Foto:Melissa Ashby. ‘What Brought you here?’ (Bebyne Records, 2017) es el nombre del nuevo álbum del pianista Sergio Pamies. Nacido en Granada en el año 1983, Pamies no ha parado de viajar hasta que ha conseguido un sitio en donde ha podido llevar a cabo su sueño de editar grandes discos. En esta ocasión, está en Dallas, Texas (USA), en donde ha publicado un trabajo lleno de sorpresas y colaboraciones.

Canciones como ‘Our Man Andrew’, ‘El hijo de la portuguesa’ o ‘Faltando um Pedaço’ -con la voz de Lara Bello- son sólo una muestra de como un álbum puede ser muy variado, incorporando cualquier estilo sin ningún tipo de reparo. En algunas composiciones como ‘Bem-aventudado’, las referencias a la MPB de Joâo Donato o Iván Lins son inevitables. Disfruten.

– ¿Cómo nació para la música Sergio Pamies? ¿Qué le sedujo del piano? ¿Dónde se formó?

Sergio Pamies: Mi padre es un gran aficionado al jazz y otras músicas, como la música popular brasileña (MPB), la cubana, el flamenco… desde niño he estado en contacto con la música, sonaban los LPs de mi padre sin parar: Duke Ellington, Scott Joplin, Monk, Bill Evans, Camarón y Paco de Lucía, Irakere, o Djavan. A mí me encantaba además dibujar, y mientras escuchábamos esos discos, yo dibujaba las portadas. Recuerdo con cariño mi dibujo de una portada de Willie “The Lion” Smith. Me regalaron un Casio pequeñito y mi padre me ensañaba en él a tocar melodías de Monk.

– ¿Qué quiere expresar con ‘What Brought you here?’ ¿Qué le llevó a un lugar como Texas?

– S.P.: Llegué a Texas en 2008, buscando un jazz diferente al que se hacía en Barcelona, donde viví unos 6 años. La escena de Barcelona es genial, muy creativa y ambiciosa, pero después de escuchar a Stefan Karlsson (Eddie Gomez, Jimmy Cobb) con Ed Soph (Clark Terry, Woody Herman, Bill Evans, Joe Henderson) en Jamboree, me dije a mí mismo que tenía que vivir en un lugar donde se tocara esa estética. Un músico debe ser honesto consigo mismo, y el jazz que a mí me gusta es el que yo escuchaba en los discos de mi padre, como te mencionaba anteriormente. Si elegí Texas fue simplemente por la oportunidad que se me presentó, pero podría haber sido New York, o Los Angeles.

Mi anterior disco, ‘Borrachito’, lo grabé unos años después de llegar a EEUU, y fue un “perfeccionamiento” de mi primer disco, ‘Entre Amigos’, continuando mi visión del flamenco jazz desde una perspectiva más madura. Con este disco, ‘What Brought You Here?’, he querido explorar mi lado opuesto a esa raíz granadina, que nunca la voy a perder. Este es el disco del Sergio Pamies más americano, a excepción del homenaje a Paco de Lucía y Chick Corea, “El Hijo de la Portuguesa”.

-¡Qué cantidad de gente le ayuda en el disco! ¿Cambió mucho de músicos entre una canción y otra?

-Sergio Pamies: Quería que la base de este disco fuera mi trío, y a partir de ahí expandir el grupo en base a las necesidades de los arreglos. A veces la gente opta por grabar un disco lo más fiel al directo, para poder hacer una representación con 100% exacta en los bolos. Yo ya no tengo esa inquietud, en mi experiencia, uno graba los discos y luego en los bolos se toca condicionado a la organización, presupuesto y logística, en cuanto a la formación, así que si en una grabación puedo darme un lujo, me lo doy.

Hoy en día los músicos tenemos que hacer un esfuerzo titánico para sacar un disco, ya que tenemos que ser los artistas, compositores, arreglistas, productores, publicistas…todo en una. Yo soy muy perfeccionista y no quiero que nada limite mi imaginación. Quería tener en el disco a mis dos bateristas habituales, así que lo grabé en dos sesiones, un día con cada trio, y repartí el repertorio basado en los estilos tan diferentes de Andrew Griffith y Lupe Barrera. A partir de ahí, invité a toda la gente que me apetecía y que yo sabía que me darían exactamente lo que yo me imaginaba.

