En el quinto día de la tercera edición del Festival de Cine Fantástico de Canarias Isla Calavera se está celebrando del 23 al 30 de noviembre, hemos podido disfrutar de una película denominada Vivarium. Dirigida por Lorcan Finnegan y protagonizada por Imogen Poots y Jesse Eisenberg hace un excelente paralelismo entre la vida de un padre y una madre y una historia de calado paranormal.

En la cinta, Finnegan no busca la sorpresa audiovisual a base de CGI y de fuegos artificiales sino que atrapa al espectador a base de guion, algo que se nos antoja tan importante los momentos que estamos viviendo. De esta manera, una joven pareja formada por una maestra de niños pequeños y por un jardinero del mismo colegio se encuentran en disposición de comprar una casa. Al acudir a una inmobiliaria, su visita a la coqueta urbanización no va a pasar desapercibida. Su adaptación en el complejo no va a ser del todo cómoda.

Ese es el juego, hay unos misteriosos moradores que vigilan el hacer del matrimonio y les encargan un interesante envite, que hagan crecer a un niño.

Es entonces cuando el guion nos sumerge en un potente banda de Möbius sin fin. Los planos cenitales de la llegada e intento de salida de la urbanización son bastante lujosos. Desde ese punto de vista, la película tiene un padre muy bien ganado en El Ángel Exterminador de Luis Buñuel y hasta alguna influencia más moderna como El Show de Truman (por lo menos desde el uso de esas casas unifamilares de tonos pastel).

Si tuviéramos que poner un pero a lo mejor hubiéramos introducido algún que otro contacto entre los “moradores misteriosos” y el matrimonio. Hay puntos no explicados profusamente, como por ejemplo el enigmático contenido televisivo. Sin embargo, a lo mejor esto hubiera frenado la intensidad que se logra en el trabajo.

Desde el punto de vista formal, la cinta es más que correcta y ofrece las dosis de tensión necesaria a base de banda sonora y estupendo trabajo con la cámara. A destacar en este punto la fotografía de Miguel De Olaso. Casi sin explicar ningún antecedente, la película logra otorgar a cada uno unos arcos de personajes redondos.

Gran parte de la crítica ha acertado en coincidir en que Vivarium podría haber sido un espectacular capítulo extendido de Black Mirror. También está ahí un poco de su fuerte. Buen guion, buenos personajes y selección de actores, si se la cruzan no se la pierdan: Vivarium.

Animamos, en consecuencia, a que el público en general acuda al Festival de Cine Fantástico de Canarias Isla Calavera que se está celebrando del 23 al 30 de noviembre en Multicines Tenerife.

Foto: Promocional.