Blau Salvatge es un trabajo caleidoscópico conformado por seis pasajes sonoros, cada uno de ellos dotado de una luz y unos colores distintivos que les confieren la condición de obras únicas, a la vez que atribuyen coherencia discursiva entre todas ellas. Con la voluntad de obtener resultados diversos, cada obra ha sido abordada des de un punto de partida y a través de un proceso compositivo diferente. También la singularidad de una agrupación instrumental nada convencional facilita el sonido único del conjunto.

Grabado en Barcelona -donde Joan Pérez-Villegas se formó en percusión clásica y contemporánea y en composición en la ESMUC- este álbum ha sido concebido por el autor como una síntesis de sus vivencias y sus aprendizajes en la ciudad condal, tanto a nivel musical como humano. Los jóvenes artistas que han colaborado en este proyecto son, sin excepción, amigos y compañeros de estudios: Pau Lligadas (bajo), Josep Cordobés (batería), Ariadna Rodríguez (violín), Pau Vidal (flautas), Toni Pineño (clarinetes), Joan Mar Sauqué (trompeta), Max Salgado (trompa), Leire Corpas (guitarra) y el mismo Joan Pérez-Villegas (marimba y vibráfono) han sido los intérpretes que, bajo la batuta de Miquel Villalba, grabaron los días 21 y 22 de Junio de 2019 en los estudios de Sol de Sants (con Alberto Pérez). Producido por Joan y Marc Urrutia, la mezcla y la masterización del CD han recaído en manos de este último. Asimismo han aportado su trabajo Ángel Pérez (vídeos y fotos) y Gemma Ragués (ilustraciones) quien, juntamente con Carla Ejarque, se han encargado del diseño del disco.

Conocer la trayectoria del compositor y percusionista nos ayuda a entender de dónde surge el universo musical que nos ofrece, en el que música clásica, jazz y música contemporánea, como si de los tres colores primarios se tratase, se superponen y combinan a cada momento para dar lugar a una paleta amplísima de tonos resultantes. La exploración rítmica, que ya se ha convertido en firma del autor, no se nos hace esperar ni un minuto, siendo Algorritme I la pieza que da inicio a este disco. En la segunda obra, la más larga del álbum y homónima a este, la armonía y la variación tímbrica y motívica cobran protagonismo. La melodía que el vibráfono y los crótalos nos susurran al principio de Joc de Dames y que se irá variando al largo de casi 9 minutos, no es otra que la canción popular La Dama de Mallorca, constituyendo así un homenaje por parte del compositor a su tierra natal.

Después de un plácido final, nos sorprende la agresividad de Dues Pinzellades: Dripping, la única obra dodecafónica de este compendio, inspirada en la técnica pictórica del “dripping”, desarrollada por el pintor norte americano Jackson Pollock. Vaivé es la única pieza en la que, en lugar de violín, escuchamos la guitarra clásica. En esta obra, vertebrada por una célula rítmica que no dejará en ningún momento de estar presente, podemos percibir sonoridades de góspel, música brasileña, funk, etc., que han hecho de ella el single. Con Floorislava concluyen estos 43 minutos de música; una pieza textural en la que es difícil oír melodías cantables, y en la que una serie de cánones forman un entramado sonoro que no para de crecer hasta asfixiar al oyente, para liberarlo repentinamente en un final abrupto.

Actualmente, Joan Pérez-Villegas estudia composición de jazz contemporáneo en Berna (Suiza), mientras prepara el lanzamiento de este disco y sigue desarrollando nuevos proyectos, sin dejar de frecuentar Cataluña, donde sigue ejerciendo como freelance.

Foto: promocional.