Ya queda menos para tener por primera vez en el archipiélago canario a The Mani-las en sendas fechas que vamos a explicar a continuación. El próximo 14 de septiembre tendrá lugar la primera vez de la banda en nuestras islas, en concreto en El Arcón en el Puerto de la Cruz y el día siguiente en Las Palmas de Gran Canaria, dentro del ciclo Eat to the Beat, en el Auditorio Alfredo Kraus.

Según los organizadores de la velada de Tenerife, el próximo 14 de Septiembre recibiremos a este Power trío compuesto por Olaia Bloom, Mariana Perez y la gran Maika Makovski, que en poco tiempo han sabido aunarse y formar una de las bandas más solidas y potentes de la escena Indie Español.

Biografía The Mani-las

Fuente: Estrella Galicia.

Todo va sobre ruedas: Olaia y Mariana estuvieron el día anterior preparando los arreglos, la guitarra suena muy punk y la batería tiene un redoble galopante y unos golpes de bombo contundentes que no dan respiro durante los dos minutos escasos que dura la versión. En el estudio hay un ambiente súper relajado, muchas risas, con la seguridad de que va a salir bien y rápido. Y así será. José M. Rosillo a los mandos, como en todos los SON Records que se cuecen desde SON Estudio, está de acuerdo en que a la canción le sientan muy bien esos arreglos a lo Ramones:“mola mucho ese rollo sucio”.

Después de un par de ensayos, Rosillo pulsa el REC y el trío empieza a tocar. “¡Vamos a por otra, que ya estamos lanzadas!” dice Maika, siempre sonriente. Las chicas no llevan mucho tiempo tocando juntas pero la conexión entre ellas es más que evidente; la toma buena no tarda más de diez minutos en llegar, y a la parte instrumental ya solo le faltan unos pequeños detalles.“¿Podemos meter una pandereta luego?”, pregunta Mariana.

Han pasado unas escasas dos horas desde que llegamos al estudio y la música ya está finiquitada. Faltan la voz principal y los coros, Rosillo le da un pequeño descanso a Maika para que se prepare para cantar mientras volvemos a escuchar la base instrumental. Nadie se atreve a clasificarla dentro de un estilo concreto pero se escuchan “rockabilly”, “punk” y “country”; probablemente sea una mezcla de todos ellos.

Maika se pone delante del micrófono y pide que por favor se bajen las luces para crear un clima más recogido y de concentración. Todos los demás estamos en la sala de control y escuchamos cómo lo clava en un abrir y cerrar de ojos; a pesar de estar un poco afectada por la alergia, su voz tiene muchísima fuerza y la modula a su antojo, tiene la situación perfectamente dominada y le da a la canción un carácter gamberro  y sensual a partes iguales. Además, Rosillo dice que “suena como una Nancy Sinatra cabreada” y apuesta por distorsionar la voz para que encaje todavía mejor con la base. El grupo decide de forma conjunta qué tomas de voz son las más adecuadas y se preparan para grabar los coros.

Las armonías que hacen para las segundas voces remiten mucho a la canción original y sirven de contrapunto a la fuerte voz principal de Maika. Unos uuuh por aquí, unos aaah por allá, “no me pidáis tantos coros enrevesados, ¡que yo soy batería!” dice Mariana; las risas se cuelan a través de los micrófonos. “¡Yeah, yeah, yeah!”. Se graban unas panderetas en un abrir y cerrar de ojos, son las tres de la tarde y ya está todo listo antes de comer

Recordamos las citas, en Tenerife tendrá lugar el concierto en la Sala El Arcón del Puerto de la Cruz y un día más tarde en Las Palmas de Gran Canaria, dentro del ciclo Eat to the Beat en la Sala Jerónimo Saavedra, dentro también de la denominada Rincón del Rock, del Auditorio Alfredo Kraus.