DESMENTIDO Y ACLARACIÓN: El pasado día 9 apareció en varios periódicos digitales, entre ellos “El confidencial”, la noticia de que LUIS EDUARDO AUTE murió de “coronavirus” y con parte de sus facultades físicas y psíquicas mermadas, e incluso se dan detalles sobre como fue su contagio; noticia en la que se citan tres informadores: Gaizka Urresti y Pepe Añón –director y director de fotografía del documental “Aute-etrato’”– y la periodista Rosana Torres.

Tras pedirles ayer a los citados informadores la rectificación urgente en torno a sus inciertas declaraciones y no habiéndolo hecho públicamente. considero que es muy importante ACLARAR cuanto antes que esa información es TOTALMENTE FALSA y absoluta y absurdamente INVENTADA.

Una vez más, pasándose por la entrepierna el deseo de la familia de Eduardo de respetar y mantener su privacidad e intimidad –cosa que han mantenido ejemplarmente durante más de tres años– se inventa, se escribe y se hace pública una historia totalmente falsa.

Nada más leer esta información he hablado con la familia de Eduardo y efectivamente no solamente es falso lo publicado, sino que además en ningún momento ninguno de los informadores se ha puesto en contacto con la familia para confirmar o desmentir la noticia. O sea se trata de una falsedad consciente e insostenible.

Eduardo se nos fue como consecuencia de una inesperada complicación de la enfermedad que padecía. Se encontraba en un proceso de recuperación de sus facultades físicas, pero psíquica y mentalmente estaba sorprendentemente bien sobre todo teniendo en cuenta la larga y grave crisis por la que estaba atravesado

Hay una pequeña anécdota personal que nunca he querido contar públicamente, pero que hoy, frente la falsedad y la frivolidad de la noticia anterior, me decido compartir:

La última vez que estuve con Eduardo en su casa –cuando empezó a recuperarse– viví una situación impresionante. Estando con él en su casa llegaron unos amigos de la familia que yo no conocía. El hijo de Eduardo me presentó a los recién llegados diciéndoles que yo era Fernando Lucini, y en aquel momento, de inmediato, Eduardo levantó la mano y dijo con rapidez y seguridad: ¡G0nzález Lucini!… No sé hace cuanto tiempo me no llamaban González, apellido que fue condenado ya allá en los años de escuela; pero Eduardo se acordaba perfecta y sorprendentemente y decidió reivindicarlo… Al verle, al escucharle y al sentirle tan extraordinariamente lúcido. no lo pude evitar, se me saltaron las lágrimas de alegría y de emoción. Ese es uno de los más bellos recuerdos que tengo del amigo Eduardo.

Pues eso… por si acaso los falsos informadores de la noticia siguen sin desmentirla, la desmiento yo.

A fin de cuentas da igual de que murió EDUARDO, lo único lamentablemente irremediable es que se nos fue… Lo que pasa es que no hay nada que más de indigne y me repugne que la intencionada frivolidad de ciertos informadores y medios de comunicación. Creo que cuando se produce tenemos el deber de denunciarlo.

La fotografía adjunta fue tomada tras la realización del programa de TVE y la UNED: “Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA” que rodamos en el estudio de Eduardo. En ella aparecemos el equipo que realizamos aquella serie. Recuerdo inolvidable, ¡como tantos!

Texto: Fernando González Lucini

Foto: Promocional (del facebook del autor de la nota).