Considerada por la crítica como la mejor pianista del mundo en la actualidad, estará el martes 22 en el Auditorio de Tenerife, y el jueves 24 en el de Gran Canaria

· Ganadora de destacadísimos premios, la ‘Clara Schumann del siglo XX’ ofreció su primer recital en público a los 4 años

· Las entradas para el concierto están disponibles desde 30 euros

El 35 Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC) programa dos conciertos de la dama del piano Martha Argerich (Buenos Aires, 5 de junio de 1941), acompañada en esta ocasión por el Cuarteto Quiroga, el 22 de enero, en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, a partir de las 20:00 horas, audición que también se podrá escuchar en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, el 24 de enero, en el mismo horario.

El concierto ha sido presentado hoy con la presencia de los cuatro integrantes del Cuarteto Quiroga, Aitor Hevia (primer violín), Cibrán Sierra (violín), Josep Puchades (viola) y Helena Poggio (violonchelo), así como de la compositora canaria Cecilia Díaz Pestano, cuya obra estrenará este grupo. En el acto informativo participaron también el viceconsejero de Cultura del Gobierno, Aurelio González, y el director del Festival, Jorge Perdigón.

Con este concierto Martha Argerich vuelve a reencontrarse con el Festival, que tuvo el honor de clausurar la edición del año 2009. En esta ocasión, el programa lo abre la “Partita nº 2 en Do menor”, de Bach, una obra bien conocida por la intérprete argentina que, tal y como quedó patente en el documental “Evening Talks”, toca cada mañana al levantarse y con la que inicia sus actuaciones en público por cuanto asegura le provoca un efecto tranquilizador.  Tras dos piezas en solitario por parte del Cuarteto Quiroga, la afamada pianista cerrará el concierto con el bellísimo “Quinteto para piano op. 44 en Mi bemol mayor” de Schumann.

Antes, el Cuarteto Quiroga, galardonado hace pocos meses con el Premio Nacional de Música, será el encargado de interpretar la pieza de estreno, encargo del FIMC para esta edición, ‘Los ojos del espejo’, obra de la compositora canaria Cecilia Díaz Pestano, además del ‘Cuarteto nº1’, de Ginastera. Será una oportunidad de disfrutar en las islas capitalinas de un grupo que está protagonizando también una gira por el resto de las islas y que está considerado uno de los conjuntos de cámara más singulares de la nueva generación.

Todo ello con el apoyo de la empresa La Isleña, que se suma este año al festival con una contribución para este concierto. Cabe recordar que una hora antes del comienzo, a las 19.00 horas, habrá una charla introductoria a cargo del músico y divulgador Ricardo Ducatenzeiler con la finalidad de familiarizar al espectador con las obras y los intérpretes que escucharán a continuación, que cuenta con la colaboración económica de Fundación Cepsa. Las entradas para los conciertos están disponibles en www.festivaldecanarias.com y en las plataformas habituales de los auditorios, desde 30 euros.

Martha Argerich, una leyenda viva

Ganadora de tres premios Grammy, algunos críticos consideran a Argerich como la “Clara Schumann” del siglo XX, además de la mejor pianista del mundo actualmente viva. Sobre la singularidad de comparecer junto al Cuarteto Quiroga la pianista señala que “me gusta estar en contacto con músicos y me estimula tocar con todos ellos, sean más o menos conocidos, más jóvenes o más viejos, que hacen carrera o no”. En el fondo, dice, “disfruto de esas experiencias; me gusta vivirlas”. Y concluye afirmando que “están quienes suponen que las estrellas deben tocar en compañía de estrellas, pero a mí me enriquece hacerlo con unos y otros. Dejo los prejuicios de lado y, cuanto menos, tengo que probar cómo tocan y qué me provoca interpretar junto a ellos”.

Con todo, la propia pianista ha desvelado ese sentimiento de soledad que la invade en el escenario durante la interpretación y, quizá por esta razón, ofreció muy pocos recitales como solista de piano antes de 1980, enfocando su carrera a los conciertos para piano y orquesta, música de cámara y acompañamiento instrumental en sonata. Especialmente reconocidos son los dúos con su compatriota, el también director de orquesta Daniel Baremboin, o con su amigo, el brasileño Nelson Freire, que la acompaña frecuentemente en sus giras.

