El maestro del jazz cubano Chucho Valdés ofrecerá tres conciertos en Canarias dentro de su gira europea 2020

El pianista y compositor, premio Latin Grammy 2019, visitará Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife los días 20, 21 y 22 de marzo de 2020, respectivamente Chucho Valdés, fundador de la ya mítica banda Irakere, considerada la banda más importante de la historia de la música cubana en la segunda mitad del siglo XX, llega a Canarias de la mano de la Asociación Cultural Isla y Ritmo, Producciones Volcánicas y Amusic Production para presentar el repertorio de su álbum Jazz Batá 2, con el que ganó hace unas semanas el premio al Mejor Album de Jazz Latino/Jazz de la 20ª edición de los Latin Grammy Awards.

Las citas para disfrutar estos conciertos serán el 20 de marzo en el Teatro Insular Víctor Fernández Gopar «El Salinero», de Lanzarote; 21 de marzo en el Teatro Leal, de San Cristóbal de La Laguna (Tenerife) y 22 de marzo en el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura.

Jazz Batá 2 es un trabajo excepcional en el que revisita una idea que exploró por primera vez en 1972: un trío de piano jazz con tambores batá en su lugar del juego de trampa convencional. Los Batá son los tambores sagrados en forma de reloj de arena utilizados en la música ritual de la religión Yoruba, mejor conocida como santería. En este álbum encontramos temas como ‘Obatalá’, una suerte de mini-suite que hace referencia al dios de la sabiduría y la justicia; y ‘Ochún’, reina de las aguas dulces del mundo, los arroyos, manantiales y ríos, personificando el amor y la fertilidad y que sincretiza con la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

También hay sitio en el disco para recordar a su familia, con el precioso tema ‘100 años de Bebo’, dedicado a su padre en el centenario de su nacimiento.

Para estos tres conciertos en Canarias, que junto al que ofrecerá en Asturias, son los únicos previstos en España dentro de su gira europea 2020, el veterano músico cubano viene acompañado de Dreiser Durruthy (Batá, percusiones), Yaroldy Abreu (Congas, percusiones), Ramón Vázquez (Contrabajo) y el propio Chucho al piano.

Chucho Valdés, una vida de excelencia musical

Chucho nació en la localidad de Quivicán el 9 de octubre de 1941 y bajo la influencia inicial de su padre, pianista excelso y pieza clave en el desarrollo del mambo, absorbió la tradición musical clásica, europea, al mismo tiempo que los rasgos de la música popular de la isla y del jazz norteamericano. Son las fuentes que otorgan en la actualidad un sello inconfundible a su obra composicional e interpretativa.

A la edad de 16 años, ya Chucho era pianista de la orquesta de su padre. Tras aquellos primeros pasos, vendría su presencia en la Orquesta del Teatro Musical de La Habana, cuyo maestro de armonía era el compositor Leo Brouwer.

Por esos mismos años, creó el conjunto “Chucho Valdés y su Combo”, con el cantante Amado Borcelá (Guapachá). Apto para empeños mayores, en 1967 fue llamado por Armando Romeu para integrar las filas de la Orquesta Cubana de Música Moderna, un ensamble que marcó pautas en el ambiente sonoro cubano. En 1973 nacía su agrupación insigne: Irakere, palabra yorubá que significa selva. Chucho y los compañeros de la macrobanda deseaban hacer una música que fusionase los ritmos afrocubanos de origen bantú, yorubá y carabalí con elementos musicales del legado universal. En aquella sonoridad se escuchaba, junto a un fraseo jazzístico de los instrumentos de viento y a los tumbaos de piano, una guitarra eléctrica procesada con pedales como el wah y el fuzz. Para muchos, fue una sorpresa.

La fórmula de orquestación ideada por Chucho marcó a las bandas cubanas que aparecieron posteriormente, en especial en lo referido al tratamiento de los metales. A propósito de Irakere y de su legado, Chucho Valdés confesó: “Todos y cada uno de los que pasamos por Irakere éramos desconocidos cuando llegamos, Irakere es un laboratorio de supermúsicos. Paquito, Sandoval, Maraca, Angá, Cortés… Irakere está reconocido como lo que fueron los Messengers de Art Blakey o el quinteto de Davis, sitios donde la gente llega y después rompe. Es mi orgullo que se reconozca el trabajo y el aporte de treinta años de música.”

Chucho Valdés tiene en su haber un total de 87 discos y 33 colaboraciones en otros proyectos discográficos, así como un total de diez Premios Grammy en distintas categorías.

Estos tres conciertos previstos en Canarias están organizados por la Asociación Isla y Ritmo, Producciones Volcánicas y Amusic Production, cuentan con la colaboración del Cabildo de Fuerteventura, Cabildo de Lanzarote, Teatro Insular ‘El Salinero’ (Lanzarote), Ayuntamiento de San Cristobal de La Laguna, Organismo Autónomo de Actividades Musicales de La Laguna, Teatro Leal.

Foto: Promocional.