Foto: Promocional. Diego El Cigala conmemora, con una gira mundial que arranca en mayo en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria [viernes, día 4] y en el Pabellón Santiago Martín de Tenerife [sábado, día 5], el decimoquinto aniversario de la salida al mercado del mítico disco Lágrimas Negras, cuya grabación compartió con Bebo Valdés [piano], Israel Porrina Piraña [cajón] y Javier Colina [contrabajo].

 Las entradas para los conciertos, que cuentan con el apoyo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias, están ya a la venta en la taquilla on line de ambos recintos.

 El prestigioso crítico de The New York Times, Ben Ratliff, dijo, en 2003, que la producción de Fernando Trueba y Nat Chediak para el sello Calle 54 Records, que contó, además, con la supervisión de Javier Limón, era el mejor disco del año. La relación profesional entre Cigala Y Bebo Valdés se inició en 2001 cuando el cantaor, animado por los “tiempos de alegría que corrían para el bolero”, tuvo la iniciativa de invitar al legendario pianista cubano para que colaborara en dos canciones de su disco: Amar y vivir La fuente de Bebo.

El encuentro de dos `monstruos´

 Este primer encuentro desata una gran química entre ambos y, con la intermediación del famoso cineasta español y gran aficionado al jazz, Fernando Trueba, el cómplice necesario, deciden pensar en materializar, en un proyecto común ambicioso, las ideas que se agolpan entre la voz y el piano.

Es de este modo, que casi en secreto, Cigala y Valdés se meten en faena y antes de acabar el año ponen Lágrimas Negras frente al público en el Gusman Theatre de Miami. La prensa del día siguiente encumbra al pianista como “clásico vivo de la música cubana” y al cantaor como “Sinatra del flamenco”.

En 2003, Lágrimas Negras pasa de ser un proyecto íntimo y espontáneo a un boom imparable que supera las fronteras de lo flamenco y lo latino para instalarse en la discografía preferida por cientos de miles de familias de todo el mundo. Las excelentes críticas, la defensa que los dos monstruos hacen del álbum en los directos y, sobre todo, el boca a boca, llevan al disco a instalarse en el top de las listas de ventas durante los siguientes dos años.El estreno mundial tuvo lugar en el ya desaparecido club de jazz de Madrid, calle 54. La presentación de los artistas corrió a cargo de El Gran Wyoming, en presencia de los mencionados productores Trueba y Chediak. Esa noche especial acabó en inesperada jamm sesión de Bebo Valdés, Diego El Cigala, Antonio Carmona y Carlinhos Brown.

Ahora, el cantaor sevillano elige Canarias para iniciar un tour internacional en el que recuperará en vivo el repertorio del álbum que dio la vuelta al mundo. La célebre y multipremiada obra discográfica, de la que se han vendido más de un millón de copias, fue un inspirado experimento de fusión de canciones clásicas cubanas [Lágrimas negrasVeinte años Se me olvidó que te olvidé, entre otras] con la esencia del flamenco.

Este concierto era muy esperado desde hace tiempo por la inmensa cantidad de aficionados con que cuenta Cigala en el planeta. Lágrimas Negras ha sido un disco muy galardonado. El Ondas abrió una nómina amplia de premios, entre los que destacan un Micrófono de Oro, cinco premios Amigo, tres Premios de la Música y, en especial, dos Grammy y cinco nominaciones a los Grammy Latinos.

Banner_Cancionaquemarropa