El Festival Internacional de Danza y Cinedanza, Danzattack, ha concedido en su edición de 2020 el ‘Premio de Honor Por Amor a la Danza’ de manera individualizada a Miguel Navarro y Rosalina Ripoll, creadores del Centro Internacional de Danza de Tenerife como más de 40 años de actividad profesional en la Isla de Tenerife. Cada uno recibirá su propio galardón en el acto que tendrá lugar el día 4 de octubre, a la conclusión del V Encuentro Escolar da Danza Escolar en el Teatro de El Sauzal.

Danzattack llega en el presente 2020 a su décima edición con un intenso programa de actos que tendrán como epicentro de celebración el municipio de El Sauzal y que se llevará a cabo del 2 al 11 del próximo mes de octubre. Toda la programación se puede consultar en la web www.danzattack.com. Danzattack cuenta con el patrocinio de Fundación Disa y la subvención del Ayuntamiento de El Sauzal y el Cabildo de Tenerife.

Miguel Navarro, nacido en Murcia, comenzó en 1953 sus estudios de danza clásica. A lo largo de su amplia carrera como profesional, ha protagonizado momentos brillantes dentro de la historia de la danza en España, como su participación en el cuerpo de baile del Gran Teatro del Liceo de Barcelona; en el ámbito internacional también ha vivido momentos destacados, como su vinculación al Teatro de Burdeos como bailarín estrella o su presencia en la compañía de Ballet de Zurich, entre otros muchos hitos. A finales de la década de los 70 funda en Santa Cruz de Tenerife la compañía de Ballets de Tenerife.

Por su parte, Rosalina Ripoll nació en la República Dominicana y a los tres años se mudó a Barcelona. Muy joven, a los 14, comenzó su carrera en la docencia  como ayudante del maestro Juan Magriñá, para dos años más tarde ser profesora titular de la mítica escuela de la calle Petritxol en Barcelona. En 1964 entró como profesional  en el cuerpo de ballet del Gran Teatro del Liceo.  Es titulada Superior en Danza Clásica y Clásico Español por el Instituto del Teatro de la Diputación de Barcelona. (Conservatorio Profesional de Danza de Barcelona) desde el año 1969. En 1972 se establece Tenerife y funda su propia escuela, llamada ‘Giselle’ en aquel entonces, transformándose más tarde ‘Centro Internacional de Danza Tenerife’.