Hace ya algún tiempo que ronda por nuestra discoteca el último disco de nuestra protagonista, Hadar Noiberg que se titula Open Fields (Jammin’ Colors, 2018). Una mente abierta y exquisita con respecto a la música que pretende: una mezcla deliciosa entre diferentes músicas del mundo y la improvisación que aporta el jazz. En canciones como la que da título al disco, Rockin the boat o Triste, se puede entresacar una cantidad de momentos que son difíciles de olvidar.

Además podemos aprovechar el disco para sentir las teclas del maestro gaditano Chano Domínguez en los temas Nova Scotia y Na’ama. Chano y Hadar también han estado compartiendo gira por España en el pasado septiembre, incluyendo la maratoniana colección de conciertos que tuvo Domínguez como celebración de sus años en la música en el madrileño Café Central.

– ¿Cómo fueron sus comienzos en la música? ¿Su primer instrumento fue la flauta?

– Hadar Noiberg : Siempre me atraía la música. Mi primer instrumento fue la grabadora que tuve en la escuela primaria cuando tenía 6 años. Me gustó y era el mejor en mi clase, así que me dieron una grabadora de alto. Todos en mi familia aman la música y han tocado un instrumento en algún momento de sus vidas. Mi hermana solía tocar la flauta, así que fue fácil para mí levantarla y probarla en casa. Comencé a estudiarlo formalmente cuando tenía diez años. Luego también aprendí a tocar el piano y conseguí que mis padres me compraran un teclado.

– Desde hace algún tiempo nos ha llegado su último disco, llamado Open Fields, ¿Qué nos puede contar sobre el mismo?

– Hadar Noiberg: Este álbum es muy especial para mí. Es mi tercer álbum como líder de banda y siento que capta dónde estoy en mi vida y en mi viaje. Pasé por un período difícil de divorcio hace aproximadamente un año y medio y desde entonces he estado trabajando para mantenerme cerca de mí y de mi “canción” interior. Este álbum tiene algunas canciones muy melódicas y poderosas. Algunos de ellos pueden fácilmente tener letras. Por otro lado, hay mucha libertad de expresión e improvisación, así que creo que este álbum tiene un equilibrio especial entre eso y las hermosas melodías simples.

– ¿Estaba usted pensando en un campo en concreto cuando compuse este disco?

Hadar Noiberg: Algunas canciones del álbum son un poco más antiguas y otras son nuevas y se compusieron especialmente para el trabajo. Estaba pensando en cómo tocar mis sentimientos más profundos con la flauta y compartirlos con mi banda y los oyentes. Definitivamente es una música muy reflexiva: puede ser muy suave y luego muy poderosa y llena de ritmo.

¿Qué nos puede decir de sus músicos? ¿Quiere presentárnoslos? ¿Cómo los conoció?

– Hadar Noiberg: Conocí a Eduardo Belo en la ciudad de Nueva York: ambos amamos la música brasileña y especialmente el choro y hemos estado tocando en una banda juntos por un par de años. Eduardo estaba interesado en tocar mi propia música conmigo, así que, cuando llegó el momento, fuimos juntos a Brasil para tocar mi música en un gran festival y fue una experiencia hermosa.

Conocí a Amir Bar-Akiva en Israel. Tenemos una pequeña historia divertida: mi madre es una de las mejores amigas de su abuela. Lo que comenzó como una graciosa “sugerencia familiar” de mi madre resultó ser un gran encuentro. Amir es uno de los bateristas jóvenes más talentosos que conozco.

No podemos dejarnos de refirir a la especial colaboración que tiene Chano Domínguez en su disco, ¿Cómo fue el enlace con este singular pianista?

– Hadar Noiberg : Chano es un músico maravilloso Chano es un músico maravilloso y un ser humano excepcional, aporta magia a este álbum. De hecho, tenemos nuestro propio proyecto de dúo con el que realizamos una gira, por lo que también fue muy natural que colaboráramos en este álbum. Chano trae consigo el verdadero espíritu de España y del flamenco. Es un músico profundo y conmovedor y tuve la suerte de tenerlo en mi álbum.

No nos gustan especialmente las etiquetas – más allá de ponernos de acuerdo y sistematizar la música- ¿Cree que la palabra jazz como etiqueta le queda bien a un disco como este?

