Este trabajo, para el que Arnau Gil se ha rodeado de muchas colaboraciones excepcionales, representa una síntesis de la música que ha compuesto en los últimos años y con el que nos propone un viaje inspirado en el proceso del autoconocimiento a través de los sonidos de la guitarra y la exploración de un lenguaje personal.

Cabe destacar, más allá de la muestra creativa en las composiciones originales, la versión de Purple Haze, el clásico de Jimi Hendrix llevado a un arreglo tan personal como sorprendente sin renunciar a la esencia del rey de la guitarra eléctrica. El disco nos transporta desde sonidos eléctricos que evocan desde el rock psicodélico hasta composiciones de aire sinfónico acompañadas de un cuarteto de cuerda. De alguna manera el trabajo nos sitúa en el debate entre tradición y modernidad; investigando nuevas posibilidades a partir del uso de elementos característicos de la identidad y el gusto que ha desarrollado el guitarrista a lo largo de su formación.

La guitarra es el centro y el nexo del disco, que cuenta con colaboraciones del cantante Xavi Garriga (conocido por sus apariciones televisivas), el saxofonista belga Mathieu Robert (que nos deleita con su personalidad al saxo soprano), el trombonista Vicent Pérez (con su visión personal del trombón con efectos eléctricos) y el joven trompetista Òscar Latorre (la gran joven promesa del jazz catalán). También participa un cuarteto de cuerda formado por João Silva y Núria Martin a los violines, Aroa Garcia a la viola y Paul Stouthamer al violonchelo. La base que acompaña todo el disco está formada por Clara Lai al piano y Fender Rhodes, Emilio Martin al contrabajo y bajo eléctrico y Jordi Gardeñas a la batería.

El disco supone una apuesta por un modo de ver el mundo, Arnau Gil define el concepto de Mecànica Vital, que da nombre al disco, con una frase llena de propósito: «La curiosidad del niño que aún somos nos genera la necesidad de movernos, y es este movimiento lo que nos lleva desde la honestidad a la sublimación».

En este sentido la apuesta por el formato es tan arriesgada como comprometida con este propósito; y es que podremos encontrar el disco en vinilo, CD y videoclips grabados en directo durante la grabación del disco. Y es que el artista nos cuenta que «en un mundo donde las cosas pasan cada vez más deprisa y nos sentimos más aislados, es cuando paramos para escuchar música que nos podemos reencontrar con nosotros mismos, para encontrarnos después en un mundo más humano y cercano».

ARNAU GIL

Arnau Gil es un joven guitarrista egarense formado entre el Taller de Músics y el Conservatorio del Liceo, centros nos los que ha podido aprender de reconocidos músicos como Jordi Bonell, Dani Pérez, David Pastor y Vicens Martin entre otros.

En los últimos años ha colaborado con figuras del jazz catalán como Josep M. Farràs, Philippe Colom y Josep Puigbó, entre otros, a través de los que se ha podido aproximarse al jazz más tradicional hasta colaborar en una ocasión con el emblemático trompetista de New Orleans, Leroy Jones. También ha producido los tres trabajos discográficos de jazz en catalán de la cantante Maria Betriu, con colaboraciones de músicos como Josep M. Farràs, John DuBuclet, Haizea Martiartu y Adrià Font.

No obstante, su fascinación por las sonoridades modernas le ha llevado a colaborar con músicos y cantantes como Xavi Garriga, Anahí Acuña (coincidiendo también con Magalí Datzira, Martín Melendez y Lucía Fumero), Gemma Humet, Maria Shutsko, Catherine Denys y Ainhoa Cantalapiedra (ganadora de OT2) entre otros.

Actualmente presenta su primer trabajo, Mecànica Vital (Microscopi 2019), en el que explora un lenguaje propio que le lleva de influencias como el rock psicodélico y el hip-hop a otros como la música sinfónica y el swing.

Foto: Juan Pirela.