Miryam Latrece en la Sala de Cámara del Auditorio de Tenerife.

Sábado, 6 de julio de 2019.

Especial contacto en el fin de semana de estreno del Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken en el Auditorio de Tenerife, en esta ocasión servía el proyecto de Miryam Latrece en la Sala de Cámara. Pasaban las 20:30 horas, horario señalado para el concierto, cuando se presentaba en el escenario un cuarteto competente. ¿Quiénes formaban parte del envite? La mentada cantante madrileña, Michael Olivera a la batería, el contrabajista Pablo Martín Caminero y el pianista Daniel García Diego. Con esos mimbres las cosas no podían salir mal.

El repertorio no tenía desperdicio. Poco a poco, iban desgranando el que ha sido último disco de la cantante, ‘Vengo a cantarte’. Sonaron canciones consideradas estándares y reconocidas en todos los rincones del planeta. Uno de los momentos más preciosos y delicados correspondió a una versión del padre de la Bossa-nova, Joao Gilberto: Chega de Saudade. Fue probablemente un tributo no intencionado al músico que perdía la vida esa misma tarde de sábado. En Chega de Saudade, Miryam hacía suya la mítica canción. Cogía las riendas del clásico brasileño con firmeza, incluso cambiando la letra al castellano.

Así, la gente iba afirmando con la cabeza cada segundo de ritmo, cada instante de improvisación. Las introducciones de Pablo Martín Caminero, en ocasiones blandiendo el arco del contrabajo, constituían un auténtico lujo y no eran menos las intervenciones de Daniel García Diego al piano. Quien haya seguido un poco el ambiente madrileño sabe que estábamos ante un grupo absolutamente ensamblado, reputado y respondían positivamente a su fama. El tándem Martín Caminero, Michael Olivera (batería) se reconocía como un verdadero reloj que acudía puntual al ritmo propuesto.

Desde Mediterráneo de Serrat a Yo vengo a ofrecer mi corazón de Fito Páez, pasando por una genial versión de La leyenda del tiempo, así se las gastaban casi para acabar la noche. Antes de ofrecer este último número Miryam confesaba cierto atrevimiento a la hora de encarar un clásico del flamenco de este calado. No obstante la versatilidad de la artista la hacía llegar a la tesitura vocal, una vez más trayendo el clásico a su particular estilo. En eso ha de consistir un homenaje, en hacerlo propio, en cambiar en lo necesario una canción conocida por todos para adaptarla al repertorio y a sus propias tablas.

En definitiva, buena piedra de toque para el comienzo del Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken en lo que respecta a las actuaciones en teatros y en Tenerife. La única pega fue quizás la poca afluencia de público. A lo mejor rondaba el centenar de espectadores, cuestión ésta que merece un debate profundo sobre la poca capacidad que tiene la sociedad santacrucera de atreverse a acudir a un espectáculo de valía, más allá del lleno habitual de los conciertos de entrada libre en las plazas tinerfeñas.

El Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken continúa con conciertos como el de Avishai Cohen (Teatro Leal, La Laguna), Sinne Egg & Peter Sprague (Plaza Salytien, Adeje) entre otros. Toda la información del Festival está en las redes sociales.

Foto: Mara Saiz.