Hoy seleccionamos de nuestra particular discoteca el último disco de la cantante lusa Sofía Ribeiro que lleva el sonoro título de Lunga. El ecléctico repertorio incluye temas propios y también algunas versiones. En el primero grupo podemos destacar el tema título, la inicial Voa o por ejemplo O meu chao e um tapete, en el segundo recomendamos especialmente las dos que hay; la versión del trabajo de Mário Pacheco con la letra del inolvidable Fernando Pessoa con Há uma música do povo y la de Sindo Garay, La tarde.

Este disco sigue contando con Juan Andrés Ospina al piano, Petros Kamplanis al contrabajo y Marcelo Woloski a la percusión, con quienes la vocalista sigue apostando por una acertada estabilidad en la formación. El reciente lanzamiento de Lunga (2019) ha resultado ser el final de una trilogía que se puede complementar con Mar Sonoro (2016) y Ar (2012). Una oportunidad de oro para acercarse a la labor de esta vocalista nacida en Lisboa en el año 1978.

– Para comenzar la siguiente entrevista nos gustaría conocer antes sus orígenes ¿Cómo comenzó en la música? ¿Además de sus habilidades vocales toca algún otro instrumento musical?

Sofía Ribeiro: Los primeros recuerdos que tengo con la música son escuchando los vinilos de música clásica de mi padre. Me acuerdo de que a veces, cuando estaba triste, me acostaba en el sofá de la sala de mi casa, sola, y ponía el tema Adagio para cuerdas de Barber. Lloraba mientras lo escuchaba, y al final me sentía aliviada. A los 11 años entré en un coro infantil donde mis hermanas cantaban, en Vila Nova de Gaia, la ciudad donde crecí, y poco tiempo después me invitaron a cantar como solista en los conciertos del coro.

Hacíamos viajes por Europa en verano y cantábamos en los buses, en los aeropuertos, en la calle, en donde fuera… Fueron tiempos muy divertidos y muy importantes: fue una época en que entendí que me encantaba estar rodeada de música. Un día me enteré que mis hermanas estaban teniendo clases de piano en el conservatorio de música, y pedí a mis padres que me inscribieron también. Tuve clases de piano, guitarra, entrenamiento auditivo, y unos años más tarde empecé a tener clases de canto lírico. Hoy en día toco un poco de piano, de guitarra y de ukulele, más que nada para componer y para acompañarme a mi misma mientras practico.

– Preséntenos su nuevo disco, Lunga… ¿Cómo fueron las sesiones de grabación? ¿Dónde se realizaron?

– Sofía Ribeiro: Lunga es mi tercer disco de composiciones originales, que continua el camino que iniciamos hace siete años con mi cuarteto con el álbum Ar (2012) y Mar Sonoro (2016). Es nuevamente producido por el pianista colombiano Juan Andrés Ospina. En el repertorio se mimetizan elementos del jazz, el fado y la música brasilera. Tenemos varios invitados especiales en el album: el brasilero Vitor Gonçalves en el acordeón, el Israelí Roni Eytan en la harmónica, el Italiano Bartolomeo Barenghi en la guitarra, y varias amigas cantantes en coros desde Portugal, Grécia, Estados Unidos, España y Argentina.

Grabamos las bases del disco en el estudio ‘Systems Two’, en Brooklyn, Nueva York, en dos días intensivos. Todo lo demás lo hemos grabado en el estudio del ingeniero de sonido con quien hemos trabajado en los últimos años, Jeremy Loucas. Uno de los momentos que más recuerdo de las grabaciones fue el encuentro con Roni (harmónica). Nos conocimos directamente en el estudio para grabar el tema La tarde. Hicimos dos tomas, y fue simplemente mágico tocar con él. Era como si nos conociéramos musicalmente desde hace mucho tiempo. ¡Me alegra mucho que tengamos un video de ese momento tan especial! Me encanta el solo que él hace, y todo lo que el aporta en esa canción.

69267921_10162102986655564_4232759479311007744_n

– Sigue usted apostando por una banda que conserva una continuidad interesante, nos referimos a Juan Andrés Ospina –piano-, Petros Klampanis -contrabajo- y Marcelo Woloski –percusión-… ¿Cómo tuvo contacto con ellos?

