Foto: Promocional. Hoy tenemos el placer de contar con el trompetista David Pastor en nuestra habitual ventana musical. El valenciano está de rigurosa actualidad, que diría el clásico. ‘Motion'(Dot Time Records, 2017) es su nuevo disco, con sus habituales Nu-Roots. No es la primera vez que nos asomamos a las vistas de Valencia, dada su inagotable cantera. Desde la canción que comienza el álbum, y que tiene su mismo título, a The Rolff’s Boat, se desgranan una buena cantidad de ideas interesantes.

A David lo acompañan en esta aventura el teclista José Luis Guart, el batería Pere Foved y una gran cantidad de colaboradores de una nómina de lujo: Deborah J. Carter, Jorge Pardo, Carlos Martín, Diego A. Manrique.

– ¿Cómo empezó en la música David Pastor? ¿Qué recuerda de sus primeros pasos?

– David Pastor: Mis inicios se remontan a principios de los 80 en la Sociedad Musical de mi pueblo, Sedaví. Como bien sabes, en Valencia existe la tradición de que en cada pueblo haya una o dos bandas de música, con sus respectivas escuelas. Yo empecé a formarme en una de ellas, como era de esperar. Allí conocí a la persona que me mostró que la música podía seguir otros caminos, no solamente el clásico, que era lo que allí se estudiaba. Esta persona es Francisco Blanco “Latino, director artístico del Colectivo de Músicos Sedajazz. En el año 87, Latino creó un taller de jazz y fundó la Valencia Jazz Big Band que dirigía Ramón Cardo. Yo entonces tenía 13 años, y me gustaba ir a ver los ensayos, hasta que un día faltó un trompetista y Latino le propuso a Ramón que yo entrara a formar parte de la big band. A partir de entonces se abrió una ventana enorme que todavía no se ha cerrado.

 – Vuelve a la carga con ‘Motion’, un nuevo disco de Nu-Roots, ¿Por qué se llama así? ¿Cómo surgió?

– D.P.: La idea de movimiento ha estado siempre presente en mi vida musical, y qué mejor manera que plasmar esta idea en un trabajo con mi proyecto más personal.

 – Tenemos la sensación en las redes sociales de que usted no para, ¿En cuántos proyectos está inmerso?

– D.P.: ¡En todos los que se me ocurren y en todos los que me invitan! Nunca tengo la sensación de estar trabajando, la música es como respirar, y necesito estar continuamente respirando.

– ‘Coltrane Roots’ ¿Hay que cavar mucho para llegar a las raíces del bravo saxofonista? ¿Cómo influyó en su música el de North Carolina?

– David Pastor: A todo aquel con sangre de músico de jazz por sus venas le toca la espiritualidad de Coltrane. Para mí hay un antes y un después de Coltrane, él fue uno de los maestros que profundizó en esta musical popular para proyectarla con otro prisma.

 – Edita usted con la discográfica Dot Time Records ¿Cómo fueron los contactos? ¿Los recomienda?

– David Pastor:  Estoy muy contento con Dot Time Records. Trabajar con ellos ha sido muy cómodo desde el primer momento, han cuidado de mi proyecto con atención y respeto. Estoy muy contento con ellos.

 – Capítulo de colaboraciones en el disco, Deborah J. Carter, Jorge Pardo, Carlos Martín –un viejo conocido de la afición valenciana- Diego A. Manrique, incluso ¿Cómo los conoció? ¿Cómo decidió que era lo que necesitaba?

– D.P.: Todos son amigos muy cercanos, he trabajado y compartido con ellos. Siempre me gusta contar con amigos en mis proyectos personales, la música adquiere cercanía. Y, en cuanto a Diego A. Manrique, ¡Qué te voy a decir! Es un referente radiofónico, un gran analista musical. Para mí ha sido un lujo que haya colaborado con nosotros y que su voz sea la introducción de Motion.

 – De entre todas las composiciones suyas ha seleccionado un estándar reconocido como ‘The way you look tonight’, ¿Por qué ese y no otro?

– D.P.: En todos mis discos me gusta tocar al menos un standard, es una manera de agradecer al jazz todo lo que hace por mí. Tenía varios temas en la cabeza y verdaderamente fue Deborah quién se decantó por este y a mí me pareció genial.

