no encajaban bien con las letras que tenía entre manos: lo intenté pero no encontré la manera, así que decidí escribirlas yo.

En La luna y otros espejos en cambio, partí de unos poemas ya escritos: primero tuve las letras y después vinieron las canciones, excepto en el caso de Cantos de sirenas en el que adapté el poema de Ángeles Mora a una melodía que Ander García y yo habíamos hecho juntos.

– Qué cantante clásica, que ya no esté en activo admira más… puede enumerar hasta 3.

– C.M.: Mi cantante más admirada por un tiempo fue Sarah Vaughan. Más adelante empecé a sentir una gran atracción por otro tipo de cantantes más personales como Joni Mitchel o Nina Simone. Ambas son grandes cantantes pero lo más destacable de ellas es su unicidad, su estilo único y personal y eso me parece cada vez más importante: que cada uno consiga encontrar su propia voz.

– ¿Estaría de acuerdo con la siguiente afirmación: “Heart landscapes’ es más vitalista y menos oscuro que ‘La luna y otros espejos’?

– C.M.: Puede ser, a mí el disco ‘La luna y otros espejos’ no me parece oscura pero en cierto modo entiendo lo que quieres decir, es más íntima, y puede que las canciones sean más melancólicas. En Heart Landscapes he querido mostrar una parte de mi que es vitalista y que no aparece con tanta facilidad a la hora de componer. Además Heart Landscapes está grabado a cuarteto y eso le da una energía diferente, más vitalista posiblemente.

– Lidera un formato con músicos como Michael Olivera, Ander García, Moisés P. Sánchez y Toño Miguel, ¿Cómo llegó a ellos?

– C.M.: A Moisés lo conozco hace muchos años, nos conocimos en una escuela de Madrid por la que él pasó fugazmente y siempre quedó admiración y cariño mutuo. A Ander, Micha y Toño los he conocido en alguna jam o concierto en algún local de los muchos que hay (ya no tantos como antes, todo hay que decirlo). Todos son grandes músicos y amigos, los admiro mucho y creo que le dan a mi música un toque especial.

– Se ha atrevido usted a hacer una versión de Nirvana, ‘Come as you are’ ¿Ha sido usted admiradora del grunge y de Nirvana? ¿Entre éstos y Pearl Jam quiénes escoge?

– C.M.: No, la verdad es que no fue un estilo de música que me volviese loca en su momento pero ha habido canciones que han perdurado a través del tiempo como Come as you are o Smell like teen spirit, me parecen grandes canciones y sobre todo, casi todos las conocemos y darles una vuelta y un toque personal es un pequeño reto. Si tengo que escoger me quedo con algunas canciones de Nirvana aunque en realidad, soy más de Led Zeppelin.

¿Un club favorito? Sí, el Bogui Jazz, allí me siento como en casa, aunque hay otros clubs que están muy bien por supuesto, como el Café Berlín.

– ¿Cómo es el panorama de la música en Madrid? ¿Cree que hay suficientes clubs y ambiente jazzístico, teniendo en cuenta la gran cantidad de población que cuenta la Capital de España?

– C.M.: Hay gente con ganas de crear, de investigar y hacer música fuera de los circuitos comerciales pero por desgracia cada vez hay menos clubs de jazz en Madrid y dentro de ellos el jazz menos anclado en el pasado es el que más dificultades encuentra para ser programado. El público madrileño no es muy jazzero -le gusta más el funky, soul, groove y estilos más festeros- además, la música cuenta con muy poco o nulo apoyo institucional. Hay movimiento sí, pero en comparación con la cantidad de habitantes que tiene esta ciudad, es insuficiente. Si no cuidamos la cultura, va camino de desaparecer, al menos aquella que te hace pensar y no sólo olvidar.

– En la labor de vocalista le ayudan Miryam Latrece, Ere Serrano y Verónica Ferreiro, ¿Quiere decir que la voz femenina en el jazz tiene un brillante presente?

– C.M.: Sí, sí, totalmente de acuerdo, ahora mismo hay grandes cantantes en el circuito madrileño y nacional y algunas con proyectos muy interesantes. Me da mucha pena que haya tan poco apoyo institucional a los proyectos nacionales y en especial a las chicas. Un mayor apoyo a lo local se traduciría en una mejora de la calidad –ojo, que a mi parecer ya es buena-. No comparto ese desprecio hacia lo que hace “el vecino” simplemente porque es demasiado cercano.

– ¿Qué destaca de ellas?

– C.M.: Su talento y generosidad.

– ¿Tiene algún club favorito? ¿Algún rincón fetiche para presentar sus canciones y donde la música sea seguida con respeto?

– C.M.: Sí, el Bogui Jazz, allí me siento como en casa, aunque hay otros clubs que están muy bien por supuesto, como el Café Berlín.

– ¿Qué planes tiene con ‘Heart Landscapes’? ¿Tendrá tour de presentación?

– C.M.: Esa es la intención desde luego, pero no hay prisa, por el momento la cosa está empezando a arrancar.

– Vamos a pedirle una palabra por cada canción del disco,

– Cristina Mora: I wanna dance: Alegría

Magic Circle: Paisaje mágico

Come as you are: Aceptación

Beat by Beat: Conexión

Let the wind: Amor

You are in me: Madre

Free your mind: Liberación

Over your lies: Pasado

Red Rain: Grandeza

Lonely grizzly bear: Sueño

– Muchas gracias por su tiempo, si quiere añadir algo, por ejemplo, un saludo a los lectores de www.cancionaquemarropa.es ahora es el momento.

– C.M.: Gracias a ti Héctor, un abrazo enorme a ti y a todos los lectores de Canción a quemarropa ♥ Y ¡Larga vida a la música!

Banner_Cancionaquemarropa