– Sofía Ribeiro: Conocí a Marcelo Woloski y a Juan Andrés Ospina en Berklee College of Music, en Boston, donde estudié por dos semestres, en 2005. Me acuerdo de haber hecho una sesión en 2006 con ellos y con Andres Rotmistrovsky en el bajo (con quien he grabado mi disco Lilás, a duo), tocando temas míos, standards de jazz y del repertorio latinoamericano. Por muchos años no hemos tenido contacto, y nos volvimos a encontrar en 2010 en Nueva York. Ahí conocí a Petros Klampanis, a través de Juan. Petros tocó en una sesión de grabación de un disco que Juan estaba arreglando y produciendo, y le encantó su musicalidad y nivel como bajista. Cuando pensamos en alguien para formar un cuarteto, Juan de inmediato recomendó a Petros.

– ¿Qué significado le podemos dar a Lunga? En italiano significa largo pero no tenemos claro que por ahí vaya el asunto del título…

– Sofía Ribeiro : En realidad Lunga tiene el significado que cada uno quiera darle… La melodía de ese tema lo escribí en una época de crisis, en una mañana gris, donde sentí que cambiar el color del día (y de mi estado emocional) solo dependía de mí. Me imaginé a mí misma pintando el cielo de un color azul, y esa melodía me surgió en ese momento… Intenté ponerle palabras en portugués, en diferentes momentos, pero ninguna opción me sonaba bien. Sentía que quería expresarme de otra manera, y terminé inventando un idioma propio. La letra suena como un idioma, pero en realidad no tiene ningún significado específico… Solo más tarde me enteré que Lunga en italiano significa largo.

– ¿Qué planes tiene para darle un soporte en vivo a Lunga?

– Sofía Ribeiro: Tenemos planeado lanzar el disco en diferentes países, donde tocamos con frecuencia. Ya lo hemos lanzado en Nueva York y Buenos Aires, y estamos planeando giras para varios países en Europa (Portugal, Bélgica, España, Luxemburgo, Dinamarca, etcétera) y en varios países en Latino América. El próximo concierto de presentación del CD será el 16 de septiembre en el Festival de Jazz de los Andes, en Bogotá (Colombia).

– Hay una parte del disco en el que tiene su peso específico las letras de poetas, Ellen Bass, Eugénio de Andrade, María José Mota Ribeiro ¿Cómo entró en contacto con éstos?

– Sofía Ribeiro : Eugénio de Andrade era un poeta muy reconocido en Portugal. Un día leí su poema “Urgentemente” en un libro de poesía y sentí un impulso de hacerlo una canción. El poema habla de la urgencia del amor; de destruir palabras como “odio” y “maldad”, de destruir espadas. El mensaje es poderoso, actual y esencial… Entré en contacto con su familia, que representa sus derechos desde que el falleció, y me dieron permiso para musicalizar el poema.

Ellen Bass es una escritora americana. Conocí su trabajo en un workshop de escrita zen, en un centro Budista en Brooklyn, Nueva York. El profesor nos mostró muchos poemas, y el de Ellen Bass me conmovió particularmente. Empieza con una pregunta: “Y si tu fueras la última persona en tocar a alguien”? Es un poema que nos acuerda de que no tenemos idea de cuánto tiempo más vamos a vivir, y de que todo es impermanente.

¡Maria José Ribeiro es mi madre! (risas) A ella le gusta escribir poesía, y un día me mostró uno de sus poemas – Flor Silvestre – que ganó un premio especial en una competición de poesía. Cuando lo leí, sentí unas ganas inmediatas de escribir una canción. No le conté que la estaba componiendo. Terminé de escribir la canción, la ensayé con mi cuarteto, la tocamos en vivo en Nueva York, y envié un link de la grabación del concierto a mi madre en el día de su cumple años como regalo, de sorpresa. ¡Ha sido la canción favorita de muchos del disco!

– En el disco no reniega en absoluto de sus orígenes portugueses, nos ha sorprendido especialmente la lectura de Mário Pacheco de un poema de Fernando Pessoa Há uma música do povo… ¿Qué nos puede decir de esta adaptación?

– Sofía Ribeiro : Ese poema me llega de una manera muy particular. Los últimos versos dicen “Soy una emoción extranjera, un error de un sueño que se fue; canto de todas maneras, y así encuentro un sentido”. La melodía y harmonía de ese fado me encantan… ¡Creo que es mi fado favorito! Y me encanta el arreglo para piano y contrabajo que Juan hizo. Petros se aprendió la melodía que toca en la parte instrumental en el día del estudio y la toca divinamente, incluso con algo de ornamentos típicos del fado.

– Recordamos sus discos Mar Sonoro (2016) y Ar (2012), nos da la impresión que son un parte de un todo con este Lunga desde el punto de vista estético. ¿Es así? ¿Hay también una conexión entre estos tres proyectos desde el punto de vista musical?

