Equal Time (Capri Records Ltd., 2019) une a tres virtuosos, dos estrellas nacientes en la música del jazz junto al aclamado y veterano batería Jeff Hamilton. Esto supone una alianza musical basada en compartir la pasión por el swing y el disfrute de los intemporales de los clásicos del trio de órgano. La banda se conoce desde hace mucho, ha trabajado en diversos proyectos y ensambles. Equal Time captura de manera integral la camaradería y la telepatía musical que disfrutan entre los tres.

Construir ese trio de órgano, batería y guitarra configura una obligación que ya está inserta en la música rica en improvisación, en el jazz. No es un combo nuevo ya que se ha podido disfrutar desde los discos del inolvidable Jimmy Smith que “golpearan” la escena allá por el año 1956. Con esta combinación de Akiko Tsuruga (teclados), Jeff Hamilton (batería) y Graham Dechter (guitarra) esta tradición vuelve a reverdecer sus laureles. Tenían la obligación y han conseguido un sonido “poderoso” como coinciden en afirmar todos los expertos y una crítica que está vendida.

El trío rompe el fuego con una puerta inicial increíble: Mag’s Groove. Un blues de Akiko Tsuraga que establece la combinación ganadora de la banda, con una generosa intensidad, una inventiva que unos músicos de esa naturaleza sólo pueden generar y también, por qué no decirlo, una pasión raramente encontrada en un trío de nuestras generaciones. Desde ese punto de vista, el sabor añejo viene como anillo al dedo a nuestras expectativas. Con canciones como “Mag’s” escuchamos una declaración de principios de instrumentistas verdaderamente bien formados.

Además tanto Tsuruga como Hamilton y Dechter están ahí para apoyarse a sí mismos y no para el propio lucimiento. Unos y otros están a la espalda de los demás. No hay otro remedio cuando no hay red, cuando se lanzan al juego de la improvisación casi sin red, ni una gran banda en donde esta lucha se puede disimular. Aquí hay tres músicos trabajando por un bien: el groove, el funk y el jazz.

En el disco hay más canciones propias como el tema de Dechter, Orange Coals y algunas que han sido himnos apasionados del jazz como por ejemplo Moment’s Notice, un tema cumbre de la obra del gran John Coltrane.

Akiko Tsuruga

Originalmente de la localidad nipona de Osaka se mudó a los Estados Unidos para unirse al proyecto de Grady Tate. La organista ha tenido también muchos conciertos como líder y ha grabado discos como So Cute, So Bad. También la recordamos de sus giras inolvidables con el gran Lou Donaldson, cuestión que tiene su anclaje en una de las influencias más importantes en su arte al órgano hammond: el Dr. Lonnie Smith.

Jeff Hamilton

Se trata de uno de los gigantes cuando nos referimos a los baterías de jazz más cercanos al mainstream. Esencial para comprender algunas de las big bands más importantes como las de Woody Herman o las de Count Basie –que se dice pronto-. Ha colaborado con artistas como Ella Fitzgerald, Ray Brown, Monty Alexander o Oscar Peterson y no podemos soslayar tampoco su participación en la renombrada Clayton-Hamilton Jazz Orchestra –con la que actuó en las Islas Canarias hace relativamente poco-. También ha grabado con la cantante Diana Krall y con su propio trío.

Graham Dechter

Otra de las sorpresas agradables del disco, como miembro de la anteriormente mentada Clayton-Hamilton Jazz Orchestra desde que tenía 19 años, su nombre ya no es desconocido para el aficionado. Ha colaborado y trabajado con luminarias del estilo como Wynton Marsalis, Jimmy Heath, Nancy Wilson, Kurt Elling, Eliane Elias o Michael Buble. Ha editado con Capri recordings discos como Right on Time (2009) y Takin’ it there (2012).

Foto: Promocional.