La muestra Contando y recontando con las Guerrilla Girls, que permanecerá abierta hasta el próximo 28 de noviembre, comprende 51 carteles de este colectivo artístico feminista estadounidense que denuncian, a lo largo de sus 35 años de activismo, la anecdótica presencia de mujeres en el panorama artístico

El montaje, ubicado en el Espacio Cultural CajaCanarias de La Laguna (Plaza del Adelantado, 1), puede visitarse hasta el viernes, de 10:00 a 13:30 y de 17:30 a 20:00, así como el sábado 28, en el mencionado horario matinal

La Fundación CajaCanarias clausura el próximo sábado, 28 de noviembre, la exposición titulada “Contando y recontando con las Guerrilla Girls”, que permanece abierta al público en su Espacio Cultural La Laguna (Plaza del Adelantado, 1) desde el pasado 4 de septiembre y que, hasta el momento, ha recibido la visita de más de 1.500 personas desde su inauguración. De este modo, la muestra podrá visitarse, con carácter gratuito, de lunes a viernes (10:00-13:00 y 17:30-20:00), así como el próximo sábado (10:00-13:30 horas).

Comisariada por Xabier Arakistain, “Contando y recontando con las Guerrilla Girls” reúne buena parte de los carteles, hasta un total de 51, que este colectivo artístico estadounidense ha dedicado a contar la anecdótica presencia de mujeres en galerías, exposiciones, instituciones artísticas, etc. Carteles que, a la luz de la perspectiva feminista, analizan el campo del arte en EE.UU., en Europa y en otros contextos. El título de la exposición, de este modo, juega, además, con otras acepciones del verbo “contar”: tanto hacerlo con alguien a modo de aliada, como desde la óptica semántica de relatar historias, en este caso que retratan el mundo desde la perspectiva de las mujeres y transmiten el conocimiento feminista entre generaciones que las Guerrilla Girls llevan 35 años exponiendo en su trabajo.
Las Guerrilla Girls se constituyeron en Nueva York, en 1985, como reacción a la exposición An International Survey of Recent Painting and Sculpture, programada en el MOMA un año antes y que únicamente incluía 13 mujeres entre un elenco total de 169 artistas presentes en la muestra. Desde el principio, el trabajo del colectivo artístico feminista estadounidense, que ellas mismas definen como “la conciencia del mundo del arte”, utilizó la fuerza estadística como método para visibilizar la exclusión, opresión y explotación de las mujeres en el campo del arte. De hecho, desde que el feminismo señala el “sexo” como base de la desigualdad entre hombres y mujeres, contar el “sexo” revela numéricamente esa desigualdad. “Una idea saca su valor de la experiencia que resume y del método que inaugura”, apuntó Simone de Beauvoir, y desde esta perspectiva, a menudo, contar en diferentes ámbitos la presencia/ausencia de las mujeres tiene efectos catárticos, se convierte en una herramienta de toma de conciencia feminista.