– Sofía Ribeiro : En realidad no lo hemos pensado así inicialmente, pero terminó siendo una trilogía. El hecho de que haya sido la misma banda en los tres discos, y que haya sido la misma diseñadora (la increíble Silvia Ospina, hermana de Juan Andrés Ospina), le dio una continuidad musical y visual. Los tres discos tienen el mismo concepto cuando uno abre el disco (¡hay que tener el disco físico para darse cuenta de esto!). Cada uno de estos tres discos tiene 8 temas originales y dos covers.

En “Ar” los covers con dos temas brasileros. En “Mar sonoro” son dos fados. En Lunga es un fado y un tema Cubano. Los tres discos fueron grabados en Nueva York, producidos por Juan Andrés Ospina, mezclados y masterizados por el mismo ingeniero de sonido – Jeremy Loucas – y ¡Los tres tienen diferentes invitados especiales, todos de lujo!

– Recordamos con cariño un video que se hizo relativamente popular, una versión de Havemos de ir a Viana a capela con Juan Andrés Ospina, a dos voces. De hecho, Há uma música do povo es parte de esa música tradicional del Portugal ¿Se vería en un proyecto de fado con este concepto a dúo?

– Sofía Ribeiro : ¡Lo hemos pensado, y es una posibilidad! A mi me encanta cantar fado, pero me gusta más aún si encuentro mi manera personal de hacerlo. Esa versión de Havemos de ir a Viana es un ejemplo de una versión que no es para nada tradicional, pero que nos divierte mucho y que al público le encanta. Puede que en el futuro hagamos un proyecto a dúo solamente con fados.

Sería un proyecto muy bonito, y además fácil de concretar por ser tan sencillo en términos de producción. ¡Lo seguiremos pensando, y ojalá podamos concretarlo!

– ¿Cómo se puede conseguir un disco como éste tan –deje que se lo digamos- optimista?

– Sofía Ribeiro : El disco está disponible en todas las plataformas digitales  y muy pronto estará disponible en físico en CD Baby (¡Enviamos por correo a todas partes del mundo, para los que todavía valoran tener el disco en una cajita bonita con fotos y con las letras de los temas y sus traducciones en inglés!).

– Tremenda versión de La tarde de Sindo Garay, un referente de la trova cubana, ¿Qué supone para usted el trabajo de Sindo? ¡Hay qué ver cómo se atreve usted con el español!

– Sofía Ribeiro : ¡Muchas gracias! Me gusta mucho cantar en español… siento mucha conexión con el idioma. Conocí La Tarde a través de una versión de los portugueses Maria João y Mário Laginha. Me encantó la melodía, la harmonía y la letra, y me dieron ganas de cantarla en vivo. Desde que empecé a cantarla, mucha gente me preguntaba en que disco mío la podía encontrar. Finalmente decidí grabarlo, y me encanta el arreglo que Juan hizo y la participación de Roni en la armónica. En realidad, este el único tema de Sindo Garay que conozco, pero me encantaría conocer más!

– Según nuestros datos reside usted en New York ¿Cómo es estar en la Ciudad de los rascacielos? ¿Es el ambiente musical tan atractivo como parece?

 – Sofía Ribeiro : Viví en Nueva York por cuatro años, hasta hace unos meses. Fue una experiencia increíble, que me hizo crecer muchísimo como artista y como persona. Es una ciudad llena de cultura, que inspira constantemente. Vivir allá me incentivó a trabajar más duro, a tener más disciplina; me hizo buscar maneras de que lo que hago sea más único, más especial, y que tenga lo máximo de calidad posible. Es una ciudad muy cara, y es difícil tener calidad de vida allá. Pero artísticamente es la ciudad más estimulante que he conocido, y estoy muy agradecida por haber tenido la oportunidad de vivir allá.

Ahora se cerró ese ciclo, y estaré yendo a Nueva York a veces, para hacer conciertos, dar cursos o hacer proyectos. Por ahora estoy pasando una temporada en Bogotá, Colombia, y después no sé para donde iré. ¡Un día a la vez! Sigo viajando y haciendo mi música, y eso es lo que más necesito para sentirme estable y realizada, independientemente de donde esté.

– Muchas gracias por su tiempo, añada algo o incluso mande un saludo a los lectores de nuestra web www.cancionaquemarropa.es

– Sofía Ribeiro: Muchas gracias a ti ¡Fue un gusto responder a tus preguntas! ¡Un saludo muy especial a todos los lectores de Canción a Quemarropa!

Foto: Promocional