La Filmoteca Canaria, con la colaboración especial de Animayo (Festival Internacional de Cine de Animación, Efectos Visuales y Videojuegos) y el Instituto Polaco de Cultura de Madrid, ha programado en los meses de junio y julio un ciclo fílmico dedicado al cine de animación hecha en Polonia bajo el título “Una mirada a la animación polaca”.

Esta programación se realiza en colaboración con Animayo y el Instituto Polaco de Cultura de Madrid

Se proyectarán dos ciclos de cortos bajo el epígrafe “La noche Dos Rombos” y “La animación polaca”: una retrospectiva” y dos largometrajes, “Loving Vincent” y “Un día más con vida”. Está programación es apta para mayores de 14 años.

Aurora Moreno destacó el gran trabajo que hace la Filmoteca Canaria en la difusión de contenidos de las producciones canarias y cómo nos acerca a lo mejor del panorama cinematográfico mundial. “Además de la difusión, la Filmoteca tiene un papel fundamental en la salvaguarda del patrimonio cultural de Canarias”, aseguró.

Damian Perea, director de Animayo, subraya la gran calidad de los contenidos que se producen en los países del Este, especialmente en Polonia, “que vive un periodo de luna de miel con el cine de animación desde casi los inicios del mismo cine. Esta programación quiere ser reflejo de esa vibrante realidad en su programación. Las películas polacas de dibujos animados solían ser terreno de experimentos artísticos y al mismo tiempo portadoras de contenidos literarios y filosóficos”.

Maestros de este género cinematográfico fueron Jan Lenica (1928-2001), que durante varios años trabajó en Occidente y fue autor de animaciones como “Laberinto” (1963) o “Ubu Rey” (1979); y también el director de “Cuentos inmorales”, Walerian Borowczyk (1923-2006), que se inició en el cine de animación con un corto surrealista, “Erase una vez”, en colaboración con Lenica.

En la actualidad, los principales creadores son Jerzy Kucia, Piotr Dumała y Zbigniew Rybczyński, ganador del primer Oscar polaco por la película “Tango” (1982). No obstante, en los últimos años quienes han tenido una mayor visibilidad han sido las directoras polacas Ewa Borysewicz, Renata Gasiorowska, Marta Pajek, Betina Bozek, Wiola Sowa, Tessa Moult-Milewska e Izabela Plucinska, que tienen mucho que contar sobre amor, humor y erotismo. Esta mirada a la animación polaca estará integrada por dos largometrajes, “Loving Vincent” de Dorota Kobiela y Hugh Welchman, nominado al Óscar en 2017, y “Un día más con vida” de Damian Nenow y Raúl de la Fuente, basado en la biografía de Ryszard Kapuściński, así como una selección de cortos que repasan la historia de la animación polaca.

Esta es la programación en ambas sedes de la Filmoteca:

TEATRO GUINIGUADA

Junio

19:00 horas

Día 11: La noche Dos Rombos

Día 18: La animación polaca: una retrospectiva

Julio

19:00 horas

Día 2: Loving Vincent de Dorota Kobiela y Hugh Welchman

Día  9: Un día más con vida de Damian Nenow y Raúl de la Fuente

LA GRANJA, ESPACIO DE CREACIÓN

Junio

19:00 horas

Día 13: La noche Dos Rombos

Día 20: La animación polaca: una retrospectiva

Julio

19:00 horas

Día 4: Loving Vincent de Dorota Kobiela y Hugh Welchman

Día 11: Un día más con vida de Damian Nenow y Raúl de la Fuente

LOVING VINCENT

Dirigido por Dorota Kobiela y Hugo Welchman, 2017.

Año 1891. Un año después de la muerte de Vincent van Gogh, el cartero Roulin le pide a su hijo Armand que entregue personalmente la última carta de Van Gogh a su hermano, Theo, después de que sus intentos previos de enviársela hubieran fallado. A pesar de no haber apreciado a Van Gogh y recordar el incidente cuando el fallecido se mutiló su oreja y se la dio a una prostituta, Armand acepta con disgusto debido al afecto de su padre por el pintor…

“Loving Vincent” da vida a los cuadros de Vincent Van Gogh en la primera película pintada al óleo que se produce a nivel mundial. Cada uno de los 65.000 fotogramas de esta historia es un cuadro pintado a mano por un pintor profesional aterrizado en los Estudios Loving Vincent de Polonia y Grecia, desde cualquier rincón del mundo, para formar parte de esta producción. Tan sorprendente como sus cuadros fueron su enfermiza vida y su misteriosa muerte.

Ningún artista ha atraído más leyendas que Vincent Van Gogh. Acompañado de etiquetas como mártir, loco o genio, el auténtico Van Gogh se descubre a través de sus cartas y se sigue ocultando con el paso del tiempo en el mito en que se ha convertido su figura. Van Gogh dijo en su última carta: “no podemos expresarnos mejor que a través de nuestros cuadros”. En esta película le tomamos la palabra y dejamos que sean ellos los que nos cuenten la verdadera historia de Vincent Van Gogh.