Algunos de sus pensamientos pueden dar idea de la honda personalidad de esta intérprete:  “Cuando los pianos no me quieren, no los toco”; “Chopin es colapso, excluyente; te hace tocar mal cualquier otra cosa que toques”; “Sí, ya sé, la velocidad es mi naturaleza, mi tendencia: el demonio que tengo… Un quilombo” o también. “Tengo un temperamento muy extraño. No sé por qué me dejo llevar”.

Primer recital a los 4 años

Martha Argerich comenzó a estudiar desde muy pequeña junto a su madre y en 1945, con tan sólo cuatro años de edad, ofreció su primer recital en público. Fue a los ocho años cuando dio su primer concierto formal, interpretando el “Concierto para piano op. 15”, de Ludwig van Beethoven, y recibió clases de Vicente Sxaramuzza, también maestro, entre otros, de Bruno Gelber.

En el año 1955, el presidente argentino Juan Domingo Perón destinó a su padre como agregado económico en la embajada de Viena y, de esta manera, aquella niña prodigio pudo asegurarse la mejor educación musical posible. En la capital austriaca recibió clases de Friedrich Gulda y, más tarde, en Ginebra, con Madeleine Lipatti y Nikita Magaloff.

Argerich ha contraído matrimonio en tres ocasiones y todos ellos musicales. El primero con Robert Chen, padre de Lyda, su hija mayor. Desde 1969 a 1973, con el director de orquesta Charles Dutoit, con la que tuvo a su segunda hija, de nombre Annie, y su tercer marido fue el pianista Stephen Kovacevich, fruto del cual nacería su tercera hija, Stephanie.

En 1957 no sólo ganó el Premio Busoni de Bolzano, sino también el del concurso de Ginebra, mientras que en 1965 recibía el Premio Chopin de Varsovia y el premio de la Radio polaca por sus interpretaciones de los valses y mazurcas de Chopin.

Por entonces, a la edad de 24 años, ya era una consumada pianista y tan atractiva como una actriz de “nouvelle vague”: usaba minifaldas y fumaba un cigarrillo detrás de otro.

En 1974 se presentó en Nueva York, alcanzado un sonado éxito. Por entonces grabó los conciertos de Ravel, Schumann, Tchaikovskym Rachmaninov, Primero de Chopi, Tercero de Bártov y Tercero de Prokofiev.

En la década de 1980 viró su interés hacia la música de cámara y la interacción con otros músicos, al tiempo que se abría a una visión solidaria, de ayuda a la proyección social de jóvenes músicos.

En 1986 se presentó en el Teatro Colón de su ciudad natal, Buenos Aires, para abordar en una sola velada el “Segundo concierto para piano”, de Beethoven, el Tercero de Prokofiev y el Primero de Liszt, con la Filarmónica de Buenos Aires dirigida por Simón Blech. En septiembre de 1999, la pianista creó en el Colón el primer festival y un concurso internacional que llevaba su nombre, una iniciativa que se derrumbó en el año 2005 a causa de unas autoridades públicas que “desafinaron”. Afortunadamente, la ciudad japonesa de Beppu mantiene vivo desde hace casi veinte años el Festival Argerich’s Meeting Point (Punto de Encuentro), donde la música suena durante todo un mes de conciertos.

Ha sido reconocida, especialmente, por sus interpretaciones de compositores clásicos del siglo XX, tales como Rachmaninov, Messiaen y Prokofiev, y cuenta entre sus grabaciones con la que está considerada como una de sus más notables, en las que reúne el “Concierto para piano nº 3”, de Rachmaninov,y  el “Concierto para piano nº 1”, de Tchaikovsky.

En los años 2000, 2005 y 2006 obtuvo nada menos que tres premios Grammy

Cecilia Díaz Pestano, compositora

La pieza que se estrena en este concierto ‘Los ojos del espejo’, ha sido compuesta por la tinerfeña Cecilia Díaz Pestano, ganadora del Premio a la mejor composición de autora canaria de CajaCanarias en su edición de 2018 y con una destacada trayectoria. Nacida en 1982, estrenó su primera obra en 2004 ‘Súplica’ y desde entonces ha creado más de una veintena de piezas, que se han podido escuchar en diferentes escenarios y festivales dentro y fuera de Canarias.

Foto: Promocional.