Desde Culturamanía y Canción a quemarropa queremos lanzar un mensaje de esperanza y una exigencia. Esperanza, porque en la extraordinaria y difícil época que estamos viviendo, gracias a la intervención del covid-19 coronavirus, tenemos la posibilidad –aún- de expresarnos a través de esta vía marcando una postura cultural y civilizada y exigencia, porque el Estado español tiene que responder de manera correcta, ponderada a la situación de urgencia y firme a la inestabilidad de algunos trabajadores –y muchos de ellos autónomos- más apretados por la situación: aquellos que viven de la cultura en directo.

De esta manera nos ha parecido absolutamente justo hacernos eco de las declaraciones del Ministerio de Cultura alemán que promete a este campo de la cultura ayudas cuyos beneficiarios serían estos campos laborales que ahora se quedan “en la calle”.

Recordamos que ya de por sí es grave la situación desde el punto de vista sanitario y que las Instituciones Públicas deben operar de manera rápida para calmar el malestar que nos ha hecho llegar –casi en unanimidad- el sector cultural no sólo en Canarias sino a nivel Estatal.

Sin embargo, en entornos parecidos al nuestro como Alemania, la Ministra de Cultura, Monika Grütters ha prometido a través de una entrevista, refrendada en algunos portales oficiales, que en vista de la multitud de cierres y cancelaciones de actos culturales el Gobierno alemán tomará medidas de ayuda para artistas y entidades musicales. De esta manera y citamos textualmente:

«Soy consciente de que esta situación supone una gran carga para las industrias culturales y creativas, y en particular para las instituciones más pequeñas e independientes. Puede poner a los artistas en una angustia considerable».

«En esta situación, sin embargo, también reconocemos que la cultura no es un lujo y ahora estamos viendo cuánto nos falta si tenemos que prescindir de ella por un tiempo determinado»

«Si recomendamos cancelar eventos en esta situación, lo hacemos porque actualmente estamos lidiando con una situación de emergencia excepcional».

«Los artistas y las instituciones culturales pueden confiar en el Gobierno, especialmente teniendo en cuenta las situaciones de vida y las condiciones de producción de las industrias culturales, creativas y de medios. Escuchamos sus preocupaciones y trabajaremos para garantizar que se incluyan los intereses especiales del sector cultural y el sector creativo cuando se trata de medidas de apoyo y de liquidez».

«Tenemos que reaccionar ante las dificultades y emergencias que no son nuestra culpa y compensarlas. No solo debe valernos la economía, sino también nuestro paisaje cultural, que ha sido muy afectado por las cancelaciones»

Culturamanía y Canción a quemarropa dan la cara por los trabajadores de la cultura en el momento más duro.

Una cosa más, ¡Quédate en casa!

Foto: Promocional.