– Hadar Noiberg : Siento que la palabra “jazz” significa dos cosas hoy: una es el nombre tradicional para el jazz que todos conocemos, el gran libro de canciones estadounidense, swing y “straight” jazz que se desarrolló en América. Otra es una forma específica de expresión en el escenario, una cierta libertad y actitud en la que se llega a la música. De esa manera, mi música es definitivamente jazz. Estoy muy influenciada por la música del Medio Oriente, Sudamérica y Brasil, por lo que también tiene influencias de “world music“. Me encantan las canciones populares y también considero que haya sido una gran influencia de estos grandes cantantes y compositores, así que de esa manera también es un poco folk.

Este es su tercer disco como líder, como ha señalado ¿Qué diferencias hay entre éste y los otros?

– Hadar Noiberg : Mis discos representan el viaje de mi vida. Mi primera experiencia como líder fue Journey Back Home, era la historia de ser una músico israelí en el extranjero y preguntarme cómo es la música israelí en realidad y cómo suena realmente (Israel, a pesar de ser una tierra antigua, es un estado bastante nuevo y la gente que vive allí proviene de muy diferentes tradiciones). Este álbum está altamente influenciado por las tradiciones musicales de Medio Oriente.

El segundo, From the Ground Up, tiene más de un ambiente moderno y presenté en él mis experimentos con efectos y bucles por primera vez.

– Ha trabajado con gente como Yemen Blues, Omer Avital, Anat Cohen o Dave Valentin. ¿Qué nos puedes contar de ellos?

– Hadar Noiberg : Todos ellos son músicos y bandas extremadamente fuertes. Anat Cohen es una de mis clarinetistas favoritas y fue la que me introdujo a la música de choro hace trece años. Omer Avital es un músico increíble y también está en mi primer CD. He tenido la suerte de compartir música con algunos artistas muy especiales a lo largo de los años, que me han influenciado profundamente a mí y a mi música.

– ¿Algunos conciertos son más importantes que otros? ¿Recuerda alguna fecha especial cuando se sintió mejor en el escenario?

– Hadar Noiberg : Creo que todos los conciertos son igualmente importantes. Hay una frase cliché que dice: “nunca se sabe quién está entre la audiencia”, y creo que es cierto. He tocado en conciertos frente a veinte personas donde me divertí y conecté más que frente a diez mil personas. Me tomo cada concierto muy en serio y quiero dar a la audiencia una experiencia especial y compartir energía con ellos. Nuestra música cambia profundamente dependiendo de la energía y la conexión con el público.

– ¿Cómo es un concierto del trío Hadar Noiberg? ¿Qué puede esperar la gente de tus actuaciones en vivo … un concierto con todas las canciones en ‘Open Fields’ o más sorpresas?

– Hadar Noiberg : ¡Definitivamente más sorpresas! La audiencia aplaude con nosotros, canta con nosotros, a veces, incluso baila con nosotros. Es toda una serie de sentimientos y seguimos ese viaje con el público. Tocamos algunas canciones de nuestros dos primeros álbumes, así como algunas canciones que no están en ningún álbum.

– Nombre 5 flautistas que más le influenció: 

– Hadar Noiberg: Puede parecer gracioso, pero nunca fui influenciado por los flautistas. Sin embargo, aprecio mucho a Pandit Hariprasad Chaurasia, Pixinguinha, Hubert Laws, Eric Dolphy y Shem-Tov Levi.

– Por favor escriba una frase sobre cada canción en el álbum.

– Hadar Noiberg: I see the light: potente, llena de emoción.

Doors wide open: esta canción comenzó como una improvisación de flauta solista en casa y luego se convirtió en una melodía de trío.

Nova Scotia: ¡Esta canción fue compuesta en Nueva Escocia (Canadá) durante una gira!

Open Fields: una de mis canciones favoritas en este álbum. Presiono el botón de grabación, improvisé algo en la guitarra y la voz y luego lo transcribí sin cambiar una sola nota.

My big why: una canción más antigua que tiene un ritmo y una orquestación realmente geniales.

Na’ama: Esta es una vieja canción popular israelí a la que mis padres solían bailar. Me encanta cómo Chano y yo lo llevamos a un lugar completamente nuevo.

Rockin ‘the boat: esta canción habla de un momento en la vida en el que sientes que no tienes nada firme a lo que aferrarte. Triste: esta canción combina mi amor con la música israelí y el choro brasileño. ¡Se puede decir que es un choro israelí!

Time to let go: Un título perfecto para terminar el CD con una sonrisa.

– ¿Quiere agregar algo más para nuestros lectores en www.cancionaquemarropa.es?

Hadar Noiberg: Muchas gracias por este contacto, deseando verles pronto en concierto Estuve en Madrid el pasado septiembre como invitada de Chano Domínguez, en el Café Central de Madrid, él celebraba 40 años en la música. ¡Me encanta la música española y la gente y la cultura!

Foto: Promocional