– Las colaboraciones han sido lujosas, preséntenoslas, comparte canciones con gente como Samuel Torres o Lara Bello…

– Sergio Pamies: Yo admiro muchísimo a Samuel Torres, y como te digo, me fío siempre de mi intuición y de mi imaginación cuando preparo un disco o cualquier proyecto. El momento en que me imagino a Samuel fue cuando arreglaba “I Get a Kick Out of You”, ya que creé una línea de bajo ostinato en Afro Cuban 12/8, y pensé que quedaría genial con Samuel doblándola en las congas. Ashleigh Smith es una cantante increíble, amiga desde hace años, con la que colaboré tocando y haciendo arreglos para su disco debut, ‘Sunkissed, publicado con Concord Records. ¡No podía faltar! Quamon Fowler y Clay Pritchard son dos saxofonistas geniales que tengo la suerte de tener cerca en Dallas, así como Pete Clagett, uno de mis trompetistas favoritos.

Para el homenaje a Paco de Lucía y Chick Corea, pensé que habría sido muy irrespetuoso usar un guitarrista flamenco, así que invité a Brad Kang, que al ser un guitarrista de jazz, simbolizaría más bien nuestro agradecimiento a estos dos maestros por las puertas que nos abrieron a los músicos del siglo XXI para explorar el flamenco jazz. Por último, el tema con Lara Bello es muy especial para mí. Ella es una amiga con la que tengo contacto a menudo (#granadinosenusa como ella dice). Yo llevaba días escuchando su último disco, ‘Sikame’, y en una de esas se me ocurrió y le propuse colaborar. Fue una decisión de último momento y resultó ser uno de mis temas preferidos.

– ¿Qué tiene que cambiar en España para que el panorama musical se parezca más al estadounidense?

– S.P.: La verdad, llevo tantos años fuera de España, que no podría ni siquiera comparar. En España siempre se echan de menos más oportunidades para tocar, clubs o locales, pero es un tema muy complejo. Pero afición sí que la hay, y los festivales grandes se llenan.

– ¿Dónde estudió en Dallas, Tx?

– S.P.: Fue una cuestión como te decía puramente musical, y también de oportunidades, de casualidades del destino. Yo quería estudiar con Stefan Karlsson, y lo seguí hasta la University of North Texas. Me encantó la experiencia desde mi primer año, y de ahí me gradué con un máster y un doctorado. Ahora no quiero salir de aquí por el estilo de los músicos con los que toco, me siento muy identificado con este jazz.

– Hablando precisamente de Dallas ¿Qué clase de panorama se encuentra uno en la ciudad? ¿Hay muchos clubes para actuar?

– S.P.: Clubs hay muy pocos, pero los que hay, programan a diario. La gran diferencia está en que los músicos encuentran muchas oportunidades para crear su propio gig (bolo). Aquí los músicos tocamos en muchísimos restaurantes, museos, vinotecas, etc. En España este tipo de bolos no están muy bien vistos entre los músicos, y algunos optan por una actitud equivocada, creo que yo, de no tomárselos tan en serio. Aquí los músicos tocan al 100% independientemente del tipo de bolo, y muchas veces consigues que un público que no muestra mucho interés al principio, acabe encantado. No hay que olvidar que el Village Vanguard es un restaurante, el jazz ha sido así toda la vida. Y a mí me encanta escuchar el ‘My Romance’ de Bill Evans con el ruido de las copas de fondo.

– En el disco menciona a algunos artistas como a Lee Morgan, Wayne Shorter o Cole Porter, de los cuales ha tenido una gran influencia ¿Qué obtuvo de ellos? ¿Es ideal Morgan para iniciarse en el jazz?

