Producida por los músicos Fernando y Juanjo Ortí, está disponible para su descarga gratuita en la web del Día de Canarias

Dando continuidad a un compromiso adquirido por este Gobierno, este año se ha grabado una nueva versión del Himno de Canarias, que se incorpora a las otras siete realizadas en la pasada edición del Día de Canarias, todas ellas de diferentes estilos musicales. En esta ocasión, se trata de una versión de Jazz Ballad (Balada de jazz) producida por los músicos Fernando y Juanjo Ortí, también disponible para su descarga gratuita en la web del Día de Canarias.

La idea del arreglo de esta nueva versión ‘era tratar de hacerlo profundo e íntimo, nocturno, como el canto del arrorró, canción de cuna…hacer una versión personal, pero sin perder la esencia’, indican sus autores y añaden que ‘al final del tema hacemos un pequeño guiño musical a Canarias, terminando la versión con las notas de las cuerdas al aire del timple…’.

La versión está interpretada por Natalia Mylonás (voz), Fernando Ortí (piano), Víctor Merlo (contrabajo), Juanjo Ortí (batería), mezclada por Pepo Scherman y masterizada por Xergio Córdoba. Se suma a las otras siete grabadas de la melodía del arrorró de los Cantos Canarios de Teobaldo Power, con letra de Benito Cabrera, realizada el pasado año para conmemorar el Día de la Comunidad, a cargo de músicos y solistas de varias islas y con estilos diferenciados.

Las versiones anteriores, que continúan disponibles también para su descarga son reggae (Ruts & La Isla Music), electrónica (Resonance/Beatriz Alonso/Claudia Álamo), balada (José Manuel Ramos/Cristina Ramos/Besay Pérez), orquesta vocal (Vocal Siete), coral de timples (Camerata Lecunensis/Timpluras), popular (Los Gofiones) y voces blancas. Esta última fue realizada con la colaboración de casi 500 niñas y niños de distintas corales.

Sobre el Himno

Según el director del proyecto, Benito Cabrera, el Himno de Canarias cuenta con una de las melodías más hermosas que existen en la música canaria. Por otra parte, la mayor parte de los himnos están escritos en ritmo binario y tienen un carácter rígido y castrense. En nuestro caso, la dulzura de su estructura tiene que ver con su carácter ternario (muy presente en el folklore canario) y su magnífica melodía, que Power reinterpretó desde la evocación de la canción de cuna que la inspira.

En última instancia, no ha de haber una tonada más poderosa en cualquier cultura que aquella que usan las madres para arrullar el sueño de sus hijos. La letra, en consonancia con la melodía, trata de hablar de lucha noble y pacífica, mirando hacia el futuro desde el mar que acoge y conecta a las islas con el mundo. Su comienzo es un homenaje al almendro del poema de Nicolás Estévanez “Canarias”, en el que ubica la patria en la sombra del almendro de su infancia, esto es, en el lugar de donde nadie te puede exiliar. Es también un tributo a tantos emigrantes de distintas épocas de este archipiélago, que ubican sus raíces en los recuerdos de la vida isleña (cada uno con su almendro personal), aunque pasaran gran parte de su existencia en otras tierras.

Foto: Promocional.