Tres años y medio después de haber sufrido un infarto cerebral, el afamado cantautor nacido en Manila Filipinas, en el año 1943, Luis Eduardo Aute ha fallecido. Cantautor, cineasta y pintor fue verdaderamente prolífico hasta que su salud se lo permitió.

Tuvo como influencias decisivas artistas de la calidad de Bob Dylan o Joan Báez, así como cineastas de la altura de Joseph L. Makiewicz o el mismo Stanley Kubrick. Era famoso por haber tenido acceso a esa cultura antes que España, probablemente pudo verlos en el exilio.

Aute comenzó en la música en el año 1966 y después de ciertos avatares empezó a ganar una merecida fama. Después de escribir para ciertas personalidades de la música en el Estado español, como por ejemplo Rosas en el Mar que popularizaría Massiel, Luis Eduardo Aute empezó a componer de manera magistral para una carrera propia.

Luis Eduardo Aute formó parte de esa cantidad de cantautores que se esforzaron por cambiar la sociedad en la transición española. Suyos fueron ciertos himnos que fueron fundamentales en esa etapa histórica del país. Esta generación de autores incluían dentro de las canciones un mensaje no sólo artístico sino también político importante. Era una canción valiente que estaba a la altura de lo que se necesitaba en los tiempos.

¿Quién no recuerda aquel mítico disco grabado Mano a Mano (1993) con el bravo cantautor cubano Silvio Rodríguez? La trova cubana era fuente de inspiración a buen seguro incansable para el artista.

Fuera de esa época también fue para nosotros importante discos como Alas y Balas (2002, Emi Music) en donde el cantautor se apoyaba con la nueva generación de músicos que poblaban los locales madrileños, por ejemplo Javier Álvarez. Por otro lado, también fue decisivo algún disco recopilatorio y de homenaje como Mira que eres canalla, Aute (2000, Virgin Records).

Para Canción a quemarropa supone realmente un palo enorme, Luis Eduardo Aute fue el primer artista al que nuestro programa de radio tuvo el placer de entrevistar. Recordamos que fue en la localidad de Vecindario, en Gran Canaria y las imágenes y nuestra memoria nos agolpan en estos momentos de dolor.

Descanse en paz, Luis Eduardo Aute. Las redes sociales se han poblado de recordatorios y de homenajes a su nombre. Un importante legado de forma de discográfica, filmoteca y pinacoteca nos recordará su genio indiscutible.

Foto: Promocional