Hoy tenemos el placer de poner en nuestro reproductor el último disco de Lluís Capdevila, Cinematic Radio. Nacido en el Priorat, en Tarragona, tierras del Ebro, presenta un álbum con interesantes colaboraciones como son las del trompetista Tom Harrell y el contrabajista Petros Klampanis. Este nuevo capítulo discográfico ya se puede comprar en la web del artista.

En Cinematic Radio presenta la idea seminal de llevarnos de viaje como si de una película se tratase. Además, estamos de enhorabuena, a tal importante producto corresponde una interesante gira de presentación. Lluís dará a conocer estas canciones con el mismo Klampanis en el club barcelonés Jamboree este próximo 15 de febrero, el 16 en el Teatre L’Artesana de Falset, Priorat, y el 17 en el Teatro Municipal de Alcañiz (Aragón), el próximo día 17.

-En primer lugar, Lluís Capdevila, nos gustaría que se presentara para el lector de Canción a quemarropa ¿Cómo llegó al piano? ¿El contacto con las teclas fue su primer contacto con la música?

– Lluís Capdevila: Jugando en el patio del colegio a los seis años llegó a mi mano un pequeño juguete de botones que contenía una octava. Vi que me salían solas melodías de los Beatles que había escuchado en casa. Tras 30 años me siente afortunado de tener la misma ilusión por tocar.

– Su último disco tiene el sonoro título de Cinematic Radio… ¿Qué le sugirió que era el título adecuado para este disco?

– Lluís Capdevila: Son temas evocativos de ambientes o escenas cinematográficas. Todo empezó cuando muchas personas me decían que debería escribir bandas sonoras para películas porque mi música tiene ese aire. Pensé que tenían razón y me aventuré a producir un álbum que representara una experiencia más cinemática, sin batería. Puede parecer una línea más clásica, pero en realidad la improvisación y los elementos más básicos del Jazz están presentes.

– ¿Es un tributo al cine o a la radio? ¿No tiene que ver?

– Lluís Capdevila: Tanto las melodías como su tratamiento evocan cine y la palabra Radio hace referencia a que son melodías para todos los públicos.

– Usted ha grabado tanto en su localidad de procedencia, Cataluña y también en el Sear Sound Studio de New York… ¿Cambiar de ámbito de grabación y de estudios favorece el resultado?

– Lluís Capdevila: En realidad no he grabado nunca en un estudio en España. Grabé un directo en un Auditorio, pero nunca en un estudio. Por tanto todavía no puedo decir cómo es grabar aquí. Por lo que respeta a Sear Sound, estoy muy contento con todo lo que he hecho allí. Mezclar allí mismo  con James Farber, y masterizar en Sterling Sound con Greg Calbi y Farber ha sido una experiencia increíble. Este tándem trabaja con artistas como Brad Mehldau. De hecho Calbi ha remasterizado todos los álbumes de los Beatles publicados en USA entre otros muchos grandes proyectos. Estamos hablando de lo mejor que puedes encontrar en Nueva York. Siendo un músico independiente, podréis imaginaros el esfuerzo maratoniano que he tenido que hacer para llevar a cabo una producción así sin apenas hacer un crowdfunding.

– A propósito, ¿Qué tal el despliegue sonoro de Sear Sound?

– Lluís Capdevila: Pues excepcional. La microfonía que usamos costaría igual o más que el mismo Steinway con el que interpreté las piezas. El sonido y la manera de trabajar fueron muy profesionales.

– ¿Cómo se siente en un lugar como el Priorat y Cartuja de Escala Dei? ¿Es especialmente inspirador ese paraje?

– Lluís Capdevila:  La verdad es que crecí en el Priorat. En consecuencia, estar rodeado de lo que has vivido en los años de crecimiento a uno le reconecta con su esencia. Hacer una grabación o un concierto acústico al aire libre allí es siempre inspirador. Es una comarca de silencio y con un paisaje que este año está siendo evaluado por la Unesco para convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

– En el disco participan algunos músicos como el griego afincado en NYC Petros Klampanis y el trompetista Tom Harrell ¡Qué colaboraciones! Haga de confidente y cuente como los conoció y cómo los consiguió…

– Lluís Capdevila: En efecto, el álbum cuenta con la colaboración de Petros Klampanis en el  contrabajo, loops y percusión y tiene un invitado especial, que es un legendario del Jazz, Tom Harrell, en el fiscorno.  Conocí a Petros en Queens College, de hecho llegamos a Nueva York los dos el mismo año, 2007. Con él he trabajado desde Diáspora, tiene un gran talento, es inquieto, le encanta el mundo de las ideas y le aburre repetir algo que ya sabe. Es muy creativo. Trabajar con él siempre es un empuje para mi. La química es buena y siempre acaba sucediendo algo. Por ejemplo, este verano, tras haber tocado dos noches en la Pedrera a dueto tocamos en un ciclo al aire libre en Reus y una mujer se acercó a mi y me dijo que habíamos conseguido lo que nadie había conseguido allí: no se habían escuchado ni los mosquitos mientras tocábamos. Anécdotas como esta hay muchas, siempre que vamos juntos funciona.