– Sergio Pamies: Cole Porter es un compositor genial, como todos los que contribuyeron al American Songbook. A mí me encanta tocar standards por la capacidad que tienen para transformarse, reinventarse, según la capacidad del intérprete. Y en este disco he arreglado dos temas suyos. La alusión a Wayne Shorter en este disco es pequeña, dedico un tema a Joan Albert Amargós y lo titulé “This is for (Joan) Albert”, haciendo referencia a un tema de Shorter grabado con los Jazz Messengers titulado “This is for Albert”. Sin embargo en mi primer disco grabé dos temas suyos en clave flamenca (“Yes or No”, “Ana Maria”). Para este disco quería componer un tema en el que Andrew Griffith, uno de mis bateristas, tuviera una participación especial. Me inspiré en un tema de Lee Morgan dedicado a Billy Higgins, “Our Man Higgins” para hacer mi “Our Man Andrew”. Yo soy un fanático del jazz de los 50 y los 60, y por supuesto que me parece que Lee Morgan sería genial para alguien que escucha jazz por primera vez. Le pondría un video de los Jazz Messengers tocando un solo genial en “Moanin’” al lado de Benny Golson.

– Fuera de éstos, ¿Qué pianistas tiene en la cabecera de su aparato musical? ¿Cuáles son los que más sigue?

– S.P.: Son demasiados, y de cada uno trato de aprender algo y de manera humilde incorporarlo a mi manera de tocar. Bill Evans es tal vez el que he escuchado por más años con más atención, tratando de descifrar su lenguaje armónico, primero, y rítmico después. De Barry Harris admiro su lenguaje bebop tan lírico y su armonía contrapuntística, de Kenny Barron su lenguaje más contemporáneo, de Keith Jarrett su estilo a piano solo y su expresividad, de Wynton Kelly su time feel y blues, de Herbie Hancock la capacidad de sorprender que tiene. Últimamente estoy redescubriendo a Hank Jones, que me parece muy infravalorado, a Art Tatum, y a Earl Hines. Y de Chick Corea me gusta todo, hasta la forma en la que se expresa en una entrevista.

– ¿Tiene pensado presentar este disco en algún sitio determinado? ¿Y España?

– Sergio Pamies: Estoy ahora mismo tramitando una Visa de Artista en Estados Unidos, y hasta que no tenga resultados no podré planear viajes al extranjero, pero por supuesto, mi intención es presentarlo en España (Madrid, Granada, Barcelona), y atacar a los festivales de América Latina.

– Además del piano toca la melódica y el piano eléctrico ¿Le es difícil decantarse por alguno de estos instrumentos o se acopla bien a lo que necesita cada tema?

– S.P.: El piano eléctrico te da unas posibilidades tímbricas y percutivas (el after touch) que no las da el piano, y dependiendo de los temas, a veces siento esa necesidad. La melódica me encanta, no deja de ser un instrumento de viento y te permite cambiar de dinámicas en una nota sostenida, una articulación parecida a un saxo, hacer vibrato… cosas que el piano no permite. La melódica quise usarla para hacer un pequeño diálogo con Lara al final de “Faltando Um Pedaço”, quise tocar lo más lírico posible, tanto en la melódica como en mi solo de piano. Siempre hay que estar abierto a abrir las posibilidades tímbricas.

– En los créditos del disco se habla de un ‘Background clásico’ ¿Hasta qué punto sirve en un terreno propio de la improvisación?

– Sergio Pamies: Bueno, yo estudié piano clásico de niño, como la gran mayoría de pianistas de jazz hoy día, pero nunca lo hice con la pasión que requería, porque a mí me gustaban otras músicas. Sin embargo, a través de la composición he vuelto a descubrir a muchos autores: Chopin, Stravinsky, Mahler, Beethoven, Mozart, etc. Creo que alguna influencia se podrá escuchar en mi música.

– ¿Recomendaría a un músico profesional español emprender su mismo viaje a otros horizontes?

– S.P.: Por supuesto. No sólo a músicos, a todo el mundo. No hay nada como estar fuera de España para valorar en su justa medida las grandes cosas que nos ofrece nuestro país. Se me pone el vello de punta escribiendo estas líneas, pero a veces hay que hacer grandes sacrificios cuando se tienen grandes propósitos.

– Muchas gracias por su tiempo ¿Quiere añadir algo más? ¿Quizás un saludo a los lectores de Canción a quemarropa?

-Sergio Pamies: Quería darte las gracias Héctor por tu interés y tu apoyo para este nuevo disco, ‘What Brought You Here?’, y por estar pendiente de los jazzistas españoles que vivimos en el extranjero. Un saludo a todos los lectores de Canción a quemarropa, y a todos los aficionados del jazz del mundo, que entre todos mantienen viva esta música.

Banner_Cancionaquemarropa