La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 21 de diciembre en el Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife, recorre a través de más de 150 obras la trayectoria de un artista total

Manuel Padorno. Un oficio indecible, repasa de forma cronológica las cuatro grandes etapas creativas del intelectual canario, así como se encuentra complementada con 3 videos-documentales, realizados por el cineasta tinerfeño Miguel G. Morales.

El Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife acoge hasta el próximo sábado, 21 de diciembre, la exposición “Manuel Padorno. Un oficio indecible”, abierta al público desde el pasado 30 de septiembre. Compuesta por más de 150 obras, la muestra recorre la actividad creativa de un artista total como Padorno, y podrá visitarse en el siguiente horario: hasta el viernes, de 10:00 a 13:30 y de 17:30 a 20:00, así como el sábado (10:00-13:30 horas).

Manuel Padorno. Un oficio indecible repasa, de forma cronológica, las cuatro grandes etapas creativas del intelectual canario coincidiendo con el ochenta y seis aniversario de su nacimiento. De este modo, el recorrido por la muestra se inicia a partir de diferentes series de obras realizadas sobre papel, fechadas en la década de los setenta del siglo pasado; Fast Food, Charing Cross o Cuaderno USA suponen los primeros exponentes de su fascinación por el paisaje urbanita, así como retratan la antesala en el advenimiento del Nómada Urbano que, desde sus acrílicos de mediano y gran formato, traspasan el lienzo hasta abarcar, a principios del siguiente decenio, también su producción poética.

 El regreso al mar como fuente originaria de su indagación más personal, abre el desenlace de las últimas estancias de su pintura, así como el recorrido de “Manuel Padorno. Un oficio indecible”. En el Nómada marítimo desarrolla un rico imaginario de fuerte carga simbólica que alimentaría esa búsqueda definitiva, patente en el desenlace de la muestra, compuesto por la serie Capilla Atlántica, fechada a comienzos de la presente centuria. Este minucioso recorrido artístico, que viaja junto a Padorno por sus amadas urbes y la presencia envolvente de la playa y el mar, se encuentra complementado con tres videos-documentales, realizados por el cineasta tinerfeño Miguel G. Morales.

Foto: Promocional.