El mundo del jazz se ha quedado mudo y de luto a la misma vez cuando hoy día 11 de febrero se ha sabido que el legendario pianista de jazz Chick Corea falleció el pasado 9 de febrero. Ha sido víctima, según comunicado oficial de “un cáncer poco común” que le descubrieron recientemente. Tenía 79 años.

El maestro dejó escrito un emotivo mensaje que se ha difundido a través de las redes sociales más fundamentales señalando que “ha sido una bendición y un honor tocar con todos ustedes”. Su familia, al mismo tiempo, ha pedido privacidad en los momentos difíciles que están pasando y ha sido recordado como un gran “padre, esposo, abuelo, amigo y mentor para muchos”.

Amando Anthony Corea, más conocido artísticamente con el sobrenombre de Chick Corea, nació en la localidad de Chelsea, Massachusetts, el 12 de junio de 1941 y está considerado como uno de los músicos más influyentes de la historia del jazz, solo al nivel de Miles Davis, Louis Armstrong o el mismo Bill Evans.

Los primeros pasos profesionales de Corea fueron con la banda de Mongo Santamaría y Willie Bobo, Herbie Mann, Blue Mithchell y Stan Getz. Después de un tiempo con la cantante Sarah Vaughan, Corea formó con Miles Davis y su labor fue ardua: tenía que reemplazar a Herbie Hancock. Davis convenció a Corea para que se pasase al piano eléctrico.

Todo el mundo recuerda sus comienzos en la banda del trompetista Miles Davis y también en proyectos como Return To Forever. Return to Forever era una superbanda cuyos componentes eran también artistas de la talla de Stanley Clarke, Joe Farrell, Airto Moreira y Flora Purim. La fusión energética de esta combinación parecía definitiva: había dado otro cariz a la fusión jazz tan apreciada en los comienzos de los años 70.

 ¿Quién no se emocionó con algunos proyectos como su ELektric Band o la Akoustic Band? Muchos de los que ahora son músicos de jazz empezaron a escuchar el estilo con grandes discos como Light as a Feather (1972).

Como es habitual en estos casos, las redes sociales han sido un verdadero torbellino de despedidas del genio. Chick Corea ha muerto y con él se va no sólo un pedazo de la historia del jazz sino también de la historia de la música. Para Canción a quemarropa, Chick Corea fue un referente y también un artista seminal que hizo germinar en nosotros una ansia viva por devorar todo lo relacionado con el jazz. Con su nombre en cursiva y en dorado, el nombre de Corea se sitúa, con derecho propio, a la derecha de los grandes genios del género. Descanse en paz.

Texto: Canción a quemarropa

Foto: promocional.