 – Recuerde un disco de un trompetista que fuese ideal para aderezar nuestra charla…

– D.P.: Kind of blue… no me canso nunca de escucharlo.

 – No podíamos soslayar I Remember Cifu, en referencia clara a nuestro añorado compañero Juan Claudio Cifuentes, Cifu ¿Qué recuerda de este comunicador de jazz?

– D.P.: Cifu era sobre todo un amigo, de las personas que hacen mella en tu vida. Era auténtico, aunque hubieras estado tiempo sin verlo, cuando te lo encontrabas en algún Festival, daba la sensación que no había pasado el tiempo. Siempre me alegraba al verlo y charlar. Tenía pasión por lo que hacía y te lo sabía transmitir. Era riqueza musical en estado puro. El jazz en España le debe mucho a Juan Claudio Cifuentes. Y yo le estaré siempre agradecido por su tremenda labor didáctica y divulgadora.

– Hay muchos canales en la TDT pero ¿Hay mucha música en la TDT? ¿Y jazz?

– D.P.: No suelo ver mucho la televisión, pero he tenido la suerte de grabar algunos programas de jazz y fusión para la televisión de Catalunya. Puedes escuchar jazz y blues todas las noches y conocer a los músicos locales. Creo que falta una iniciativa a nivel estatal para dar cobertura a otros géneros musicales, y culturales, más allá de la radiofórmula.

– Aunque parece que han reculado, una famosa cerveza ha hecho un anuncio comercial sobre los músicos que cobran en ese “preciado” elemento ¿Cómo lo ve? ¿Le repugna?

– D.P.: Lo vi porque unos compañeros me hablaron de él. Más que repugnarme, me entristece que se presente de una forma tan naturalizada la precariedad del músico. Todavía tenemos mucho trabajo que hacer para regular la profesión de músico y este anuncio es el reflejo de ello.

– Como trompetista veterano, ¿Qué echa de menos en el panorama musical español? ¿Con qué cree que mejoraría?

– D.P.: En relación con otros países, echo de menos el apoyo institucional para promocionar nuestra música en el exterior. Tenemos muy buenos músicos, artistas y proyectos que si recibieran impulso llevarían el sello de calidad de la música española muy lejos.

– La formación de su nuevo disco está compuesta por Jose Luis Guart y por Pere Foved, músicos con los que ha tenido un contacto tremendo durante años ¿Cree que es el secreto del éxito para este disco?

– D.P.: Ellos son Nu-Roots, sin ellos, Motion no existiría. Nuestro proyecto es una unidad, es muy compacto todo, y eso es porque llevamos trabajando juntos más de una década. Nos conocemos y nos entendemos y por eso podemos hacer música de forma sólida e intuitiva.

– A veces viene usted por Canarias ¿Qué recuerda de sus intervenciones? ¿Lo podremos ver en esta ocasión?

– D.P.: El cariño con el que me trata la gente es maravilloso. Tengo muy buenos amigos. Este año vuelvo a visitar Gran Canaria del 16 a 20 de julio, estaré en el International Trumpet Festival de Maspalomas. Un gran encuentro para trompetistas, ¡ya estoy contando los días!

– Destaque algún momento mágico de los últimos años, en algún Festival, club, colaboración…

– D.P.: El pasado mes de abril presentamos Motion en el Jazzahead de Bremen. Fue muy emotivo, me sentí muy arropado por el público y por toda la organización. Hubo mucha energía que todavía guardo.

–  Aprovechando su información privilegiada, ¿Qué disco está en el horno que no nos deberíamos perder?

– D.P.: Están a puntito de salir un par de trabajos en los que he colaborado intensamente. Uno junto al quinteto de metales “Back to brass” rememorando el centenario de Monk, y otro junto al contrabajista italiano Massimiliano Rolff con composiciones propias. Ambos están a punto de publicarse.

– Gracias por su tiempo, si quiere añadir algo a los oyentes/lectores de Canción a quemarropa…

– David Pastor: Sólo puedo dar siempre las gracias. Sin las personas que nos escuchan nada sería posible. Gracias, gracias, gracias. Nuestra música es para vosotros.

Banner_Cancionaquemarropa