“Chula”, La Furia (Euskadi, rap feminista) en el Ciclo de Músicas Emergentes Isla Sonora, gracias a AIE Sociedad de Artistas.

* Viernes 29, CONCIERTO en la sala LONE STAR Tenerife. Venta anticipada en entradiumhttps://bit.ly/2Tz1xkv

* Sábado 30, CHARLA- TALLER en el espacio «The Loop Sessions» (Musicanarias + Isla Sonora): “El rap como herramienta de empoderamiento feminista” (c/ Castro nº 22, Santa Cruz de Tenerife). Entrada libre hasta completar aforo (taquilla inversa)

Nerea Loron (aka La Furia), utiliza el rap como instrumento de empoderamiento. Diplomada en Educación Social y profesora de musicoterapia, ofrece talleres para para despertar la mirada feminista, aprender a identificar los mecanismos sexistas normalizados y reflexionar sobre ellos.

Biografía:

La Furia nació en el 83. Desde niña tenía una visión combativa, luchadora y feminista. Es decir, que era una chica lista. Pero además, tenía un profundo sentido artístico (muchos dirían poético) de la vida, de sus vivencias… Y la eclosión de todo esto dio como resultado un fenómeno en ebullición que tuvo que inventar espacios y experiencias. Porque no, no había lugar para el rap de mujeres. Así que La Furia, la que conozco yo, nació en 2013 con un disco salvaje, “No hay clemencia” que tuvo que inventar sus propios códigos, después de atreverse a actuar en escenarios donde nunca había habido mujeres.

Hablaba de incomprensión, de anarquía, de feminismo, de rabia deshilvanada en rimas certeras e hirientes.

Ahora La Furia vuelve, sin haberse ido jamás, y ha parido un “Vendaval” mucho más trabajado aunque igualmente combativo.

Abre con una intro de imposible saeta gregoriana que precede a “Lo llamáis cielo”, toda una declaración de guerra que continúa con la envolvente “Bruja del norte”, mucho más sombría. Después, en “Cachorras” La Furia da cuenta de sus influencias raciales (Si, le gusta la rumba, el soul, la copla y las copleras). “Mi silencio” es una personalísima oda a la sordidez que hace gala a la vez de una tremenda finura. “Aunque duela” con sus dejes morunos, es nostalgia pura; para después en “Llegando a casa” adentrarnos en la oscuridad de las mazmorras del alma, esas que sabe describir tan bien La Furia. “Quisiera vivir” resulta todo un himno empoderante y “El diccionario de la mala vida” es absolutamente reveladora al decir “Quiero saber más de mi que de nadie…” Porque eso -eso y mucho más- es La Furia. Es un discurso ametrallado con violencia; es una verdad a medio revelar; es una joya tosca y brillante.

Foto: Promocional.