Este disco, grabado durante 2019, recoge la realidad compositiva de los últimos tres años de Sílvia PérezCruz: trece canciones originales con letras propias y algún poema prestado. Farsa (género imposible) responde a la inquietud de Sílvia en relación a la dualidad de lo que se muestra y lo que realmente somos, por cómo sobrevive la fragilidad del interior, de lo íntimo, en estos tiempos en los que la superficie es tan arrasadora, en los que lo que se ve se puede llegar a confundir con lo que se escucha. Donde lo visualmente jugoso puede estar vacío. Lo hueco. La mentira.  

Reserva aquí Farsa

La palabra farsa viene del francés «farsiment»: durante los entreactos de las comedias de la corte del Rey Luís XVI, contrataban a unos cómicos para que rellenaran el tiempo con entretenimientos varios, generalmente, situaciones satíricas e histriónicas. Con el tiempo, un farsante se ha convertido en un impostor, en una persona que «rellena», en un mentiroso.

Canta aquí Sílvia canciones que ha compuesto dialogando con otras disciplinas artísticas como el cine, la danza, la poesía o el teatro, entre otras, que se empeñan en ensanchar la vida, recreándola.

Muchas veces se habla del teatro como el lugar de la mentira. Y no es del todo incorrecta la idea. Quien miente sabe que miente. No se puede mentir sin querer. Para que empiece la actuación hace falta lo mismo: el saber que se está actuando. Pero a diferencia de la mentira que nace para intentar ocultar alguna cosa, el teatro busca desvelar, hacer aparecer, a fuerza de repetir, algún sentido.

Y en el teatro (cuando sucede) hemos visto, que la máscara se vuelve piel, que eso que hacemos con dedicación y esmero, es eso que somos, al menos durante el tiempo que dure el deseo de sostener el gesto.

Cada canción de este drama, será la invitación a entrar a un mundo, a viajar desde el cuarto interior al grito del amor animal, al encierro de una celda inesperadamente añorada, al baile como respuesta al dolor, o a las palabras de la infancia recreando sueños con todos los blancos de los esquimales.

Pero también cada canción será una pregunta acerca de la verdad. Si ya el sonido en su misterio le revela al cuerpo cosas inefables, qué pasa cuando se vuelve canción, cuando la palabra se encarna y nos transforma ¿Acaso no es cierto ese temblor? ¿No es cada canción que cantamos también un pequeño cuarto desde el que intentamos entender el mundo?

Texto: Pablo Messiez

Fotografía: Alex Rademakers

Maquillaje: Estrella Elorduy