Al lanzarse en solitario a finales del pasado año con su EP homónimo, fruto de una interesante y prometedora carrera en solitario, Anita Kuruba lanza ahora nuevo single. «Nadie me espera 2.0» está desde el pasado 31 de mayo, disponible en plataformas digitales.

La última y vibrante entrega de la artista madrileña está dedicada a aquellos -pero sobre todo a aquellas- valientes que abandonan su zona de confort para seguir el latido de una pasión.

Desde que Anita Kuruba comenzó carrera en solitario a finales del año pasado, tras más de una década al frente de Canteca de Macao, solo nos ha dado alegrías. Y de las buenas. Si primero llegó su EP homónimo, acogido con éxito entre público y crítica, hoy disfrutamos otra entrega de la madrileña, que esta vez llega en forma de canción. «Nadie me espera 2.0» no es solo el nuevo single de Anita Kuruba. También es una canción sincera, directa y con mensaje. Puro reflejo de la mujer que se sube al escenario.

«Nadie me espera 2.0» es todo un canto a la osadía que lleva dedicatoria incluida, detallada por la propia Anita: «A todas esas personas que alguna vez arriesgaron su zona de confort por perseguir su vocación». Eso sí, con mención especial para nosotras, las mujeres, defendiendo a aquellas «que priorizan sus ilusiones por encima de los pasos que socialmente les tienen asignados». «Valientes» -continúa- «que, por entregarse a su pasión, en algún momento se sintieron solas». Chapeau!

Una canción con esencia y «cero máscaras» ya que, según cuenta la propia artista, «Nadie me espera 2.0» llegó de forma rápida, «casi escritura automática». Sobre el proceso de composición, explica que a veces «las canciones llegan así, como esta, a capella y en unos 20 minutos. Aunque son muy pocas». Eso sí, la producción se prolongó más en el tiempo y es fruto del trabajo y la experimentación conjunta de Anita Kuruba y Carlos Leal Valladares.

Y no os dejéis engañar porque, «aunque parezca una canción triste, yo la siento con orgullo», detalla Anita. «Esta es la vida que elegí. Ella misma me da las herramientas para lidiar con lo que conlleva, así que cero dramas». Una lección de vida repleta de buenos deseos, que solo puede terminar con mejores palabras: «Brindo a vuestra salud y para que, si alguna vez os sentís así, recordéis que somos muchas en este barco».

Foto: Promocional.