El lagunero Teatro Leal será uno de los escenarios importantes del Festival Internacional Canarias Jazz & Más para este año 2018 con dos espectáculos cumbre de la fecha veraniega. Uno de ellos es el que va a protagonizar la cantante Cyrille Aimée que acaba de publicar su primer disco en directo, que lleva por título sencillamente Live. La cita tendrá lugar el próximo 12 de julio, a las 21:00 horas.

El otro concierto del Festival en La Laguna, en el que ya entraremos convenientemente, será el de Joao Bosco.

Para esta cantante de padre francés y madre dominicana, la fusión y la improvisación vocal son parte de su música, que se decanta por jazz manouche.

Para Cyrille Aimée la improvisación representa no solo una técnica vocal sino también un modo de vida. La reconocida vocalista Cyrille Aimée está dispuesta a aprovechar cualquier oportunidad que le ofrezca el momento: desde cantar en las calles de Europa, hasta interpretar su repertorio en auditorios de los más prestigiosos festivales mundiales de jazz o salir de noche para cantar en campamentos gitanos en su Francia natal y actuar en Broadway o enfrentarse a uno de los públicos más exigentes del mundo, como el del  célebre Apollo Theatre de New York.

Por estas razones, ha sido reconocida por el Wall Street Journal como “una de las cantantes de jazz más prometedoras de su generación”, y aclamada como “una estrella triunfante en la galaxia de los cantantes de jazz” en las columnas del New York Times.

Entre sus muchas distinciones que posee, ganó el famoso concurso de jazz vocal de Montreux, así como el certamen internacional en homenaje a Sarah Vaughn. Su más reciente disco, Let’s Get Lost, es el segundo en el que se presenta junto a su innovador dúo de guitarristas.

Esta aventura empezó para Cyrille Aimée en el pueblito de Samois-sur-Seine en Francia, cuando de joven descubrió la diversidad musical gracias a su padre francés y a su madre dominicana. Con ellos escuchaba todo tipo de música, desde el pop de Michel Jackson hasta canciones francesas, pasando por el flamenco, merengue, salsa y bachata. Bailando con su hermana en la sala de su casa en un ambiente de alegre serenidad, se dejaba llevar por el ritmo cálido que refleja hoy su música.

Foto: Sylvain Gripoix