Foto: Promocional. Ya está en la calle el cuarto álbum de estudio de Sabrina Malheiros, Clareia. Éste resulta ser su álbum más exultante, alegre y con mayor intensidad con respecto a la danza.

Se trata de una buena receta de música de soul brasileña que une la voz iluminadora de Sabrina Malheiros con un elenco musical de los más estimados talentos de Brasil. Esta conjunción de buenos músicos ha sido pensada para dar el 100 por 100 tanto en directo como en estudio.

Disfrutamos de un avance del disco:

Esta banda incluye a su padre Alex y su compañero de la banda de Azymuth, Kiko Continentino, la leyenda del saxofón Leo Gandleman, y la producción del visionario del estilo Brit-funk, Daniel Maunick (alias Dokta Venom).

La crítica es unánime con respecto a este último lanzamiento, “El último álbum de soulful grooves y melodías brillantes de la nu-bossa queen de Brasil es una banda sonora perfecta para el verano”.

Clareia es una búsqueda de claridad frente a tiempos difíciles e inciertos.

Grabado en el entorno inspirador de Niteroi, Brasil, con vistas a la Bahía de Gunabara y las playas del Río, las montañas y los bosques, la música disfruta de su entorno y canta belleza ecológica, paz y también como santuario. Como el sol que rompe las nubes de tormenta tropicales, Clareia es un vaso de alegría, como Sabrina dice simplemente: “Espero que Clareia ilumine el alma de quien la escucha. Ese es el espíritu de este álbum”.

Banner_Cancionaquemarropa