La Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife destaca la figura de la científica Marie Curie en la inauguración de su curso académico

En esta sesión se entregarán también los premios a los dos mejores expedientes del curso 2018-2019 de los Grados de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Laguna

Mañana martes, 21 de enero, la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife llevará a cabo la Sesión Inaugural del Curso Académico, a las 19.30 horas, en el Colegio Oficial de Médicos en Santa Cruz de Tenerife. La ponencia inaugural girará en torno a la científica y Premio Nobel Marie Curie. La ponente, la doctora Mercedes Cruz Díaz, se centrará en el aspecto del radiodiagnóstico, dentro de la extensa labor realizada por esta investigadora. Precisamente, Cruz Díaz es jefa de Sección de Radiodiagnóstico en el Hospital Universitario de Canarias.

Asimismo, en esta sesión inaugural se hará entrega de los Premios en memoria de los doctores Tomás Cerviá Cabrera y Luis Wildpret Álvarez, dirigidos a los mejores expedientes del curso 2018-2019 en los Grados de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Laguna. De esta forma, recibirán el galardón Miguel Márquez Gómez y Noa Lorena López Miranda.

Dentro del orden del día, la Real Academia de Medicina de Santa Cruz de Tenerife procederá también a la lectura de su Memoria, así como del fallo del concurso de galardones, hecho público en fechas recientes, que distingue cinco trabajos relacionados con problemas sanitarios que afectan al Archipiélago y temas de medicina en general.

Marie Curie

Pese a que Marie Curie, nacida en Polonia, no pudo ingresar como alumna en una institución de educación superior por ser mujer, esto no la disuadió a la hora de estudiar, investigar y descubrir. Fue la primera científica en recibir el Premio Nobel, de hecho, fue distinguida con dos de estos galardones en categorías diferentes. Además, se convirtió en la primera catedrática de la Universidad de la Sorbona en París. Su doctorado giró en torno a la investigación sobre la radioactividad.

Marie y su marido Pierre Curie descubrieron dos nuevos elementos más radioactivos que el uranio: el radio y el polonio. En 1903 recibieron el Premio Nobel de Física, junto a Henri Becquerel, por sus investigaciones sobre la radioactividad.

Tras la muerte de Pierre, Marie continuó sus investigaciones y su trabajo en la Universidad y muy pronto descubrió que la radioterapia podría ser un tratamiento contra el cáncer. En 1911 llegaría el segundo Premio Nobel, en esta ocasión en la categoría de Química.

Foto: Marie Curie