Soy Marco Mezquida, músico profesional, nacido en Menorca y residente en Barcelona, aunque realizo a menudo conciertos por todo el mundo y calculo que habré realizado más de 20 conciertos en los últimos 10 años en Bilbao, una ciudad a la que siempre celebro volver.

Me dirijo a usted/es en representación de un amplio colectivo de músicos de jazz y música moderna que hemos tenido la suerte de poder realizar conciertos y actividades artísticas en la ciudad de Bilbao gracias al trabajo, dedicación y pasión de dos personas que han organizado conciertos y actividades culturales en su ciudad durante 25 años.

Gorka Reino y Tato Gracia han sido los creadores e impulsores de varios proyectos y ciclos musicales en diversos lugares de la ciudad, pero en especial en la sala – un sótano de un hotel- BJC Bilbaína Jazz Club, donde han actuado los mejores músicos de jazz y música moderna de la escena internacional y nacional durante los últimos 17 años.

Me dirijo a usted/es con el deseo de que puedan ofrecer apoyo económico a la empresa JazzOn y establecer un compromiso de colaboración para permitir que su proyecto pueda seguir desarrollándose y ofreciendo a la ciudad de Bilbao – a todos sus habitantes y visitantes – una rica variedad de conciertos de altísimo nivel durante todo el año.

Este apoyo permitirá que no penda de un hilo, o incluso precipite, uno de los proyectos culturales y musicales más carismáticos y estimulantes de la ciudad en su historia moderna y que ha demostrado que es posible programar con continuidad – aún superando las dificultades – a los mejores músicos de jazz de la actualidad. Y lo más importante, haciendo partícipe al pueblo y creando aficionados en cada cita, que acuden y secundan con sus aplausos las propuestas que se les brindan en los conciertos de la BJC Bilbaina Jazz Club y la BBK.

Gorka y Tato han invertido mucho tiempo y esfuerzo con dedicación, inteligencia y conocimiento, y los músicos estamos solidarizados con su causa, una causa que ahora roza momentos seriamente complicados económicamente.

Sería una verdadera pérdida que cese la programación de la BJC Bilbaína Jazz Club. Si no fuera por ellos muchos de nosotros apenas conoceríamos la ciudad, y la ciudad apenas conocería la manera de tener tan cerca una música tan viva y rica, una música tan necesaria para el goce humano y que afianza seguidores año a año en la ciudad.

Así mismo, lo lógico sería que le diesen un impulso para la creación del local propio por el que están trabajando, para seguir programando la BJC Bilbaína Jazz Club

Banner_Cancionaquemarropa