Museos de Tenerife ha aprovechado este período sin visitantes para ejecutar actuaciones de mantenimiento e intensificar las mediciones de parámetros ambientales de las instalaciones del Castillo de San Cristóbal, situadas en el subsuelo de la santacrucera Plaza de España, donde se ubica el histórico cañón El Tigre

El equipo de conservación preventiva del Organismo y Autónomo de Museos y Centros (OAMC) del  Cabildo de Tenerife, entidad que preside la consejera insular Concepción Rivero, ha aprovechado el cierre temporal del Centro de Interpretación del Castillo de San Cristóbal, con motivo de la crisis sanitaria del Covid-19, para realizar trabajos de mantenimiento y conservación.

Así, Museos de Tenerife ha ajustado en este período sin público las mediciones de humedad y temperatura en las instalaciones ubicadas en el subsuelo de la santacrucera Plaza de España, donde está situado el centro de interpretación, con el objetivo de conseguir mantenerlas constantes y en la franja de parámetros deseables, tanto para la conservación de las colecciones como para la comodidad y bienestar de los visitantes una vez que el recinto sea reabierto.

En concreto, los diferentes ensayos y pruebas realizadas han permitido regular la combinación de factores ambientales para mantener los parámetros óptimos y garantizar la correcta conservación de una pieza de incalculable valor histórico: el cañón El Tigre, decisivo en la derrota del almirante inglés Horacio Nelson en su intento de invadir la isla en 1797 y convertido, desde entonces, en uno de los símbolos más preciados por el pueblo tinerfeño. En base a las pruebas que se han realizado, se ha conseguido mantener unos parámetros ambientales idóneos (humedad relativa entre 40-45% y temperatura entre 20-24ºC).

También se trabaja en la mejora de la iluminación del centro, tanto en cuanto a la calidad como a la eficiencia lumínica, reemplazando los halógenos de la sala de exposiciones del cañón El Tigre por otras luminarias de menor consumo y baja emisión de radiación lumínica (IR y UV), con sensores de movimiento de encendido y apagado. Caso extensivo también para los fluorescentes del resto del recinto.

Este centro, adscrito al Museo de Historia y Antropología de Tenerife, dependiente del OAMC, es una propuesta interpretativa que permite al visitante descubrir y contextualizar los restos de la muralla del Castillo de San Cristóbal y conocer algo más sobre la historia de la isla.

En junio de 2006, durante las obras de remodelación de la Plaza de España en Santa Cruz de Tenerife, aparecieron los restos de lo que fue el Castillo de San Cristóbal, principal baluarte defensivo de la isla. Ante la importancia histórica del hallazgo, se decidió proteger y valorar este recurso, incorporando al proyecto original del equipo de arquitectos suizos Herzog & de Meuron, una galería subterránea que se habilitó para hacerlo visitable.

El centro expone el sistema defensivo que tuvo Tenerife, realizando un recorrido no sólo por los castillos de Santa Cruz -como San Cristóbal, San Juan o Paso Alto-, sino también por los que se repartieron por el resto de la geografía insular, de los cuales algunos continúan hoy en pie, como el de San Felipe, en el Puerto de la Cruz, o el de San Miguel, en Garachico. También hace un rápido y fugaz repaso a la historia de la ciudad de Santa Cruz y culmina con la explicación monográfica dedicada al propio Castillo de San Cristóbal, desde su edificación en 1575 hasta su derribo en 1928.

 Foto: Promocional.