La colaboración de Tom Harrell son palabras mayores. Le había visto muchas veces en el Village Vanguard de Nueva York. Solía estudiar con su bajista, Ugonna Okegwo, quien me ayudó en algunos temas de mi álbum Diáspora y siempre me ponía en la lista de invitados de los conciertos de Harrell. Realmente me encanta el sonido de Tom y admiro que cuando toca en el Vanguard componga la música para esa semana y después lo materialice en un álbum. La lírica de sus improvisaciones y cómo navega por las armonías es original y a sus 72 años aún suele ejecutar de manera impecable.

A nivel personal es un señor difícil de acceder por su enfermedad de esquizofrenia. Decidí escribir a su mujer y mostrándole mi videoclip del tema Alone grabado en Siurana para decirle que iba a Nueva York a grabar un álbum en breve y que me gustaría que Tom grabara un tema original conmigo. Recuerdo que ellos estaban en su habitación de hotel en medio de una gira por Europa. Su mujer contestó rápidamente y me dijo que Tom había escuchado mi tema y que estaba interesado en grabar conmigo. Ya en el estudio llegó motivado. Incluso se dejo filmar en video y hacerse fotos con nosotros al lado, algo poco habitual en él. Se fue contento y nosotros también.

– Es usted muy prolífico desde el punto de vista compositivo, de hecho todos los temas son de usted excepto el bolero Adoro de Armando Manzanero ¿Qué le inspira para componer? ¿En qué se basó para darle un aspecto de unidad al disco?

– Lluís Capdevila: Tener voz propia y comunicarme mediante el lenguaje de la música. Ya en la interpretación uno profundiza en las emociones, pero la composición para mi es lo primero. Como dijo Paco de Lucía en sus últimos años de vida, los aplausos de los conciertos de los lleva el viento, las composiciones se quedan.

– ¿Tenía pensado algún tema antes de tener el concepto del disco en la cabeza?

– Lluís Capdevila:  Buena parte del álbum se gestó en Nueva York, con temas que hubiesen podido formar parte de mi álbum de debut Diáspora, pero que decidí guardar para un nuevo álbum. Otro lo compuse en Málaga, ciudad a la que solía ir por varias semanas. En Priorat compuse “Alone” y el resto de temas y la pre-producción del álbum en mi estudio de Reus.

– Seleccione un tema para amenizar la entrevista:

– Lluís Capdevila: Málaga.

– Hablando del tema de Manzanero, ¿Le ha marcado a usted especialmente el género del bolero? Suponemos que conoce el famoso disco de Tete Montoliu con Mayte Martín, Free Boleros.

– Lluís Capdevila:  Sí, lo conozco. Me encantan los boleros, permiten la misma expresividad de una balada con el ese andar de aires latinos.

-A una publicación de esta magnífica categoría le suele corresponder una gira a la altura ¿Tiene preparado algún concierto de presentación?

– Lluís Capdevila: Sí, acabo de volver de Gijón, donde el concierto ha sido un éxito y ya estoy preparando la estrena en el Jamboree de Barcelona. Tengo fechas estatales confirmadas las ciudades de Almería, Cádiz, Madrid, Lleida, Alcañiz e internacionales: Sant Gallen (Suiza) y Nueva York. Tengo que decir que me haría mucha ilusión presentar el álbum en alguna de las islas Canarias.

–  ¿Podremos ver a alguno de los músicos que intervienen en agenda en la gira de presentación? Por agenda de los destacados músicos que ha utilizado suele ser ésta misión imposible…

– Lluís Capdevila: Sí, el álbum lo presentaré en tres formatos. Solo, con Petros y estoy trabajando para que también podamos los tres. Toda la información actualizada estará en mi web.

– ¿Ha tocado mucho en la ciudad de New York? ¿Es más receptivo el público que va a un club de jazz en esa gran ciudad al público europeo en general? Tiene usted un local favorito en la ciudad que nunca duerme…

– Lluís Capdevila: Los públicos son distintos. En Nueva York hay tantos músicos que hay lugares donde el público son prácticamente todo músicos. Obviamente también tenemos al público en general. Creo que el público Europeo escucha más y por tanto sería el más receptivo. Ello explicaría las numerosas giras de los músicos de Jazz por Europa y sus comentarios de que se han sentido más valorados aquí que en su país.

Mi club favorito es el Village Vanguard. Durante tres años fui cada semana al segundo pase del domingo, cuando la banda ya llevaba seis días tocando. Una experiencia increíble en cuanto a  sonido, intensidad y musicalidad. Mucha de la inspiración que he recibido en Nueva York viene de esas noches.

– ¿Para cuánto da un viaje desde Barcelona a New York? ¿Compone mucho cuando está de viaje?

– Lluís Capdevila: Son ocho horas. No suelo componer mucho mientras viajo. Sin embargo, como viajar me refresca, me inspira y después de cada viaje suele caer algún tema nuevo.

– Muchas gracias por su participación en nuestro portal web, ¿Le manda un saludo a los lectores de nuestra plataforma? ¿Quizás añadir algo que se haya quedado en el tintero?

– Lluís Capdevila:  Que  me gustaría presentarles mi música en Canarias. Hasta entonces pueden escuchar y/o comprar mi álbum Cinematic Radio firmado y dedicado en mi web.

Foto: Promocional (extraída del portal de Lluís Capdevila).