Preestreno por todo lo alto del Festival de Cine Fantástico Isla Calavera en el popular Multicines Tenerife, en La Laguna, Tenerife, con la proyección de una de las películas que hicieron historia dentro del género de terror y de ciencia ficción; El Exorcista.

En la presentación de la película se otorgó un premio de “Embajador del Festival” al actor Carlos Areces que aprovechó para darnos alguna dosis de humor y hablar de su experiencia con el título que congregaba a un buen número de público y por mor de la crisis de Coronavirus que estamos pasando, situado en dos diferentes salas para evitar problemas de gran congregación de fans.

El Exorcista es una película que fue publicada en el año 1973 y contó con la dirección de William Friedkin t con un guion escrito por William Peter Blatty. El impacto de este trabajo fue tal que dejó en el inconsciente colectivo una impresión absoluta: se había logrado impregnar en el público general una visión polémica de la iglesia católica. Fue protagonizada por Ellen Burstyn, Jason Miller, Linda Blair, Lee J. Cobb y Max von Sydow. En España se estrenó en 1975, con ciertos cortes de censura.

El Exorcista sigue triunfando en las butacas porque no se trata de “una película más de terror que trata de una posesión” sino que es una visión original y realista de esa clase de sucesos. Friedkin juega con la cámara de manera genial, forjado en películas como The French Connection, era la persona indicada para llevar a cabo una labor tan inmensa. El juego con los contrapicados, a la hora de que los protagonistas suben y bajan por una famosa escalera son sencillamente excepcionales.

Los efectos de maquillaje, hijos de su tiempo, siguen siendo perfectamente plausibles y máxime si no se le juzga desde el presente como suele pasar por desgracia. Pero, desde luego en el campo en que la película se luce es sencillamente en el sonido. Tanto por la banda sonora, con el uso de la mágica y archiconocida canción de Mike Oldfield, Tubular Bells y también con la adición de algunos cortes en los fuera de cámara que ayudan a lanzar la imaginación. La inquietante introducción de fotogramas de Pazuzu, espíritu maligno de la película, es también uno de los momentos más aterrorizantes.

Sibilinamente, el guion va jugando con el espectador de manera sagaz y sin gastar excesivo presupuesto. El ingenio es desde luego el juego favorito de la película. La derrota de una madre que acude primero a la ciencia y que es ésta misma la que hace acudir al placebo de la religión es otro de los aciertos del film.

En la charla que se mantuvo después de la proyección, intervino un psiquiatra que suele asesorar a la iglesia en este aspecto. Desde la ciencia, Eugenio Chinea se dedica a descartar casos que son de naturaleza médica y algunos que necesitan la intervención del cura nombrado por el Obispo para estos casos. También indició en la charla la importancia del film desde el punto de vista de retratar la falta de Fe de algunos miembros del clero. También presentaba la cinta de manera impecable la presencia de rituales del maligno. El psiquiatra criticó que en la película se propone curar a través de la medicina a Regan a base de Ritalín lo que supone administrar anfetamina a una persona hiperactiva. De igual manera, incidió en el éxito que lograba el diablo en este corte, “matando a dos curas”.

“Llegue a los exorcistas por la Providencia (…). Era practicante católico pero tuve un proceso de circunstancias de mi vida que me llevó a una conversión. Como psiquiatra me empezó a interesar esta clase de circunstancias. Leí el libro del padre Fortea, Suma demoniaca. La demonología es una ciencia del estudio de los malignos.”

Hasta ese calado llegó el nivel de la charla que tuvo como base El Exorcista y  que entusiasmó a todo el público asistente. Además de Eugenio, en el comentario participaron Ramón González, Daniel Fumero, ambos directores de la muestra, Vanesa Bocanegra, periodista y presentó Miguel Ángel Rodríguez.

El Festival de Cine Fantástico Isla Calavera tendrá lugar del 13 al 21 de noviembre del presente año 2020.

Foto: promocional.