Canarias Baila ya hizo historia el año pasado. Fue una irrupción arrolladora, con un nuevo concepto de festival que llevó a miles de personas tanto a su cita en Tenerife como a su réplica en Gran Canaria. Por primera vez, una gran muestra musical pensada para toda la familia con el reclamo de algunos de los mejores artistas del género a nivel mundial sobre un mismo escenario. Y funcionó, y sembró para el futuro nuevas oportunidades.

Y de aquel triunfo, esta nueva ventana con lo mejor del trap, abanderada por dos gigantes de la música actual. Hablamos de Bad Bunny y Becky G, artistas que reinan a nivel planetario y que pasan por ser dos de los cantantes más exitosos de la actualidad, con una notoriedad inigualable en la redes sociales y con llenos absolutos casi en cada uno de sus conciertos.

Bajo ese prisma, bajo ese foco de atención mundial, llegarán en el mes de julio a las Islas, una vez más con dos conciertos que apuntan al éxito absoluto: 18 de julio Gran Canaria (Anexo Estadio de Gran Canaria) y 19 de julio Tenerife (Amarilla Golf de San Miguel de Abona). Además, para una cita que ofrecerá un largo maratón de buena música, el cartel se completa con las actuaciones de Maikel Delacalle, Darkiel, Stee Ferrer, Ricky & El Capo, Sammyto, Mike, Antonio Boada y Wes.

Canarias Baila recibe a estos artistas con una producción de primera línea, con más de 700 personas implicadas, entre contrataciones directas e indirectas, y 40 empresas involucradas para que todo salga bien. Los recursos técnicos llegan a 80.000w de sonido, 250.000w de iluminación y 300m2 de pantallas led para un frente de escenario de 38 metros. Toda una apuesta gigante para una producción que quedará como una de las más grandes de la historia de Canarias. Y todo para una afluencia de público que se espera supere las 19.000 personas entre las dos islas.

Canarias Baila es también un fenómeno en su zona de influencia, con una impacto económico que reactiva a hoteles, comercios, negocios de restauración… Es una fiesta global, en la que se funde el ocio con la economía.

El crecimiento de Bad Bunny

Bad Bunny no es ni mucho menos el mismo que ya arrasó el año pasado en su doble visita a Canarias. Su figura artística, su presencia global, se ha multiplicado exponencialmente después del lanzamiento a finales del 2018 de su primer disco de larga duración, que salió a la calle con el título de X100PRE. Y no sólo es que se situara como el disco latino más vendido, sino que además atrajo un sinfín de alabanzas por parte de la crítica especializada.

Por citar sólo unos ejemplos: la revista Rolling Stone lo coronó como el nuevo “rey loco del pop latino”, al tiempo que The New York Times lo encumbró como “la voz más esencial de 2018”. Y así, una tras otras, en las valoraciones de ese álbum de estudio con el que cristalizó un éxito que se sustenta en billones de visualizaciones en plataformas digitales como Youtube. Y todo entre otras muchas conquistas, como fue la confirmación de su concierto en el prestigioso festival Coachella de Estados Unidos.

Ese disco, el X100PRE, apareció prácticamente por sorpresa el 24 de diciembre y que en pocas horas ya se había convertido en una de las obras más escuchadas en todos los servicios de streaming. Todo lo que toca lo hace oro. Similar a lo que ocurre también con Bekcy G, convertida en superestrella y proyectando su música a nivel mundial con potentes giras como la que llevará a cabo este verano por España.

Este 28 de junio dio su primer paso en el Share Festival de Barcelona y así completará su gira por nuestro país hasta acumular nueve conciertos. Su aval, éxitos absolutos de canciones como  Zooted, Mayores, Cuando Te Besé y Sin Pijama, con hasta cinco discos de platino en el 2018. Sin Pijama fue la tercera canción más vendida del año, el single más escuchado en España en Spotify, y el videoclip más visto en España en Youtube en 2018.