Foto: Promocional. Una historia íntima y cargada de emociones de un momento irrepetible: el instante lleno de vértigo antes de saltar hacia lo desconocido. Ya se puede ayudar a llevar a cabo este documental a través de la web Verkami.

The Quiet Trumpet, quiere ser una realidad. Después de dos años y medio siguiendo los pasos de Andrea por escenarios de todo el mundo, Ramon Tort ha sabido captar con la cámara la magia de esta peculiar artista.

Unos meses que preceden a la grabación de su primer disco en Nueva York llenos de cambios y emociones: desde dejar la casa de sus padres para empezar a vivir sola, a embarcarse en una gira mundial que la llevará a actuar en escenarios de Japón, Europa, Estados Unidos y África. Un momento crucial en la vida de una joven que está a punto de dar el gran salto pero a Andrea Motis ¿Le interesa la fama o el éxito?

Acompáñanos en esta historia íntima de crecimiento personal cargada de emociones, dudas, miedos, contradicciones y jazz, mucho jazz.

Sobre Andrea Motis

¿Quién es Andrea Motis? Desde que entró en la Sant Andreu Jazz Band de Joan Chamorro, con sólo 13 años, aquella pequeña trompetista se fue convirtiendo en una promesa del Jazz.

Ahora, con 22 años y con un disco grabado con el prestigioso sello discográfico Impulse!, llena y conmueve auditorios de todo el mundo y, a la vez, es invisible entre la multitud.

¿Qué dice el director, Ramon Tort?

“En el año 2009, estaba filmando en la Sant Andreu Jazz Band para la grabación de un DVD. El concierto era en el Palau de la Música y estaba lleno hasta los topes.

Cuando Alba Armengou, que entonces tenía 7 años, terminó la última frase de la melodía de When you’re smiling y comenzó a tocar la trompeta, el Palacio quedó perplejo, el murmullo se convirtió en ovación y yo, con los ojos húmedos, dejé de filmar.

En ese momento, entendí la necesidad de iniciar este viaje. La mágica conexión de los niños con el público, todo lo que dan, lo que transmiten, nos obliga a querer ver más, a tener más información que nos permita responder este tipo de preguntas que uno se hace cuando algo le fascina.

Al terminar Kids and Music, llegué a la conclusión de que había cerrado un proyecto que me había hecho crecer como profesional y como persona y no imaginaba poder encontrar sentido a seguir indagando en él.

Pero durante los últimos años el proyecto y sus protagonistas, han traspasado fronteras de manera exponencial. Ver tanto de cerca como Andrea crecía musical y humanamente, me ha hecho entender que esta historia necesitaba seguir siendo explicada.

En ningún caso me planteo una continuación en cuanto a forma. No quiero seguir contando la misma historia desde el mismo punto de vista.

Banner_Cancionaquemarropa