Ha fallecido en las últimas horas uno de los nombres más importantes y pioneros del rock de todos los tiempos, Little Richard. Nacido con el nombre de Richard Wayne Penniman, en Macon, Georgia, el 5 de diciembre de 1932, tenía 87 años.

Cantante, compositor y pianista de rock and roll ha sido considerado un verdadero icono de los movimientos ciudadanos afroamericanos, incluso siendo él uno de sus más importantes abanderados. Comenzó su carrera en el primer año de los 50 pero fue desde mediados de la década de los 50 cuando fue añadiendo títulos de canciones que serían fundamentales dentro del songbook estadounidense. ¿Quién no se acuerda de Tutti Frutti? Quién no ha tarareado aquello de Tutti frutti, all rooty, a-wop-bop-a-loon-bop-a-boom-bam-boom.

Después de ese tremendo éxito seguirían sencillos de la trascendencia de Long Tall Sally, Jenny, Jenny o incluso Good Golly, Miss Molly. A esas alturas ya era considerada una rock star dentro del firmamento americano del rock.

Little Richard fue reconocido en innumerables ocasiones, no sólo como miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll (en dónde entró como parte de su primer grupo de miembros en 1986) sino también con la intervención en innumerables cameos de películas y programas de televisión. Su presencia se llegó a considerar clásica dentro de cierto circuito. Muchos lo comparan con el que está considerado Rey del Rock, Elvis Presley y su influencia dentro del rock and roll está fuera de toda duda.

Como es habitual, las redes sociales se han llenado de una gran cantidad de pésames por la pérdida de esta figura trascendental en el show business americano.

En conclusión, ha fallecido Little Richard una persona clave para entender la popularidad del rock de Estados Unidos. Figura vital dentro del estilo y también dentro de las músicas de origen y raíz afroamericanas. Descanse en paz, Little Richard.

Foto: Promocional.