El saxofonista Chad Lefkowitz-Brown recrea la emocionante espontaneidad de una improvisada sesión informal con dos docenas de improvisadores estelares en su lanzamiento digital de Standar Sessions, del pasado 28 de septiembre. La formación cuenta con la ayuda de músicos muy contrastados como son Manuel Valera, Kush Abadey, Yasushi Nakamura, Carmen Staaf, Victor Gould, Allan Mednard, Jonathan Michel y muchos otros reunidos para tomar parte en esta improvisación de sus estándares favoritos. 

Las Standard Sessions que suelen exponerse en las reconocidas Jam Sessions, son un campo de prueba crucial para los jóvenes músicos de jazz durante sus años de formación, y para los artistas que prosperan en la espontaneidad, cruzando los márgenes de lo establecido. También suelen ser sesiones tremendamente divertidas, fuera de cualquier tipo de formalismo musical propia de los conciertos. Si bien su calendario cada vez más ocupado,  el saxofonista Chad Lefkowitz-Brown demuestra que aprendió todas las lecciones correctas de esas reuniones informales, también significa que las oportunidades para disfrutar de una camaradería tan creativa se han vuelto cada vez menos numerosas.

Así que para su nuevo lanzamiento digital, Standard Sessions, que se llevó a cabo el viernes 28 de septiembre de 2018 a través de Sound Frame Records, disponible en https://www.chadlb.com/music, Lefkowitz-Brown decidió aprovechar esas oportunidades. Invitó a algunos de sus músicos favoritos a reunirse, soplar algunos estándares familiares y ver qué sucede, como en los viejos tiempos. Por supuesto, para Lefkowitz-Brown, los “viejos tiempos” no son realmente tan viejos.

El saxofonista llegó a Nueva York hace apenas ocho años y tuvo la suerte de instalarse en el piso inferior de una casa en Harlem, donde el sótano se prestaba para reuniones musicales. “Había un conjunto de batería y un piano vertical, por lo que todos los días llevaría a las personas a tener sesiones”, recuerda. “Recuerdo esos días con cariño como algunas de mis experiencias musicales favoritas, y salieron de tocar canciones en el sótano”.

Sin embargo, durante los años siguientes, Lefkowitz-Brown se encontró cada vez más demandado: recorriendo el mundo con la superestrella del pop Taylor Swift, tocando con los grandes del jazz, nombres como los de Dave Brubeck y Clarence Penn, y actuando como miembro de Afro, la banda ganadora del Grammy de Arturo O’Farrill, en formato de orquesta de jazz latino.

Los amigos con los que había estado en las jam sessions se había atascado también tenían sus propias trayectorias profesionales, lo que significa que ninguno de ellos podía dedicar mucho tiempo a las sesiones de jam en el sótano que ahora parece que retoman.

Foto: Promocional.