El compositor valenciano regresa con el EP más personal y sincero de su carrera. Òscar Briz ha encontrado en sus canciones el mejor canal para expresar los últimos sucesos que tanto le han conmocionado.

Compuesto por 4 temas intensos y muy sinceros, No caure és que m’agafes de les mans (No caer es que me coges de las manos) habla de algo tan humano como la muerte. La sinceridad de este nuevo EP vuelve a posicionar a Briz como uno de los artistas más valiosos de la música valenciana.

La soledad y la superación personal se palpan claramente en este nuevo trabajo, al que acompañan la batería y los coros de Silvia Martí y el bajo de Nacho Villanueva. Su particular estilo pop conjuga perfectamente con los ritmos más enérgicos de la batería y el bajo en el tema Enric, Empar i la mar.

En plena reflexión, Òscar Briz llega a valorar sus últimas experiencias de un modo distinto y, entonces, alcanza la catarsis musical. No caure és que m’agafes de les mans es un ideal de melodías naturales sin artificios. El primer tema Avui el meu cor no vol (Hoy mi corazón no quiere) resulta una llamada de auxilio para el propio Briz y acoge entre sus líneas el título del EP.

Su trayectoria artística:

Briz vivió en Australia donde tocaba con The Whitlams (una popular banda de Sidney) y participó en la grabación del tercer LP del grupo, Eternal Nightcap. Su cuarto disco, Quart Creixent, recibió el Altaveu Frontera en Sant Boi de Llobregat y su tema Tirar a Matar recibió un premio Enderrock, como mejor canción de 2007. Su segundo disco, Asincronia mereció con un premio Enderrock al Mejor disco de autor del año y un Ovidi Montllor como Mejor disco de canción de autor en 2008. Desde que existen los premios Ovidi, todos sus discos han sido ganadores o nominados a mejor del año en categorías como pop o canción de autor.

Más tarde, con el tema inédito Sin futuro en el que musicalizaba al poeta Salvador Espriu, Briz ganó la tercera edición del Premio Miquel Martí i Pol (2011).