“Loving Vincent” fue rodada en un principio como una película normal con actores y, posteriormente, pintada a mano en lienzos fotograma a fotograma. El resultado final es la interacción de la interpretación de los actores representando famosos cuadros pintados por Van Gogh. La animación de estas representaciones pintadas hace que los personajes se integren perfectamente en el cuadro obteniendo un resultado final de una sorprendente belleza visual.

Primer largometraje compuesto por pinturas animadas, «Loving Vincent» es un film homenaje a Van Gogh en el que cada fotograma es un cuadro pintado sobre óleo, tal y como el propio Vincent lo hubiera pintado. Sus ochenta minutos de duración están compuestos por 56,800 fotogramas que han sido pintados, uno a uno, por una gran cantidad de excelentes pintores a lo largo de varios años, todos inspirándose en el estilo y arte magistral del pintor holandés.

Premios:

• 2017: Premios Oscar: Nominada a mejor largometraje de animación

• 2017: Globos de Oro: Nominada a Mejor filme de animación

• 2017: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película de animación

• 2017: Festival Internacional de Shanghai: Mejor película de animación

• 2017: Premios Annie: Nominada a mejor película independiente, guion y música

• 2017: Festival de Annecy: Premio del público

• 2017: Premios del Cine Europeo: Mejor largometraje de animación

• 2017: National Board of Review (NBR): Mejores películas independientes del año

• 2017: Critics Choice Awards: Nominada a mejor largometraje de animación

• 2017: Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor film de animación

• 2017: Satellite Awards: Nominado a mejor largometraje de animación

• 2017: Premios David di Donatello: Nominada a Mejor film de la Unión Europea

ANOTHER DAY OF LIFE

Un día más con vida

Dirigido por Damien Nenow, Raúl de la Fuente, 2018.

Kapuściński es un reportero polaco, idealista y amigo de las causas perdidas. En 1975 viaja a Angola, el último campo de batalla de la guerra fría, un lugar donde el saludo equivocado puede costarte la vida. El país africano y las personas que conoce en su inolvidable aventura, como la carismática guerrillera Carlota, lo cambiarán para siempre. El viaje suicida al corazón de las tinieblas transformó al periodista en escritor. “Un día más con vida” es la historia conmovedora del viaje de tres meses que el prestigioso reportero Ryszard Kapuściński realizó a través de una Angola devastada por la guerra, en la que los frentes cambiaban como un caleidoscopio, de un día para otro. Este largometraje de animación con imagen real está basado en el libro de Ryszard Kapuściński Un día más con vida.

Del mismo modo que los lectores del original literario, el público iniciará su viaje con Kapuściński en Luanda, la capital de Angola, en 1975. El país está inmerso en la descolonización, desatada tras el triunfo de la Revolución de los Claveles. Los ciudadanos portugueses abandonan a toda prisa los distritos más glamurosos de Luanda.

Aterrorizados por la posibilidad de un ataque a gran escala sobre la capital, empaquetan a toda prisa sus pertenencias en cajas de madera. Las tiendas cierran, el orden público desaparece gradualmente de las calles, los montones de bolsas de basura van invadiendo gradualmente la capital angoleña. Kapuściński sigue enviando cables a diario a la Agencia Polaca de Prensa desde la ciudad que se vacía.

En los últimos meses antes de la declaración de independencia, diferentes facciones del movimiento de liberación angoleño estaban enzarzadas en una lucha prolongada que decidiría quién iba a apoderarse de la república que estaba al caer. Kapuściński decide viajar a las líneas del frente de la guerra. Arriesgar la vida para ser el primer periodista del mundo en enviar reportajes a diario sobre los avatares del conflicto. Kapuściński trabaja bajo una presión inmensa en ese frente de guerra, con el terror y la soledad como materia prima de su rutina diaria. Viajar por la zona en conflicto es como una partida de la ruleta rusa: el saludo equivocado en un puesto de control puede costarte la vida.

Para Kapuściński, la guerra civil de Angola pronto deja de ser una guerra más que cubrir. El conflicto tiene un rostro humano: el de Carlota, la orgullosa luchadora, y del comandante Farrusco, dos de las personas a las que conoce durante sus viajes a las líneas del frente.

El escritor tiene que lidiar con un conflicto interno, porque Kapuściński se ve incapaz de limitarse a ser un observador pasivo y objetivo de los sucesos que tienen lugar a su alrededor. Siente compasión, afinidad, y un gran respeto por las personas cuyas historias quiere contar al mundo. Esto lo lleva a cuestionar el papel del corresponsal de guerra, a cuestionar los límites de la imparcialidad periodística y de la implicación en el conflicto. Para contar la verdadera historia de Angola sufre un gran cambio como ser humano y vuelve a nacer… como escritor.

Con secuencias de imagen real, lo que ofrece al público una oportunidad de conocer a los personajes más de 40 años después de los sucesos de la película. Un planteamiento que permite una profundización adicional y da credibilidad al mundo descrito en la animación.

Premios:

2018: Premios del Cine Europeo: Mejor film de animación

2018: Premios Goya: Mejor película de animación

2018: Festival de San Sebastián: Premio del público

2019: Premios Platino: Mejor película de animación

Foto: Damián Perea, Aurora Moreno y Antonio Bordón (coordinador del Departamento de Difusión de Filmoteca Canaria)