Los profesores de la Escuela Municipal de educación Musical, comúnmente conocida bajo el nombre de EMEM, han puesto en marcha una campaña en el conocido portal Change.org para parar los despidos que se han producido por la crisis del Covid-19.

Nos hacemos eco de su comunicado:

La Escuela Municipal de educación Musical (EMEM) ha sido cerrada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. La EMEM, de titularidad municipal, está actualmente gestionada por la empresa Eulen S.A., la cual nos acaba de notificar que hemos sido despedidos debido a la crisis sanitaria del COVID 19. No se trata de un ERTE como nos habían dicho sino de despidos, a pesar de las recomendaciones del Gobierno central de que se traten de evitar.

La EMEM funcionaba online en estos momentos con gran aceptación por parte de los alumnos y alumnas del centro. Es decir, estaba en funcionamiento de manera no presencial, siguiendo las recomendaciones del Real Decreto-Ley 8/2020 que establece que el trabajo a distancia es una medida prioritaria frente al cese temporal o reducción de la actividad que la empresa debe adoptar siempre que ello sea posible.

Denunciamos la falta de capacidad y el desinterés del Consistorio municipal y la avaricia empresarial ante la imposibilidad de poder realizar un ERTE y ante la posibilidad real que les permite la ley de ahorrarse los costes de la plantilla decide, de manera irracional y sin comunicación clara y transparente, realizar despidos sobre los 36 laborales fijos discontinuos argumentando finalización del servicio como lo harían si fuera el 30 de junio haciéndonos creer previamente que estábamos en un ERTE.

La EMEM está formada por una plantilla de 56 trabajadores/as de los cuales 9 son personal de portería, limpieza y administración y 47 docentes. Los 11 restantes trabajadores, por las distintas funciones que se realizan en la escuela y por funcionamiento del servicio, suman 11 trabajadores más, entre contratos eventuales, de obra y servicio e indefinidos que aún no se conoce en que situación quedarán.

La decisión de dejar sin trabajo al personal docente y no docente ha dejado a unas 1600 familias sin la posibilidad de entrar a sus hogares a través de clases online contribuyendo de gran ayuda y estímulo para soportar mejor el confinamiento que toda la ciudadanía está viviendo.

Es ahora cuando los mal interpretados servicios no esenciales, pasan a ser más esenciales que nunca por su capacidad de activar anímicamente a través de la música a muchas personas.
Ante esta decisión de la empresa, secundada por el Ayuntamiento, el profesorado creemos que no sólo es una resolución injusta sino ilegal y por ese motivo estamos estudiando emprender las acciones que sean necesarias para la defensa de nuestros derechos.

Foto: Promocional.